Lúpulo y azafrán, novedades en menopausia

La combinación de de lúpulo y azafrán, junto al aceite de onagra, puede ayudar a abordar los síntomas de la menopausia desde una perspectiva integral

Lpulo y azafran novedades en menopausiaLa calidad de vida es fundamental para todas aquellas mujeres que padecen sintomatología menopáusica. Debemos tener presente que la menopausia no es una enfermedad, sino un proceso fisiológico que se alcanza cuando la mujer está 12 meses sin menstruación, aproximadamente a los 50 años de edad.

Sin embargo, hay una primera etapa en donde empiezan las irregularidades en el ciclo menstrual y puede iniciarse a los 40 años. Esta etapa se puede acompañar con ciertas alteraciones que pueden manifestarse con algunos síntomas debido al déficit estrogénico que se produce en esta etapa. Estos síntomas pueden conllevar una afectación de la calidad de vida de la mujer, y en un porcentaje de mujeres se puede prolongar después de la menopausia.

Dentro de las alteraciones o de los síntomas más frecuentes que la mujer puede manifestar se encuentran los sofocos y la sudoración, debido también a la menor producción de estrógenos, aunque no son los únicos síntomas, también están presentes cambios de humor, cambios en la piel (grosor, humedad…), etc. Todos estos síntomas, cuando están presentes, condicionan de forma importante el día a día de la mujer. Por ello, se hace necesario un abordaje global de los mismos.

Además de los tratamientos farmacológicos, el control de los síntomas vasomotores de la menopausia, especialmente los sofocos y la sudoración, ha sido abordado tradicionalmente con plantas como la soja, cimicífuga racemosa o el trébol rojo, cuya acción es debida al contenido en fitoestrógenos, que imitan a los estrógenos naturales. Dentro de los fitoestrógenos, las isoflavonas de soja como la daízceína y, especialmente, la genisteína, destacaban por su potencia en el control de la sintomatología climatérica.

Sin embargo, investigaciones recientes en el ámbito de la fitoterapia han llevado a descubrir nuevas acciones en plantas que hasta ahora no eran tan conocidas en el ámbito de la ginecología, como es el caso del lúpulo. El lúpulo (Humulus lupulus L.) es un ingrediente de la elaboración de la cerveza y, por tanto, su papel nutricional es de sobra conocido. Así, la parte empleada del lúpulo son sus flores, que, una vez secas, permiten extraer la lupulina, que es el elemento esencial en la cerveza porque aporta el sabor amargo y el aroma característicos.

¿Qué tiene el lúpulo para controlar los síntomas de la menopausia? El lúpulo se ha empleado en alimentación, principalmente por uno de sus componentes, pero no es el único. De hecho, en su composición aparece una isoflavona, la 8-prenilnaringenina, con una característica diferencial respecto a las isoflavonas hasta ahora conocidas, ya que la 8-prenilnaringenina es el fitoestrógeno más potente conocido hasta la fecha. En estudios clínicos realizados con un extracto de lúpulo (Lifenol) estandarizado en 8-prenilnaringenina se ha demostrado que a partir de 85 mg de Lifenol contribuye al alivio de la sintomatología climatérica y mejora la calidad de vida de las mujeres.

Por otra parte, no debemos olvidar otra planta que juega un doble papel: el aceite de onagra, que gracias a sus ácidos grasos omega 6 y al GLA (ácido gamma-linolénico) contribuye a mejorar por una parte los sofocos y por otra, el aspecto de la piel. Finalmente, también cabe subrayar por su novedad en menopausia el extracto de azafrán (Affron). En su composición destaca el safranal, con acción serotoninérgica, que ha demostrado el alivio de los sofocos al interceptar mediadores como la serotonina y la epinefrina (íntimamente relacionados con la aparición de los sofocos), además de mejorar el estado de ánimo. Por tanto, una combinación de lúpulo rico en 8-PNG, azafrán y aceite de onagra puede contribuir a un abordaje integral para aliviar los síntomas de la menopausia.

Dra. Pilar García-García. Scientific Manager. Departamento Médico. Exeltis Healthcare S.L.

FacebookTwitterGoogle+PinterestGoogle GmailCompartir