“El medicamento tiene que estar en las farmacias por cercanía, confianza y disponibilidad horaria”

Asegura que una de las preocupaciones de las farmacias burgalesas es “la venta de medicamentos por internet” pues cree que “es un problema de salud pública muy importante”. Hablamos con Miguel López de Abechuco, presidente del COF de Burgos

abechuco-cof-burgosHan pasado tres años desde que el 26 de junio Miguel López de Abechuco se convirtiera en el presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Burgos. Sin embargo, su trabajo en el colegio comenzó mucho antes, ya que ejerció durante ocho años (2004-2012) como tesorero y vicepresidente. Licenciado en Farmacia, López de Abechuco, ha centrado su mandato no sólo en la implantación de la receta electrónica, sino también en reforzar el papel del área de formación y modernizar el programa de gestión colegial. Hablamos con él sobre la situación actual de las farmacias de Burgos y las primeras impresiones tras la celebración del 21 Congreso Nacional Farmacéutico en tierras burgalesas.

  • ¿Cómo valora sus años como presidente del COF de Burgos?

De forma muy positiva, la verdad es que es una responsabilidad encargarse de un colegio tan importante como el nuestro, pero yo creo que se están haciendo bien las cosas. Tengo el retorno de mis compañeros que manifiestan que están contentos de cómo funciona el colegio; tengo un gran equipo en el que me apoyo; tengo 17 miembros de junta de gobierno y un equipo técnico de colegio que está motivado, ilusionado por hacer las cosas bien.

  • ¿Qué le ha aportado este puesto a nivel profesional?

Ves la profesión desde otra perspectiva. Sales de la farmacia; a veces nos viene bien ver que hay otros ámbitos profesionales distintos; y ves la profesión con un diámetro mucho más amplio y unas miras más futuristas. Y esto viene bien, porque contactas con otros compañeros que tienen las mismas inquietudes que tú, con otros miembros de juntas de gobierno y miembros de otros colegios, en los que ves que todo el mundo está trabajando y colaborando para que la profesión en general goce de más prestigio, y sobre todo que haya un futuro más positivo para la profesión. Además, se aprende a coordinar equipos, porque al final los colegios son pequeñas empresas en su funcionamiento.

  • ¿Y a nivel personal?

Te cambia un poco la vida, porque de alguna forma estás todo el día pensando en qué puedes hacer por el colegio, por la profesión y para mejorar las cosas. La verdad es que casi es una forma de vivir. Inviertes mucho tiempo y esfuerzo, pero es una sensación muy positiva.

  • ¿Cuál es la situación actual de las oficinas de farmacia en Burgos? ¿Y en las zonas rurales?

Un poco igual que el resto de las farmacias de España. Llevamos muchos años soportando un amplio coste sanitario para poder sostener el sistema. Ha habido veintítantas medidas de austeridad, entre ellas bajadas de precio, precios de referencia, salidas de la financiación de medicamentos… Todo ese tipo de cosas hacen que las farmacias económicamente se hayan resentido de una manera muy acusada durante estos últimos años. Pero ha ocurrido igual en las farmacias de Burgos que en el resto de farmacias.

Es cierto que aquí tenemos muchas farmacias rurales en las que hay menos gente y, por lo tanto, tienen una situación más comprometida. De hecho, en Burgos tenemos este año unas veinte farmacias de viabilidad económica comprometida (VIC). Es decir, que ya están clasificadas como farmacias en riesgo de viabilidad porque no son rentables. Esto se debe, fundamentalmente, a la falta de población, aunque que el Gobierno habilitó una serie de ayudas, pero son insuficientes para mantener la farmacia por sí misma.

  • ¿En qué ha cambiado la farmacia respecto a otros años?

La dinámica es parecida; lógicamente el sistema nacional tiene que intentar la sostenibilidad y esto ha causado mella en la farmacia. También es cierto que el gasto sanitario proviene de muchos aspectos: uno es el aspecto laboral, el gasto en medicamentos a nivel hospitalario y el gasto en medicamentos que provienen de la farmacia, lo que el usuario adquiere adquiere en nuestros establecimientos. Todos los recortes, prácticamente, se han centrado en esta parte más pequeña, pero bueno, ¡es lo que hay! Se añade el problema de la despoblación en las zonas rurales.

