Dermocosmética masculina: los hombres también se cuidan

Genéticamente, la piel del hombre es muy distinta a la de la mujer. Más gruesa y con más vello, también necesita una serie de cuidados para prevenir afecciones y lucir más saludable

dermocosmetica-masculinaLas farmacias españolas reciben diez millones de consultas al año sobre la piel, la parte de nuestro cuerpo más expuesta y vulnerable a la acción de los agentes externos. Como sabemos, se trata de uno de los órganos más extensos, y actúa como barrera frente a las influencias de presión o fricción, los productos químicos nocivos, el calor y el frío, las radiaciones solares y los microorganismos dañinos. También nos ayuda a tener una correcta percepción sensitiva gracias a los receptores de tacto, presión, temperatura y dolor que contiene.

Todas estas funciones las lleva a cabo a través de las tres capas que la forman. La epidermis es la más externa y constituye la cubierta de protección contra influencias ambientales; la dermis, diez veces más gruesa que la epidermis, es el tejido de sostén de la piel y responsable de su elasticidad y fortaleza. Y por último, la hipodermis protege el tejido muscular absorbiendo los impactos gracias a los adipocitos, que son unas células de grasa que aíslan el cuerpo del frío y del calor y almacenan importantes nutrientes.

La piel mantiene el balance hídrico del organismo y, por ello, una de las claves para asegurar su óptimo estado radica en hidratarla suficientemente, tanto por dentro, bebiendo todos los días entre uno y dos litros de agua, como por fuera, utilizando lociones, leches o cremas que aporten un extra en este sentido. La higiene es otro aspecto fundamental, y debe ser distinta a la del resto del cuerpo en las zonas del rostro y cuello, más sensibles y expuestas, y que precisan una limpieza con productos específicos tanto por la mañana como por la noche.

Por otro lado, la personalización en los cuidados es básica a la hora de lucir una piel facial y corporal saludable, y factores como el sexo resultan determinantes en la elección de un tratamiento cosmético u otro. En efecto, los tratamientos de piel no son una cuestión exclusivamente femenina, sino que la población masculina también debe ser consciente de los cuidados precisos para que la salud se refleje en su piel.

Pieles diferenciadas

La piel de los hombres es más gruesa y grasa que la de las mujeres, con más vasos sanguíneos y un crecimiento de vello más denso. Como consecuencia, tiene sus problemas específicos. Laboratorios La Roche-Posay nos recuerdan que los avances recientes en biometrología han identificado cuatro diferencias entre la piel de los hombres y la de las mujeres:

  • Una mayor concentración de vasos sanguíneos: los hombres tienen un mayor número y una mayor concentración de vasos sanguíneos, sobre todo en los pómulos.
  • Una película hidrolipídica más rica: las glándulas sebáceas, que son las responsables de la producción de sebo, son mayores, más numerosas y más activas en los hombres que en las mujeres.
  • Piel más gruesa, tanto en la epidermis como en la dermis.
  • Más vello facial: la testosterona estimula el crecimiento del vello facial en los hombres.

Estas características fisiológicas, combinadas con el afeitado (el factor principal que revela la sensibilidad de la piel del hombre), pueden derivar en ciertos problemas específicos. Por ejemplos, las rojeces crónicas o eritrosis, relacionadas directamente con la fragilidad de las venas. También piel seca, que puede agravarse con el uso de ciertos productos de cuidado “after-shave”, sobre todo con aquellos que contienen alcohol. Los pelos enquistados son otro de los problemas a tener en cuenta.

Desde la farmacia

Conocer las necesidades cosméticas de los hombres es importante para el consejo detrás del mostrador. A ellos no les gustan los cosméticos con olores o brillos, por lo que es mejor recomendar productos libres de grasa, principalmente en emulsión, y sin perfumes.

Para la atención farmacéutica también es importante saber cuáles son las principales enfermedades de la piel en los hombres. La experiencia de los profesionales en farmacia comunitaria dicta que las patologías cutáneas más frecuentes son el acné y el control de los lunares en jóvenes, mientras que la alopecia, el cáncer de piel, la psoriasis y los eczemas son los motivos de consulta más habituales en los adultos.

En general, el cuidado de la piel masculina está garantizado atendiendo a una serie de consejos en función de la problemática o la situación particular del usuario. Así, las rutinas antiedad son muy útiles en hombres de mediana edad, mediante el uso de cremas de día con vitamina C y protector solar; por la noche, las cremas con retinol y las hidratantes diarias son líderes en el mercado.

Para el cuidado capilar, existen fármacos para la prevención de la calvicie, implantes de pelo, y terapias con láser; siempre, eso sí, supervisados por un especialista dermatólogo. El tratamiento láser puede ser igualmente efectivo en el caso de personas que quieran eliminar las manchas y cicatrices, con resultados aún mejores si se completa con mesoterapia de ácido hialurónico y plasma rico en plaquetas, por ejemplo. Respecto a los rellenos faciales, mucho cuidado porque si se inyectan muchos productos, al final no se envejecerá nunca de forma natural. Y en relación a problemas específicos como la hiperidrosis, tenemos en el mercado productos y tratamientos con toxina bucolínica para controlar esa sudoración excesiva.

