Dexyane MeD, tratamiento único para tres tipos de eczemas

Laboratorios Ducray lanza la gama Dexyane MeD para el tratamiento del eczema atópico, el eczema de contacto y el eczema crónico de las manos, cuya prevalencia se ha disparado en los últimos años. Carente de parabenos, perfumes o cortisona, tanto su eficacia como su tolerancia han sido clínicamente testadas

dexyane-laboratorios-ducrayEl eczema es una enfermedad frecuente de la piel que afecta a bebés, niños y adultos. En concreto, se calcula que alrededor de un 10-20% de la población española padece esta patología, según datos de la Academia Española de Dermatología y Venerología (AEDV). La prevalencia del eczema atópico se ha triplicado en los últimos 30 años en los países industrializados, afectando, actualmente, al 25% de los niños menores de 7 años y situándose alrededor de un 18% en los niños de 7 a 16 años de edad. En Europa, los eczemas de contacto afectan al 27% de la población (con una prevalencia superior en las mujeres), y si hablamos de estadísticas a nivel mundial, entre el 4% y el 10% de la población adulta sufre de eczema crónico en las manos.

A su prevalencia debemos añadir los efectos psicológicos que conlleva para los pacientes que lo sufren. No en vano, trabajos epidemiológicos de calidad de vida han mostrado que los eczemas pueden provocar un sentimiento de vergüenza y de pérdida de la autoestima; pueden, incluso, asociarse a estados ansiosos o depresivos.

La enfermedad se manifiesta a través de la aparición de lesiones inflamatorias caracterizadas por rojeces (eritema), vesículas que pueden exudar y recubrirse luego de costras, hinchazón (edema), descamación (escamas), o picor intenso (prurito), que puede provocar lesiones de rascado. Estas lesiones vienen, generalmente, acompañadas por una sequedad de la piel (xerosis), consecuencia de la pérdida de agua por la alteración de la función barrera cutánea. Además, la penetración de los alérgenos está favorecida, lo que provoca una estimulación del sistema inmunitario y una inflamación.

Clasificación de los eczemas

Podemos distinguir entre eczemas atópicos (o dermatitis atópica), eczema de contacto, y eczema crónico de las manos.

El eczema atópico es la patología cutánea más frecuente en los niños. Se manifiesta a menudo en las personas con una predisposición genética (se habla así de terreno atópico). Puede afectar a todas las zonas del cuerpo, pero predomina a nivel de la cara y de los pliegues (huecos de los codos y huecos poplíteos), a menudo de manera simétrica. El picor y el dolor provocados pueden ser el origen de los trastornos del sueño y repercutir en la calidad de vida del niño y de su familia.

Por su parte, el eczema de contacto, también muy frecuente, es de origen alérgico. Se desarrolla, primero, en la parte del cuerpo en contacto directo con el alérgeno, pero también puede extenderse. Los alérgenos más frecuentes son el níquel, el perfume, o los conservantes de productos cosméticos. El eczema de contacto puede ser agudo o crónico, y cabe diferenciarlo de la dermatitis irritativa o cáustica (contacto de la piel con productos de limpieza del hogar, detergentes, productos químicos…).

Existe, igualmente, un caso particular muy frecuente, el del eczema crónico de las manos, cuyo origen puede ser múltiple: atópico, alérgico y/o irritativo. La piel es rugosa, irritada, muy seca, incluso a veces fisurada y con dolor. Se considera, de hecho, una de las patologías profesionales más frecuentes, siendo la metalurgia, la peluquería, la construcción y el sector agro-alimentario las profesiones más afectadas.

