El COFM ofrecerá amparo jurídico y apoyo profesional a la farmacéutica de El Boalo

Pide el restablecimiento del servicio de atención farmacéutica domiciliaria de El Boalo. Considera que el comunicado enviado por la Inspección no tiene “ningún fundamento jurídico”

 Leticia Cubillo, concejala de Sanidad, Servicios Sociales, Mayores y Protocolos de la Información y Transparencia de El Boalo; Javier de los Nietos Miguel, alcalde de El Boalo; Lucrecia Gutiérrez, titular de la farmacia de El Boalo; y Luis J. González Díez, presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid.
Leticia Cubillo, Javier de los Nietos Miguel, Lucrecia Gutiérrez y Luis J. González Díez

El presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid (COFM), Luis González Díez, ha denunciado hoy los ataques y el clima de confrontación profesional creado por los representantes de la profesión enfermera, así como la injerencia que estas actuaciones supone en la labor profesional de los farmacéuticos.

La carta enviada el pasado 15 de octubre por la Dirección General de Inspección y Ordenación de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid a la titular de oficina de farmacia, Lucrecia Gutiérrez, del municipio de El Boalo, en la que se le comunica el cese de la actividad vinculada al “Programa de ayuda al mayor” como resultado de una denuncia interpuesta primero por el Colegio Oficial de Enfermería de Madrid, a la que se sumó otra denuncia de una enfermera del centro de salud de El Boalo, es un claro ejemplo de injerencia profesional que “tendrá respuesta”, ha señalado Luis González.

“Los ataques que estamos sufriendo los farmacéuticos por parte de los colegios y sindicatos enfermeros los están pagando los pacientes madrileños y demuestran la grave irresponsabilidad de sus dirigentes, que se están arrogando competencias y un papel dentro de la sanidad que no les corresponde por su formación”.

Durante su intervención en una rueda de prensa convocada en la sede colegial, el presidente ha avanzado que el Colegio va a ofrecer “todo el amparo jurídico a la farmacéutica y el apoyo profesional que precise” la farmacéutica que, desde 2015, presta atención farmacéutica domiciliaria. El COFM considera que “no existe injerencia alguna en la actividad que desarrolla la farmacéutica con las funciones de la profesión enfermera” y que el comunicado dirigido a la farmacéutica no tiene “ningún fundamento jurídico que permita adoptar la figura del cese de la actividad y, en consecuencia, que impida el seguir trabajando en beneficio de los pacientes”, ya que se trata de un acuerdo entre partes.

Para Luis González no existe “ningún argumento jurídico” para suspender este programa y ha recordado que el convenio entre la Consejería de Sanidad y la institución colegial firmado en 2016 recoge explícitamente la asistencia de pacientes polimedicados dependientes domiciliarios.

El servicio de atención farmacéutica ofrecido por la oficina de farmacia dentro del Programa de ayuda al mayor cuenta con el apoyo de la Concejalía de Sanidad y Servicios del ayuntamiento de El Boalo, que tiene plena capacidad para dar coberturas o servicios sociales y/o asistenciales a su población. El acuerdo entre el Ayuntamiento y la oficina de farmacia de El Boalo, que tiene por objeto mejorar la atención farmacéutica a pacientes polimedicados, con vulnerabilidad física, limitaciones psicofísicas y/o dependientes, es una acción social y sanitaria que “consideramos útil, necesaria y digna de ser seguida por otros municipios”, ha señalado Luis González.

El alcalde del municipio, Javier de los Nietos, ha reconocido el trabajo desarrollado por la farmacéutica del municipio como “ejemplar” y ha señalado que han incluido una partida presupuestaria para financiar el programa de atención farmacéutica domiciliaria en las cuentas del próximo año porque está respaldado por los resultados y la satisfacción de los pacientes. Ha desmentido además que el centro de salud del municipio desconociese el programa o no estuviese coordinado y ha calificado de “grave error” que la Consejería de Sanidad no haya tenido en cuenta la opinión del consistorio “antes de admitir una denuncia falsa”.

Por su parte, la farmacéutica Lucrecia Gutiérrez ha expresado su agradecimiento al Colegio y al Ayuntamiento por su apoyo y ha defendido un proyecto que ha sido reconocido con distintos premios nacionales y que surge a demanda de la población que solicita ayuda a domicilio en su medicación por tratarse de personas mayores, polimedicadas y en muchos casos dependientes con movilidad reducida. La farmacéutica se ha mostrado también afectada por las descalificaciones recibidas y ha afirmado sentirse “en una vorágine en la que creo no debería estar”.

Asimismo el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid ha dado orden a sus servicios jurídicos propios y externos para estudiar el Real Decreto que modifica el Real Decreto 954/2015, que regula la indicación, uso y autorización de dispensación de medicamentos y productos sanitarios de uso humano por parte de los enfermeros, con el fin de interponer un recurso contra esta norma. Luis González ha recordado que el experto del medicamento es el farmacéutico. La formación académica en farmacología del farmacéutico consta de 825 horas y 33 créditos, frente a las 150 horas y seis créditos de Enfermería.

Por último, el presidente del Colegio ha apelado a “la cordura y al sentido común” de los representantes de Enfermería para “trabajar juntos en beneficio del paciente y no en contra del paciente”.

FacebookTwitterGoogle+PinterestGoogle GmailCompartir