Como conclusión, cabe recordar que, en el fondo, lo más importante es cuidarse por dentro: es decir, no fumar, tener una dieta equilibrada, y practicar deporte en la medida de lo posible.

Protección solar

dermocosmetica-masculina-1Mientras las mujeres se preocupan por la aparición de líneas de expresión, principalmente en el contorno de ojos, a partir de los 25 la piel de los hombres permanece lisa hasta principios de los 30. Sin embargo, cuando el envejecimiento comienza, coge buen ritmo sobre todo en la frente. Esto significa que, efectivamente, las arrugas también traen dolores de cabeza para ellos.

Lo mismo puede decirse de las consecuencias o los efectos de los rayos solares. Muchos hombres creen que el sol no puede dañar su piel, cuando en realidad no es así: la piel masculina se ve igualmente afectada por el sol, y cuando no se protege puede causar un envejecimiento prematuro, proliferación de arrugas y, según la frecuencia e intensidad de la exposición, acusar con el tiempo problemas de pigmentación, es decir, manchas.

Por tanto, aplicarse el protector solar es obligatorio también para los hombres; sin olvidar las orejas, el cuello y el cuero cabelludo en el caso de los hombres calvos o con poco pelo. También existen cremas faciales especiales para la piel masculina con protección solar 15 contra los rayos UVA/UVB, que calman e hidratan intensamente la piel.

Y, ¿qué ocurre con el rostro? Como afirman desde Nivea, la piel del rostro de la mujer es más fina y sensible, y tiende a resecarse en mayor medida con la edad. La del hombre, sin embargo, es más gruesa y produce más sebo, por eso es esencial la limpieza facial diaria para reducirlo. Los geles antisépticos y una exfoliación suave una vez a la semana son ideales para combatir las impurezas de la piel y ablandar el vello de la barba, preparando la piel para un mejor afeitado; sobre todo si el hombre en cuestión sufre irritación en la piel a causa del afeitado. Aquí es importante escoger una espuma o gel de afeitado y una loción para después del afeitado acorde a tu tipo de piel, y atreverse (por qué no) con cremas hidratantes de rápida absorción para hidratar y calmar la piel sin dejar sensación grasa.

A modo de resumen, ¿qué implica un buen cuidado facial en el caso de los hombres? La marca L’Oreal cita varios pasos:

  • La limpieza es esencial: limpiar la piel todos los días con agua y jabón limpiador suave, usando un after shave después de que el rostro esté limpio y afeitado.
  • Hidratar la piel es el siguiente paso, usando dos veces al día un gel ultrahidratante con textura ligera y no pegajosa, que mantendrá el rostro sin brillos y con apariencia mejorada.
  • Purificar la piel, es decir, limpiar y regular el exceso de sebo reequilibrando el Ph de la piel (por ejemplo, con un gel desincrustante profundo).
  • A partir de los 40, la piel pierde elasticidad, por lo que es importante usar una crema para reducir las arrugas y líneas de expresión. Aquí hablamos de reafirmar la piel, con el fin de mostrarla rejuvenecida y sin rasgos de cansancio.

El contorno de ojos suele ser una de las partes del rostro que más se olvida; sin embargo, es la primera zona en la que se comienzan a notar los signos de envejecimiento. Por ello, es importante usar una crema hidratante para contorno de ojos y aplicarla por las mañanas y las noches antes de acostarse, así como después de limpiar la cara.

Estos cuidados son, en todo caso, generales. No hay que olvidar solicitar una consulta con un dermatólogo, que será quien indique el tratamiento adecuado al tipo de piel. En el caso de irritación tras el uso de un producto, es mejor suspender el tratamiento de inmediato y solicitar consulta médica.

Más allá del rostro

Si vamos más allá del mero cuidado de la piel en el rostro del hombre, podemos lanzarnos incluso al uso de otra serie de aplicaciones como (de nuevo, por qué no) extensiones de pestañas. “Los hombres demandan cada vez más este tipo de servicios”, asegura Tatiana Dzibuan, directora de Monalico. “Los asiáticos han sido pioneros en ese sentido, y el motivo principal es que cuentan con mucho menos vello que los europeos”. Los clientes masculinos de las principales firmas tienen entre 20 y 45 años, quizá porque los hombres más jóvenes están más interesados en la cosmética, las últimas tendencias y los tratamientos para rejuvenecer el rostro.

El mercado ofrece ahora extensiones diseñadas específicamente para ellos, que además guardan una enorme similitud con las naturales. Son suaves, flexibles y muy ligeras, y cuentan con un único grosor igual al del vello propio, ya que “los hombres buscan resultados muy naturales”. En definitiva, naturales, discretos y sencillos.

FacebookTwitterGoogle+PinterestGoogle GmailCompartir