El 90% de los niños sufre alguna otitis antes de los cinco años

En verano, los baños en el mar o piscinas aumentan la incidencia de las infecciones en el oído producidas en su mayoría por hongos y bacterias

niños-otitisDurante el verano, con los baños en piscinas o en el mar, muchos niños suelen manifestar molestias en el oído, principalmente otitis externas, causadas en su mayoría por infecciones producidas por hongos o bacterias que se introducen en el conducto auditivo provocando inflamación y dolor. La otitis es una de las consultas más frecuentes en las consultas de los pediatras. Se estima que 9 de cada 10 niños la sufren de algún modo antes de cumplir los 5 años.

El agua, el cloro o la contaminación inflaman las paredes del conducto auditivo y favorecen la entrada de microorganismos, como bacterias y hongos favoreciendo la aparición de otitis. Generalmente van acompañadas de dolor, sensación de picor y en algunos casos secreciones de coloración verdosa entre otros síntomas. Si bien estas afecciones son dolorosas y desagradables, no suelen revestir gravedad, aunque conviene tomar medidas para evitarlas y que no generen molestias mayores.

Recomendaciones para la otitis

La otitis externa suele tener un buen pronóstico y es fácil de tratar. Para poder disfrutar al máximo de los días de verano y las vacaciones junto a los más pequeños sin las molestias que puede causar la otitis,  Laboratorios Ordesa ofrece algunos consejos a seguir con los niños para prevenir posibles infecciones:

  • Secarles bien los oídos cuando salgan del agua.
  • Si son muy propensos a las infecciones de oído, es mejor que usen tapones especiales.
  • Si notamos que ha podido entrar agua en el conducto auditivo, debemos inclinarles la cabeza para drenar toda el agua de los oídos.
  • Nunca usar bastoncillos, podemos dañarles e introducir más profundamente la suciedad.
  • En cuanto se sospeche que un niño padece otitis, consultar al médico para que haga el diagnóstico oportuno y prescriba el tratamiento más adecuado.
  • Como paso previo  o coadyuvante al tratamiento con antibióticos, se pueden utilizar preparados óticos naturales que ayuden a eliminar el exceso de cerumen, aliviar los síntomas y combatir la inflamación.
  • Antes de empezar la temporada de baño, puede ser conveniente acudir a un especialista para que revise si el pequeño tiene mucho cerumen acumulado en el conducto auditivo y limpiarlo.
FacebookTwitterGoogle+PinterestGoogle GmailCompartir