  • ¿Cuáles percibe que son las principales preocupaciones de los profesionales farmacéuticos en la actualidad?

Yo creo que hay muchas, peros sobre todo nos preocupa que se nos vea como profesionales sanitarios y se nos utilice mucho más, porque realmente somos expertos en medicamentos y estamos muy cerca del paciente, entramos en contacto él. También nos preocupa la venta de medicamentos por internet, que en España está avanzando cada vez más. Creemos que es un problema de salud pública muy importante.

  • ¿A qué comunidad autónoma mira Burgos como ejemplo?

Bueno, yo creo que casi todas las comunidades autónomas tienen cosas positivas y otras menos, pero trabajamos de forma similar. Sí que es cierto que hay algunas que no nos gustan, como el tema de las subastas de Andalucía, porque creemos que obligan a los pacientes a cambiar continuamente de medicamento. El que gana la subasta es el que tiene que dar en las farmacias y eso de cara a la adherencia es un problema muy, pero que muy importante. Además, genera desabastecimiento de algunas marcas de estos medicamentos de subasta y es algo muy perjudicial para el ciudadano. Pero bueno, en muchas cosas trabajamos de forma parecida.

  • Recientemente han celebrado en Burgos el 21 Congreso Nacional Farmacéutico, ¿qué conclusiones han sacado de estas jornadas?, ¿cómo lo valora?

Hemos tenido 1.400 participantes, cuatro conferencias, 16 mesas de debate, 28 sesiones técnicas. Ha habido un ambiente francamente bueno. Las sesiones estaban todas llenas. Y hemos recibido felicitaciones por los pasillos de otros congresistas. Ha sido un éxito.

  • ¿Qué proyectos se están poniendo en marcha tras la celebración de este congreso?

Había dos proyectos que por cercanía e importancia se ha hablado mucho de ellos. Uno es SEVEM, sistema de verificación de medicamentos para evitar falsificaciones, que entra en vigor en febrero, y se está trabajando en él desde hace tiempo. Y otro es la recertificación, de la que también hemos hablado, y que se trata de hacer coordinadamente una labor de formación continuada que esté registrada y en contacto con las universidades.

  • ¿Qué importancia le otorga a la formación del farmacéutico, y en qué grado esta necesidad de formación va ligada al nuevo modelo de farmacia asistencial que se viene implantando en los últimos años?

Es fundamental para el farmacéutico y para cualquier profesional, pero sí que es cierto que todo avanza muy deprisa. Con la tecnología tenemos que estar muy al día, porque avanza cada vez más. Tenemos novedades terapéuticas, nuevos medicamentos y tenemos que estar al 100% para garantizar un buen asesoramiento al paciente y para ello tenemos que tener todos los conocimientos necesarios. Los que ya llevamos unos años ejerciendo, tenemos claro que en la universidad adquieres una base fundamental para tu trabajo, pero de los medicamentos que estudiamos, la mayoría ya no se usan, y hay nuevos que evidentemente tienes que conocer. Y, por lo tanto, la formación es muy importante para los sanitarios; es la mejor manera de aconsejar a nuestros pacientes.

  • ¿Cuántos cursos y jornadas formativas ha ofrecido el COF de Burgos a sus asociados en el pasado ejercicio?

Solemos tener dos sesiones semanales aproximadamente, incluso a veces más. Hemos podido tener unos 70 más, todos cursos online que se hacen desde el consejo general. Asimismo, tenemos una plataforma de formación en el consejo autonómico en la que también hay cursos periódicamente. O sea, que posibilidades de formación hay muchísimas al alcance de todo el mundo y de forma gratuita.

  • ¿En qué disciplinas considera que el farmacéutico necesita un mayor avance en sus conocimientos, o un mayor dominio? ¿Qué cualidades y aptitudes específicas tendrá que tener el farmacéutico del futuro?

Todo lo que tenga que ver con la tecnología y la farmacología, es decir, los medios técnicos para acceder a la información es muy importante, pero también aquellos que tienen que ver con mejorar la seguridad, avanzar en el conocimiento y conocer los nuevos fármacos.

  • ¿Qué opina de la atención farmacéutica domiciliaria? ¿Cómo ayuda esta medida a las zonas rurales?