Dada la enorme prevalencia de la que hemos hablado anteriormente, unida al estigma que puede conllevar para quienes padecen la enfermedad, resulta necesario aplicar un tratamiento dermatológico en el que la información, la elusión de factores desencadenantes, el cuidado de la piel y el tratamiento medicamentoso configuren una estrategia global a largo plazo. A partir de aquí, cabe señalar la importancia de los tratamientos a base de dermocorticoides, que, aplicados en las lesiones en fase de brotes, calman la inflamación, alivian el picor y el dolor, y permiten espaciar los brotes. ¿Cuál es el problema? Básicamente uno relacionado con el cumplimiento terapéutico, y es que la corticofobia afectaría a cerca de tres de cada cuatro pacientes (Tropical corticosteroid phobia in atopic dermatitis, H. Aubert-Wastiaux et al. BJD 2011).

Las zonas secas, fuera lesiones, son tratadas con emolientes en aplicación diaria recomendada. El objetivo no es otro que el de restaurar la barrera cutánea previniendo a su vez los brotes. La aplicación de emolientes es un gesto clave del tratamiento, ya que aportan confort, hidratan, limitan la sensación de tirantez y el prurito. Participando al efecto barrera, limitan la penetración de los agentes externos (bacterias, virus, alérgenos).

Fórmula única y completa

Toda vez que el eczema es una de las principales dermatosis mundiales que impacta profundamente en la vida diaria de los pacientes, los Laboratorios Dermatológicos Ducray han desarrollado la gama Dexyane tras seis años de investigación, convirtiéndolo en el primer producto sanitario de la marca en tratar, reparar y limitar la reaparición de las lesiones de los tres tipos de eczemas (atópico, de contacto, y crónico de las manos). Dexyane MeD combina las tres acciones complementarias (trata, repara y limita la reaparición) para tres utilizaciones diferentes, ya sea sólo sobre las lesiones leves, en asociación con los tratamientos dermocorticoides (para una mejora más rápida), o en mantenimiento para limitar la reaparición de las lesiones.

De esta forma, Dexyane MeD es más que un simple emoliente. Consigue:

  • Restaurar la barrera cutánea alterada y corregir la sequedad.
  • Aliviar el picor y disminuir la intensidad de los signos de la inflamación (rojeces e irritaciones).
  • Proteger la piel formando un film semi-oclusivo de superficie.
  • Limitar la adhesión bacteriana (S. aureus potencialmente implicado en la sobreinfección de las lesiones).

Además, su efecto “apósito” ultra-hidratante hace de Dexyane una fórmula única, con una malla polisacárida diseñada a base de poliglucosa de origen natural que favorece la hidratación cutánea a la vez que asegura una protección mecánica respecto a los irritantes. Compuesto de una fase hidra-nutritiva al 51% destinada a restaurar la barrera cutánea alterada y corregir la sequedad gracias a la asociación de glicerina, manteca de karité, triglicéridos e hidroxydecine®, este producto de Laboratorios Ducray posee una textura innovadora en forma de crema gelificada que puede ser utilizada a partir de los 3 meses y hasta la edad adulta.

El conjunto de los tres estudios clínicos realizados por los Laboratorios Dermatológicos Ducray en el marco de la evaluación del producto han demostrado una mejora más rápida sobre las lesiones moderadas a severas del eczema atópico (a partir de 3 días en asociación con los dermocorticoides), permitiendo aliviar a los pacientes más rápidamente, así como una gran eficacia en el uso sobre el eczema crónico de manos leve a moderado (-78% de dolor a partir de los ocho días). Dexyane reduce hasta en un 83% la tasa de recaídas a los 15 días de tratamiento del eczema atópico, lo cual evidencia su capacidad de limitar la reaparición de las lesiones.

Estudios de tolerancia tópica han demostrado, igualmente, una excelente tolerancia de la crema en el 97% de las personas analizadas tras tres semanas de su utilización (a dos aplicaciones por día). En el caso del eczema crónico de las manos, la evaluación de la tolerancia local global medida por dermatólogos y pacientes a tres semanas (con su sola aplicación dos veces al día) ha sido valorada de buena a excelente por el 100% de los pacientes.

FacebookTwitterGoogle+PinterestGoogle GmailCompartir