“El mercado español de la cosmética y perfumería está a la altura de los mejores de Europa”

Somos el quinto mercado dentro de la Unión Europea y la prueba de la calidad y aceptación de nuestros productos es el importante aumento de la exportación de cosmética y perfumería en los últimos años. farmanatur mantiene una charla con Carmen Esteban en el marco de la Jornada Nacional de Dermofarmacia 2017

“El mercado español de la cosmética y perfumería está a la altura de los mejores de Europa”Carmen Esteban se define como una profesional creativa, empática, con iniciativa, con gran capacidad de adaptabilidad y de trabajar en equipo. Es una apasionada por el mundo de la cosmética y toda la ciencia que hay en ella. Es licenciada en Ciencias Químicas, en la especialidad Bioquímica; máster en Dirección y Administración de empresas y experta en legislación del sector de perfumería y cosmética. Ha desempeñado anteriormente diferentes cargos directivos de comunicación y calidad en SC Johnson Wax. Tras pasar por Stanpa como directora técnica, Carmen Esteban es actualmente project leader del Comité ISO TC 217 de normalización de cosméticos naturales y orgánicos.

¿Por qué eligió la carrera de Química?

Siempre me ha fascinado saber acerca de cómo los procesos químicos nos rodean y participan en nuestro entorno. Dentro del sector de cosmética encontré un mundo fascinante.

Polifacética: calidad, comunicación, docencia… ¡Stanpa!

Empecé en el laboratorio de formulación y pasé a la Dirección de Garantía de Calidad. Amplié mis horizontes profesionales con la realización de un Máster en Dirección y Administración de Empresas, lo que me llevo a las áreas de Marketing y Comunicación. La dirección técnica de Stanpa supuso un salto cualitativo donde mi campo de actuación se amplió a todo el sector de cosmética en España. Mis conocimientos ahora sirven de apoyo a todo el sector. Además, compagino la docencia con mi trabajo habitual. Esto ha sido una evolución natural, ya que creo firmemente en que el conocimiento ha de ser compartido.

¿Qué aportó Carmen Esteban a la misión y visión de Stanpa?

Desde mi posición en Stanpa, gestionaba proyectos para que las empresas fueran conscientes de los requisitos futuros con anticipación de forma que tuvieran una ventaja competitiva y se promovieran las mejores prácticas. Con el acceso a los centros de decisión regulatorios estamos permanentemente informados de la evolución científico-técnica de los cosméticos… y tenemos una visión estratégica única.

¿Por qué tardó tanto en llegar el Reglamento que regula la cosmética en la Unión Europea?

La Directiva 76/768/CE, adoptada en 1976 y revisada en numerosas ocasiones, garantizaba la seguridad de los productos cosméticos, por lo que la industria estaba perfectamente regulada. La Comisión Europea se planteó transformarla en un Reglamento de aplicación directa en todos los Estados de la Unión Europea, favoreciendo el mercado único. El Reglamento se publicó en 2009 y proporcionó un régimen sólido que refuerza la seguridad del producto y el mercado único.

¿Qué papel ocupó Stanpa en esta regulación?

Stanpa estuvo involucrada en los grupos de trabajo europeos y participó desde el principio en el desarrollo de las conversaciones con la Comisión para la redacción del Reglamento y el desarrollo de la aplicación para la notificación única europea.

¿Qué supuso para los usuarios la entrada en vigor de este Reglamento? ¿Y para la industria?

Para los usuarios no hubo diferencia, los productos seguían siendo igualmente seguros y eficaces. Para la industria supuso un gran esfuerzo de adaptación a los nuevos requisitos administrativos. Todos los productos cosméticos, ya notificados a las autoridades nacionales hubieron de notificarse al portal central europeo. La documentación técnica del producto (expediente de información) tuvo que ser adaptada a los requisitos del Anexo I del Reglamento, más detallados y exhaustivos.

¿Hasta entonces estuvieron los usuarios desprotegidos?

Por supuesto que no. Como he indicado antes, la Directiva cubría plenamente los requisitos de seguridad y eficacia de los productos cosméticos.

¿Cómo se está garantizando que los productos que se utilizan en cosmética y perfumería sean de calidad?

Las garantías de calidad y seguridad de un producto cosmético las da el cumplimiento de la legislación. La estricta evaluación de seguridad y las buenas prácticas de fabricación son claves. Por último, el control post-comercialización lo llevan a cabo tanto las autoridades de consumo como las propias compañías a través de su sistema de cosmetovigilancia.

¿Cómo han cambiado estos sectores en los últimos años? ¿Hacia dónde están evolucionando?

Los productos cosméticos y de perfumería mantienen su crecimiento en el primer semestre de 2017, con un +2,2% en relación con el mismo periodo del año anterior. Destacan los crecimientos en cosmética decorativa y perfumes y fragancias con cerca de un 5% de aumento. Las exportaciones han tenido un crecimiento de un 13,7% respecto al mismo periodo en 2016, superando los 1.874 millones de euros.

¿Son los productos cada vez más naturales?

Hay una tendencia del consumidor en el mercado a demandar en todos los sectores productos naturales, y los productos cosméticos no son ajenos a esta tendencia. Hay que tener claro, y así manifestárselo al consumidor, que natural no es sinónimo ni de más seguro ni de mas eficaz ni de más respetuoso con el medioambiente. La seguridad de un producto la da el cumplimiento del Reglamento europeo de cosméticos. El consumidor está muy confundido con la cantidad de símbolos que aparecen en este tipo de productos; afortunadamente acaba de publicarse una Norma ISO que dará claridad al mercado permitiendo al consumidor hacer una elección informada.

¿Hay que gastarse mucho dinero para tener buenos productos de cosmética y perfumería?

Igual que en cualquier categoría de productos de consumo, el mercado de productos cosméticos ofrece una gran variedad de precios a la hora de hacer una elección. Elegir un producto u otro depende en parte de factores personales. A la hora de comprar debemos valorar las características del producto y lo que nos ofrece. Apliquemos a un cosmético los mismos criterios que utilizamos con cualquier otro producto: ¿Qué necesito?, ¿qué me ofrece? ¡Que no nos engañen con ‘gangas’!

¿Qué papel juega el farmacéutico en el sector del PS (‘personal care’)?

El canal de farmacia es uno de los canales que ha tenido en los últimos años un mejor comportamiento desde el punto de vista de crecimiento. Los consumidores cuidan su piel cada vez más y buscan el tipo de productos que encuentra en la farmacia y el consejo del farmacéutico. Según estudios de Stanpa, el 22% de los consumidores compra ya cosméticos en la oficina de farmacia.

Los tres consejos básicos que da a las mujeres en lo que a PS se refiere…

Quiérete y dedica tiempo a cuidar tu piel. Es un solo consejo para mujeres y hombres, dividido en tres recomendaciones: limpieza, hidratación-nutrición, y protección solar.

Deme una gran noticia…

La industria cosmética no para de innovar. En Europa trabajan para esta industria alrededor de 25.000 científicos (dermatólogos, químicos, biólogos…) desarrollando hoy productos para soluciones que todavía no nos planteamos. Las últimas tecnologías para su cuidado y mantenimiento están ya llamando a nuestra puerta.

FacebookTwitterGoogle+PinterestGoogle GmailCompartir