Análisis del presente y futuro de las farmacias con Práxedes Cruz

Práxedes Cruz, vicepresidente del CCGCOF y presidente del COFCO, cree que las subastas de medicamentos han “mermado” mucho a las farmacias, que han sido muy castigadas económicamente desde el año 2011 y que la nueva ministra de Sanidad “tiene un gran reto por delante”. De hecho, Cruz cree que debemos regresar a “un sistema sanitario igual para todos los españoles”

22-MARZO-2011 PRAXEDES CRUZ PRESIDENTE COLEGIO FARMACEUTICOS DELicenciado en Farmacia y Óptica y diplomado en Ortopedia, Práxedes Cruz (Córdoba, 1953) ostenta desde 2011 la presidencia del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Córdoba (COFCO) y, además, ha ocupado distintos cargos en el Colegio de Farmacéuticos desde 1985. Ha sido vocal de Óptica, tesorero y ahora se ha convertido en el primer cordobés en ocupar la vicepresidencia primera del CGCOF. Estos dos cargos los compagina con otras tantas pasiones: la ópera italiana y el tenis. Y, por supuesto, con su familia, a la que considera “el hito personal más importante de su vida”.

¿Qué hace Práxedes Cruz un día cualquiera? ¿Cuáles son sus aficiones?

Tengo 63 años y ya por mi edad duermo poco y madrugo mucho. Desayuno con mi mujer y automáticamente me vengo al Colegio Farmacéutico, donde me paso toda la mañana. Se me hace cortísima, porque no paro. Por la tarde, suelo volver para acabar cosas. Y después, ya me voy a mi farmacia para estar más o menos dos horas cada día. Me gusta mucho jugar al tenis. Me mantiene físicamente correcto y hace que me olvide de todos mis asuntos. El deporte es magnífico e imprescindible. Por eso hay que dedicarle al menos cuatro horas a la semana. También me gusta mucho la ópera italiana.

¿Qué supone para usted ostentar la presidencia del Colegio de Farmacéuticos de Córdoba y cuáles son los objetivos que se ha marcado?

Un reto, una responsabilidad y una ilusión. Me marco muchísimos objetivos, aunque la mayoría no los consigo. De hecho, cada mañana cuando entro en la oficina, siempre me dicen que deje de inventar. Siempre he intentado que la farmacia sea cada vez más grande y mejor. Y ese es mi reto de cada día.

¿Cómo valora el sistema de receta electrónica?

Córdoba fue la primera provincia de Andalucía en la que se instaló de golpe este sistema. Tanto es así, que nos pusimos delante de los propios sistemas en atención primaria. Es decir, cuando la oficina de farmacia cordobesa estaba funcionando, no lo estaban el resto. Fue todo un éxito. Además, hoy en día tenemos una producción muy alta. Prácticamente un 97% de receta electrónica. Estamos muy ilusionados en mejorar nuestro sistema, porque al ser el primer sistema que se puso en marcha en España, tiene una serie de carencias.

¿Qué ventajas aporta para el paciente el Sistema Personalizado de Dosificación (SPD)? ¿Y para los cuidadores?

Enorme. La SPD es un servicio profesional que, insisto, tenemos la satisfacción de haber acreditado en Andalucía desde el punto de vista de normativa, puesto que ya el Decreto 512/15, de 29 de diciembre, de prestación farmacéutica en los centros sociosanitarios residenciales de Andalucía, recientemente publicado en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) recoge ese servicio profesional y además de valorar, se cuantifica para poder acceder a él. Es un servicio profesional que ya es reconocido por la Administración. Hay muchísimos enfermos hoy día que por su edad y su diversa patología son polimedicados y tienen una medicación muy profusa y este sistema les da una seguridad de lo que están tomando, cuándo se lo deben tomar y qué se deben tomar, y eso acarrea una adherencia por tanto al tratamiento.

Al cuidador le damos hecha una parte importante de lo que podría ser su trabajo, hecho por un profesional que sabe totalmente lo que debe de hacer, cómo lo debe hacer, en qué condiciones y protocolizado como se debe hacer. Entonces esa es la gran ventaja.

