Micronutrición funcional, nueva tendencia en complementos

Combina ingredientes activos de origen natural como oligoelementos, vitaminas, minerales y extractos de plantas en microdosis. Su objetivo: enseñar al organismo a autocorregir sus deficiencias, de forma que pueda volver a regular sus funciones de manera coherente y equilibrada

Micronutrición funcional nueva tendencia en complementosLa administración mediante microdosis surgió a mediados del siglo XX y lo hizo por una simple casualidad, como sucede con muchos de los grandes descubrimientos. Sucedió en una prisión mexicana, donde varios reclusos tenían problemas para conciliar el sueño. El médico únicamente contaba en ese momento con un sedante infantil, cuya dosis no era suficiente para un adulto. Lo diluyó en agua agitándolo bien, y administró unas gotas a cada paciente. Sorprendentemente, todos durmieron tranquilamente hasta el día siguiente.

Aquel hecho aislado no pasaría de mera anécdota de no ser porque a partir de ahí continuó investigándose la posible efectividad de las microdosis, no ya en el terreno de la medicación, sino también en el terreno de la nutrición y los complementos alimenticios.

Desde entonces, las terapias con complementos nutricionales han optado por tres caminos bien diferenciados:

  • La administración de nutrientes en dosis fisiológicas, que pueden ir desde el 100% de la dosis diaria recomendada (DDR) hasta el 200 o el 400% en algunos casos, aunque durante periodos limitados y únicamente bajo control médico.
  • La nutrición ortomolecular, que administra nutrientes purificados en dosis elevadas para actuar eficazmente sobre un blanco biológico, también bajo control médico.
  • La micronutrición o administración de ingredientes activos y purificados de origen natural en microdosis.

Información bioquímica

La micronutrición funcional es hoy en día resultado de una larga investigación que se inició en Francia en los años 80, y tiene varias ventajas frente a las otras dos alternativas. La primera que podríamos mencionar es que actúa en la fase de corrección de una determinada carencia nutricional, enseñando al organismo a autorregular sus funciones de forma coherente y equilibrada, consiguiendo por sí mismo un estado y un funcionamiento saludables.

El mecanismo por el que esto ocurre con dosis tan pequeñas es, en definitiva, un mecanismo informativo. Las microdosis, que son dosis de microgramos pero no disoluciones extremas, aportan al organismo una información de tipo bioquímico. Esta acción informativa, al darse en el plano de la materia por la acción de los principios activos aportados, estimula los receptores, que provocan una acción en cadena con un efecto multiplicador en relación con la dosis inicial. De esta forma, se activa la capacidad del organismo para autorregularse y optimizar los procesos biológicos naturales.

Nutrientes activos de origen natural como oligoelementos, vitaminas, minerales y extractos de plantas, administrados en micronutrición funcional, tienen además otras ventajas. Al consistir en microdosis, no requieren más control médico que el de cualquier otro complemento alimenticio. Son además compatibles con otros tratamientos, no tienen efectos secundarios y no crean dependencia.

El aspecto de la dependencia es, de hecho, muy importante. Aunque suene extraño hablando de complementos alimenticios, conviene recordar que en las terapias nutricionales en dosis fisiológicas, cuando un problema de salud se resuelve por un suministro cuantitativo de nutrientes, se establece un equilibrio con esa toma; pero si el problema de base no se resuelve, necesitará un nuevo suministro cuantitativo de nutrientes.

La micronutrición funcional, por el contrario, enseña al organismo a funcionar sin el suministro de suplementos a altas dosis. Actúa en la fase de corrección de la carencia, esperando que este cambio en los hábitos alimenticios de la persona conduzca a un nuevo equilibrio.

La aplicación de las microdosis al terreno de los complementos alimenticios puede ayudar a mejorar el equilibrio óptimo en funciones vitales como la detoxificación, el sueño, el estrés, la inmunidad, la digestión o el sistema articular, entre otros. En todos estos campos, la micronutrición funcional puede aportar un refuerzo útil y efectivo tanto en la prevención como después de un tratamiento, o incluso como actuación puntual en apoyo de otros tratamientos.

Esta información ha sido elaborada con fines informativos y no intenta reemplazar el consejo o tratamiento médico. Antes de tomar cualquier decisión, debe consultar con un profesional de la salud.

Dr. Jorge Enrique Angel

Lic. en Medicina y Medical Advisor de Laboratorios Equisalud

www.equisalud.com

FacebookTwitterGoogle+PinterestGoogle GmailCompartir