Debe hacerse en la farmacia y solo en determinados casos debe hacerse en el domicilio, junto con otros profesionales y siempre dentro de nuestro ámbito de actuación que es el medicamento. Es necesario un protocolo de actuación para que todos lo hagamos de forma similar. Pero yo creo que el mejor sitio para ofrecer atención farmacéutica es en la oficina de farmacia, no cabe duda. Sólo en algún caso en el que alguien no pueda desplazarse, se debería hacer pero de manera coordinada y con la tutela de la Administración sanitaria.

  • ¿Cree que la intervención del farmacéutico mejora la salud y la adherencia a los tratamientos de los pacientes?

Sí, estoy seguro. Mejora la adherencia, disminuye el gasto y aumenta la calidad de vida del paciente. Lo hemos demostrado en cantidad de estudios, como el Dioscórides que hicimos en Castilla y León, en el que se ha puesto de manifiesto que hay un antes y un después de la actuación del farmacéutico con el paciente. Y, es que, aumenta la adherencia y al aumentarla también lo hace la efectividad de los medicamentos, y desde luego mejora la calidad de vida. Lo que pasa es que eso requiere tiempo, esfuerzo y responsabilidad añadida por parte del farmacéutico. Hay que hacer un esfuerzo extra sobre todo con pacientes polimedicados. Sabemos que los pacientes toman el 50% de los medicamentos de forma incorrecta; eso quiere decir que no hacen efecto o que tienen un efecto pernicioso; es algo que es inconcebible. Tenemos que implicarnos todos los que estamos en el mundo sanitario y no sólo los farmacéuticos.

  • ¿El acceso a los medicamentos debe realizarse sólo desde las farmacias comunitarias?

Yo creo que el medicamento tiene que estar en las farmacias por varios motivos: por cercanía con el paciente, por la confianza que el paciente tiene en el farmacéutico y por la disponibilidad horaria. Sin duda, creo que los medicamentos tienen que estar en la farmacia y si, además, es un medicamento especial, hay que formar al farmacéutico para que sepa dar las explicaciones adecuadas al paciente.

  • Uno de los temas que debatieron en el congreso fue el avance de las nuevas tecnologías en la farmacia, ¿cree que las farmacias de Burgos han hecho bien el trabajo en este sentido? ¿O tienen algo que mejorar?

Creo que sí. En Burgos tenemos una tecnificación de las farmacias. Todas tenemos las condiciones tecnológicas necesarias.

  • ¿Qué acuerdos formales mantienen con la Administración castellanoleonesa para la colaboración y/o prestación de servicios profesionales en farmacias de la comunidad?

Llevamos unos años haciendo pruebas de VIH en farmacias de la comunidad. Por otro lado, tenemos en marcha la red de formación centinela, que es una red de 200 farmacias en Castilla y León para que estén alerta por si hay alguna interacción, algún efecto secundario para poner al resto en alerta.

  • ¿Y esperan algún acuerdo relevante?

Queremos poner en marcha un sistema de detección precoz de cáncer de colon, de detención oculta de sangre en heces, de atención de sociosanitarios y un programa de adherencia a polimedicados.

  • ¿Cómo describiría la salud económico-financiera de la farmacia de Burgos a día de hoy?

Estamos convalecientes. Tenemos una salud frágil y tenemos que cuidarla y atenderla puesto que estamos pasando económicamente un periodo complicado.

  • ¿Tiene en mente iniciar algún estudio a corto plazo?

Vamos a hacer un estudio de deshabituación tabáquica para toda la población y de salud en el deporte.

  • ¿Cómo valora la política farmacéutica del Gobierno regional en los últimos doce meses?

Tenemos un buen entendimiento y el trato con la Administración es muy positivo. Nos gustaría que fuese más rápido, pero el entendimiento es bueno.

  • ¿Y qué espera del nuevo Gobierno y, más concretamente, de la nueva ministra de Sanidad?

Me conformaría con que valore el trabajo que hacemos los farmacéuticos para mejorar la salud de todos. Tenemos una alta valoración por parte de los pacientes. Salimos muy bien parados en las encuestas. Somos los más valorados después de los bomberos. Por lo tanto, que nos valoren más positivamente y cuenten más con nosotros.

FacebookTwitterGoogle+PinterestGoogle GmailCompartir