Estamos trabajando con el Ayuntamiento de Córdoba, con el propio concejal Rafael del Castillo (concejal delegado de Servicios Sociales, Cooperación y Solidaridad del Ayuntamiento de Córdoba) y con la alcaldesa (Isabel Ambrosio) en un proyecto que se llama ‘Faro’ y que es un proceso donde la farmacia se implica para detectar posibles casos de exclusión social. Una vez detectado un caso de exclusión social, una de las prestaciones es la SPD. Entendemos que ese servicio es magnífico y muy efectivo de cara a esa exclusión que puede tener un paciente y que nosotros debemos de evitar.

También han sido pioneros en Andalucía a la adaptación de los pacientes a la dispensación de fármacos genéricos… Efectivamente, en Andalucía hemos sido pioneros. La prescripción por principio activo se hace en Andalucía desde el año 2000 con un esfuerzo por parte de la Consejería, y los farmacéuticos andaluces son ya expertos en lo que es el tratamiento del genérico. Ha habido dos etapas, un antes y un después. En la primera etapa, el farmacéutico tenía capacidad de la elección del genérico a dispensar ante una prescripción por principio activo; en una segunda etapa, desgraciadamente desde el año 2011, el farmacéutico andaluz empieza a perder esa capacidad de la elección del genérico ante una prescripción por principio activo, debido a la publicación de las subastas andaluzas.

¿Qué diferencias existen en el sector farmacéutico andaluz respecto a los de otras comunidades?

Muchísimas. Esto, desgraciadamente, lo tengo que decir con rotundidad y lo veo mes a mes cuando asisto a los plenos del Consejo General como a las comisiones de coordinación autonómicas. Ahí se ve que hay 17 autonomías, que cada una tiene una singularidad desde el punto de vista sanitario. Cada vez me sorprendo más porque hay que tener mayor cohesión. El Ministerio debe asumir responsabilidad. Se deben crear normas comunes para todos. Es decir, tenemos que tener un sistema sanitario igual para todos los españoles. Seguiré luchando por ello. Creo en una sanidad para todos, común para todos, con algunas singularidades porque cada región las debe tener, pero, desde el punto de vista básico y fundamental, un solo tipo de sanidad igual para todos los españoles.

Un porcentaje alto de genéricos que deberían entregarse en las farmacias andaluzas con receta del Servicio Andaluz de Salud (SAS) no se puede dispensar. Es el famoso ‘desabastecimiento’. ¿Qué tiene que decir al respecto?

Lo primero que diría es distinguir que es un desabastecimiento y separarlo de lo que es una rotura de stock o una falta. Es distinto. El desabastecimiento es cuando el farmacéutico no dispone en su arsenal farmacoterapéutico de ningún principio activo que poder dar frente a una prescripción. Lo que se está produciendo en Andalucía no son desabastecimientos. Los desabastecimientos sí me preocupan porque eso es privarle a un enfermo de una determinada medicación en un momento concreto. Pero si sólo tengo una falta de la especialidad de un medicamento no es desabastecimiento, sino una falta. De todas maneras, esto implica una desorientación para el usuario, no cabe la menor duda. Pero para ello está el propio profesional farmacéutico que tiene que dar explicaciones. Entiendo que en vez de que haya un sólo laboratorio que se le asigne un principio activo, se le podría asignar a dos o a tres. Así cada farmacia podría atender a su paciente sin ninguna falta.

Puede explicar los puntos claves de la subasta de fármacos introducida en 2012 y que tanta controversia está generando…

La subasta de fármacos crea una falta de cohesión sanitaria a nivel nacional de salud. Creo que puede acarrear un desmantelamiento industrial, es decir, las grandes empresas españolas de genéricos que no han participado en las subastas, no cabe duda, están sufriendo una merma indiscutible y que esto se lo están adjudicando a otros laboratorios. Yo no tengo nada que decir sino que simplemente están reconocidos por la Agencia Española del Medicamento y, por lo tanto, el sistema nuestro es garantista. La mayoría de los Laboratorios que participan en la subasta no son nacionales.

Hay desorientación del paciente y hay un esfuerzo excesivo del profesional sanitario, ya sea el médico o el farmacéutico, donde lleva a poner a cada uno su responsabilidad, pero hay veces que se vulnera y se pierde credibilidad por ambas partes.

