El nuevo modelo RESI EQUI FAR valenciano eleva el gasto público

Farval advierte que el nuevo modelo RESI EQUI FAR no responde a ninguna reclamación social y se pregunta hasta cuándo y por qué continuará la opacidad en el mercado farmacéutico hospitalario

Diseño sin título (1)El nuevo modelo de dispensación farmacéutica RESI EQUIFAR, planteado por la Conselleria de Sanitat Universal i Salut Pública, mediante el cual la dispensación de medicamentos a todas las residencias, tanto públicas como privadas, se realizará desde farmacias hospitalarias, aumentará el gasto público en la dispensación de medicamentos. Así lo afirma Vicente Payá, presidente de Farval (Asociación Empresarial Farmacéuticos Valencianos).

“Según explica el Observatorio del Medicamento de la Federación Empresarial de Farmacéuticos Españoles (FEFE) de este mes, en otras Comunidades Autónomas se está produciendo una lenta pero sensible vuelta a la dispensación en las farmacias de los medicamentos que antes se dispensaban en los hospitales.  Sin embargo, en la Comunidad Valenciana la intención de la Conselleria es aumentar el peso de la farmacia hospitalaria, en busca de unos teóricos ahorros”, asegura Farval.

“Desconocemos el estudio económico en el que se basa este nuevo modelo, y que ha sido solicitado por Farval a la Conselleria, pero hasta la fecha no ha sido facilitado. El modelo RESI EQUIFAR no obedece a ninguna reclamación social, a diferencia de lo que argumenta la Conselleria.  De hecho, el posicionamiento de todos los agentes implicados ha ido en contra del modelo: ni pacientes, ni residencias, ni farmacias lo aprueban. Del mismo modo, se basa en el axioma, no demostrado, de que la gestión pública es mejor que la gestión privada. Desde Farval nos planteamos ¿Cuáles son entonces las razones que originan este cambio?”,  argumenta Payá.

Desde Farval, se reconoce que el modelo RESI EQUIFAR tiene puntos positivos con los que está de acuerdo, ya que el acceso a los historiales farmacoterapéuticos de cada paciente, por parte de un farmacéutico sociosanitario de cada área, serviría para coordinar al personal de los centros sociosanitarios, médicos prescriptores y farmacias y detectar posibles desajustes o redundancias. Pero esto únicamente es así porque no se permite el acceso a las farmacias comunitarias a estos historiales, ya que cualquier farmacéutico titulado podría realizar esta función.

Según Farval, los principios que debería recoger un nuevo modelo de prestación farmacoterapéutica a centros sociosanitarios son:

Gestión privada:

  • Para no incrementar el gasto público con nuevas costosas instalaciones que finalmente puedan quedar inútiles, por cambios en el mercado.
  • Para garantizar una atención personalizada. Una farmacia hospitalaria tendrá que atender a decenas de miles de pacientes, una oficina de farmacia atenderá a un número reducido de pacientes.
  • Para garantizar la adaptación al mercado. Las cambiantes condiciones demográficas en un entorno globalizado pueden originar que la inversión pública hecha hoy sea ineficaz en 5 años, lo que originaría nuevas inversiones públicas u obsolescencia de las anteriores.
  • Para garantizar la calidad de la atención al paciente. El mercado para bien o para mal, escoge a los mejores, si una oficina de farmacia no hace bien su trabajo, el cliente cambia de proveedor. Si un macrocentro de dispensación farmacológica a centros sociosanitarios, no hace bien su trabajo, no se puede buscar a otro que lo haga mejor, si por ley se obliga a comprar en esa entidad.

Control del gasto:

  • Como antes indicábamos, es bueno que se ajuste al máximo el gasto farmacológico y se puede estudiar para ello la creación de una figura de farmacéutico sociosanitario con acceso a toda la información de los historiales farmacoterapéuticos/clínicos.

“Por todo ello, desde Farval consideramos que el procedimiento que está siguiendo la Conselleria para crear y aprobar este nuevo modelo, carece de transparencia y de fundamentos y no obedece a ninguna reclamación social, razón por la cual nos preguntamos cuales son las razones reales que originan la imposición de este nuevo modelo de prestación farmacéutica a centros sociosanitarios” concluye D. Vicente Payá.

FacebookTwitterGoogle+PinterestGoogle GmailCompartir