El despacho Gómez Córdoba informa sobre el Proyecto de Ley de Farmacia

La tercera convocatoria en menos de un mes demuestra el interés y la preocupación de los profesionales del sector respecto al Proyecto de Ley

ley-farmacia-gomez-cordoba-asesoresLa socia fundadora de Gómez Córdoba Abogados de Farmacia, Inmaculada Gómez Soto, ha informado a farmacéuticos sobre los cambios legislativos que introduce el Proyecto de Ley de Farmacia de la Comunidad de Madrid.

En una charla informativa celebrada en las oficinas del despacho especialista en farmacias, los asistentes han podido conocer y comparar los cambios más destacados que sufrirá la regulación farmacéutica en Madrid si se aprueba este Proyecto de Ley.

La normativa inquieta e interesa al sector, como demuestra la buena asistencia en la que ha sido la tercera convocatoria en menos de un mes.

La abogada, especialista en defensa de farmacias, considera que “cualquier regulación que no pretenda ni la racionalización del gasto ni la redistribución de la atención farmacéutica está totalmente fuera de lugar. Las Comunidades Autónomas no pueden salirse del marco constituido por las leyes del Medicamento, la General de Sanidad y la 16/97 de Regulación de Servicios de las Oficinas de Farmacia, porque cualquier vulneración de estos preceptos, de forma automática crea conflicto y produce litigiosidad”.

Durante aproximadamente una hora, Gómez Soto ha hecho un repaso pormenorizado por el articulado del Proyecto de Ley, comparando aquellos apartados que alteran de manera más grave la regulación actual, que data de 1998. “La ley de 1998 era una ley de mínimos, cuya filosofía era la mínima intervención en el ámbito particular de la oficina de farmacia. Se regulaba lo esencial y se dejaba al libre albedrío del farmacéutico, a su iniciativa privada lo particular. En cambio, la nueva ley tiene carácter intervencionista, controlador de la actividad del farmacéutico en su farmacia”, argumentó la abogada.

Se han tratado artículos polémicos como los que desarrollan los niveles de atención, las funciones a desempeñar en la farmacia, las secciones que esta puede tener y con qué condiciones, la responsabilidad de los profesionales, la señalización de la farmacia, etc. Se hizo una exposición de las condiciones actuales y las que impondría la nueva norma que, a juicio de Gómez Soto, “impone nuevos e injustificados requisitos para el ejercicio libre de la profesión y olvida el derecho a la propiedad privada sin que ello redunde en una mejor asistencia farmacéutica”.

En cuanto al cierre de las farmacias, se explicó que, actualmente, se puede cerrar por vacaciones comunicándolo antes del mes de marzo al colegio, sin límite de días. Ahora se puede cerrar hasta dos años solo comunicándolo, pero si se aprueba el Proyecto de Ley, “sólo serían 15 días y sería necesaria la comunicación previa a la autoridad correspondiente”.

Artículos como el 29 centraron la atención de la socia fundadora de Gómez Córdoba: “la subida del módulo a 3000 habitantes, ignora la realidad de muchas localidades turísticas de la región. La posibilidad de trasladar las farmacias fuera de sus municipios, cuando estos tienen menos de 1500 habitantes hará que estas poblaciones (hasta ahora perfectamente cubiertas del servicio farmacéutico) queden desatendidas.”

Los farmacéuticos asistentes mostraron especial interés por las residencias y los horarios de apertura de las farmacias. Mientras que Gómez Soto concluyó que la nueva norma es “flexible en materia de horarios, mejor que los estrictos módulos actuales” aunque reconoce que se podría haber regulado “simplemente modificando la ley actual con un decreto”, la cuestión de las residencias la consideró especialmente preocupante. Y es que si el Proyecto de Ley se tramita, las residencias “podrían vincularse a depósitos públicos para adquirir ciertos medicamentos”, con lo que “el campo de negocio de las farmacias se estrecharía aún más”.

 

FacebookTwitterGoogle+PinterestGoogle GmailCompartir