El síndrome metabólico y la regulación hormonal, una cuestión de salud

Sistema endocrino hemos tenido siempre, qué duda cabe, aunque antes pareciera casi inexistente de lo poco que se hablaba de él. Pero en los últimos tiempos se está divulgando mucho sobre la importancia del equilibrio hormonal

saludSuele señalarse un culpable, el síndrome metabólico, que en realidad son cinco: sobrepeso, hipertensión, glucosa alta, problemas de colesterol y triglicéridos altos. Los cinco van de la mano para conformar esa gran amenaza tan típica de nuestros tiempos que es el síndrome metabólico, y que nos pone a las puertas de distintos problemas cardíacos y de una diabetes tipo 2. Pero ¿qué es realmente el equilibrio hormonal, y cómo podemos cuidarlo?

El equilibrio hormonal es clave para nuestra salud, porque tiene un impacto directo no sólo en nuestro estado general, sino incluso en aspectos más específicos como el peso, el ánimo, las defensas… En la mujer, además, esa situación hormonal experimenta variaciones importantes cada mes. También se habla mucho últimamente de hipertiroidismo e hipotiroidismo, y cada vez están más vigilados. Sí, parece que todo en nuestro organismo pasa por el sistema hormonal y su correcto equilibrio, lo que los médicos llamamos “homeostasis”.

El sistema hormonal, o sistema endocrino, es el que se encarga de regular la secreción de hormonas por parte de distintas glándulas de nuestro organismo, como la hipófisis, la tiroides, el páncreas, las glándulas suprarrenales o las gónadas (testículos en el hombre y ovarios en la mujer). Esto significa que no hay un único “órgano endocrino” donde se forman las hormonas, sino que las hormonas proceden de distintas glándulas y sistemas celulares de nuestro cuerpo. Todas estas glándulas segregan hormonas que actúan como una especie de “mensajeros químicos” con distintas acciones y en distintos ámbitos, y todas ellas funcionan de forma muy interrelacionada.

La función hormonal se desarrolla en cuatro ámbitos generales: el crecimiento y desarrollo; la reproducción; la producción, utilización y almacenamiento de energía; y el mantenimiento del medio interno. Esto es, como decimos, en términos generales, pero podemos concretar mucho más: la regulación nerviosa, por ejemplo, depende en gran parte del sistema hormonal; nuestros reflejos, nuestras funciones vegetativas, nuestro metabolismo, nuestro crecimiento, el almacenamiento de glucógeno y de grasa; la proporción entre hueso, músculo y grasa; las diferencias de conducta entre ambos sexos, la presión sanguínea, la frecuencia cardiaca y la temperatura corporal… todo esto depende de y/o está profundamente influido por el sistema hormonal.

En definitiva, el sistema endocrino modula multitud de procesos y funciones básicas de nuestro organismo. En consecuencia, si algo no funciona bien en el sistema endocrino, o si pierde su equilibrio u “homeostasis”, es más que seguro que lo vamos a notar en algún otro sistema o proceso de nuestro cuerpo, que hasta tiempos recientes era el que solía recibir toda la atención en consulta. Y era ese problema físico de salud el que se sometía a tratamiento.

Sin embargo, como decimos, parece que hoy en día los problemas hormonales están de moda: se les presta muchísima atención y, lo que es más novedoso, atención concreta y específica. Estos problemas hormonales, cada vez más frecuentes, pueden atribuirse al ritmo de vida actual: por un lado, la generalización de la alimentación industrializada hace que nuestro cuerpo tenga una sobredosis de toxinas y un déficit de nutrientes; por otro lado, la aceleración diaria, los modos multitarea, la suma de obligaciones y la falta de tiempo, nos sumergen en un estado de estrés que afecta de forma directa a nuestro cerebro y a nuestro sistema límbico, y que desencadena todo un conjunto de procesos psicosomáticos.

Concretamente, el síndrome metabólico parece estar a la orden del día. Se ha dado este nombre a un conjunto de alteraciones que suelen aparecer unidas y muy interrelacionadas: sobrepeso (específicamente exceso de grasa alrededor de la cintura), hipertensión, problemas de colesterol (bajo HDL Y alto LDL), altos niveles en sangre de triglicéridos (que son también un tipo de grasas, como el colesterol), y altos niveles en sangre de glucosa (un tipo de azúcar). Basta con sufrir tres de estas cinco alteraciones para que un médico diagnostique síndrome metabólico.

No hay consenso absoluto sobre la causa primera del síndrome metabólico, aunque todo apunta a una resistencia a la insulina. La insulina es una hormona que produce el páncreas para regular los niveles de glucosa en sangre y que ayuda a convertir el azúcar procedente de los alimentos en energía para el organismo. Y como ya veíamos, si se rompe el equilibrio en este mecanismo concreto, se desencadenan toda una serie de procesos como los que acabamos de enumerar.

Y no es ya que esos problemas de salud antes enumerados, nos acerquen a la posibilidad de sufrir una enfermedad cardiaca en el futuro. Es que no hace falta esperar a que aparezcan para cuidarnos un poco, prevenir, y vigilar de forma más específica el equilibrio de nuestro sistema endocrino. Por un lado, es imprescindible corregir esos hábitos de la vida actual que pueden poner en riesgo nuestra salud; y por otro lado, podemos tomar complementos alimenticios formulados específicamente para ayudar a regular nuestro sistema endocrino.

Existen en el mercado productos formulados precisamente para respaldar los procesos bioenergéticos naturales de regulación neuroendocrina. Entre sus ingredientes hay extractos de plantas que estimulan determinadas rutas metabólicas por similitud con algunas hormonas, componentes que se conocen como “fitoestrógenos”, como pueden ser la salvia, el romero, el trébol rojo, la milenrama, el hinojo, etc. En estas fórmulas también suelen estar presentes distintos aminoácidos y minerales, además de fosfolípidos y vitaminas. Todos ellos actúan de forma sinérgica como biorreguladores del sistema endocrino, y nos ayudarán a apoyar de forma saludable y natural todos estos problemas hormonales que están a la orden del día.

Dr. Jorge Enrique Angel Lic. en Medicina Medical Advisor Laboratorio Equisalud
(Esta información ha sido elaborada con fines informativos y no intenta reemplazar el consejo o tratamiento médico. Antes de tomar cualquier decisión, debe consultar con un profesional de la salud)
FacebookTwitterGoogle+PinterestGoogle GmailCompartir