¿Qué implicaciones tiene la sentencia por la que se desestima el recurso de inconstitucionalidad del Gobierno de España contra la subasta de medicamentos?

Es confrontar una situación. Es algo que llevamos esperando cinco años y que finalmente lo ha solucionado el Tribunal Constitucional. Siendo totalmente respetuoso con el fallo del Constitucional, creo que debemos seguir trabajando para algo que ya es legal y pulir los defectos de las subastas. Si queremos que la farmacia española de respuesta a esa proximidad con el usuario, lo que no podemos hacer es arruinarla. Y las subastas, en ese sentido, merman mucho a una farmacia que ha sido muy castigada económicamente desde el año 2011. Hay que darle una solución a este sistema, pero también evitar que todo se centre en determinados laboratorios.

¿Qué objetivos se plantea como vicepresidente primero del Consejo General de Farmacéuticos?

Apothekerin berät PaarSi hago un poquito de historia, el acceder a la vicepresidencia del Consejo General ha sido una sorpresa enorme; en mi vida podía pensar que podía ocupar esa responsabilidad. Jesús Aguilar Santamaría tuvo a bien proponerme en ese Comité Directivo y la verdad que estoy viviendo una etapa de mi vida profesional que no imaginaba vivir.

¿Qué se puede hacer desde el Consejo?

Bueno, el Consejo es la cúspide de la organización farmacéutica colegial. Es un órgano que es un gran desconocido, incluso entre los propios farmacéuticos de base y creo que merece la pena tener una visión de lo que es. El Consejo lo componen un grupo de personas con una gran capacidad en muchísimos temas y que constantemente están trabajando para dotarlo de una estructura para la profesión farmacéutica y para la defensa de esa profesión farmacéutica. Para mí es un honor estar en ese Comité. Mi aportación es humilde. Soy un presidente de provincia y de un colegio medio, pero puedo aportar mi experiencia en la vida colegial durante muchísimos años, apoyar a mi presidente, apoyarlo codo con codo y sustituirlo también en sus funciones en determinadas situaciones en las que él tiene otras responsabilidades.

Describa la farmacia perfecta para el futuro. La farmacia perfecta es la que queremos y es la que está en el modelo de la Declaración de Córdoba. Es una farmacia en la que no debemos olvidarnos de que somos dispensadores de medicamentos y pensar en que el eje principal de nuestro trabajo es el paciente, pero además tiene que ser personalizada, asistencial, comprometida con el resto de profesionales, para trabajar al unísono y donde el profesional tenga tiempo para atender al paciente, gracias a una descarga de temas burocráticos con la llegada de las nuevas tecnologías.

¿Cree que la sociedad española avanza hacia el autocuidado de la salud?

Hay una gran parte de la sociedad que sí está avanzando hacia el autocuidado, pero tiene que ser el farmacéutico el que ejerza de asesor en ese aspecto. La intervención del farmacéutico evitará problemas en ese autocuidado y lo que hará es reforzarlo.

¿Cómo debe ser el papel del farmacéutico ante el paciente crónico y polimedicado?

La Declaración de Córdoba marca el rumbo de la nueva farmacia donde el paciente es el eje. El eje de actuación del profesional en todas sus variables, no solamente en lo que es la dispensación sino en cualquier acto profesional que implique que su paciente queda absolutamente atendido. Y esa actuación no tiene que estar reñida ni usurpada por nadie, porque el paciente es de todos los profesionales sanitarios. Y mientras más actuemos sobre más seguridad, mejor salud le vamos a aportar. La nueva farmacia debe girar en torno al paciente.

¿Qué prioridades tiene en su agenda para tratar con la nueva ministra de Sanidad Dolors Montserrat?

Tuve el privilegio de saludarla en un evento y me pareció una mujer muy joven, una mujer que venía de una comunidad donde ha tenido que pelear mucho y así lo manifestó durante la entrevista. Lo que ya trasladé a la ministra es que tuviera la confianza de que la farmacia es leal y que si algo nos caracteriza a los profesionales farmacéuticos es la lealtad. Ella lo entendió perfectamente y me comentó que en el poco tiempo que llevaba, se había dado cuenta. Tiene un gran reto por delante y cuenta con nuestro apoyo.

FacebookTwitterGoogle+PinterestGoogle GmailCompartir