Nutribén: sobre los cambios de alimentación en el bebé

A partir de los 4 meses de edad se produce uno de los cambios más importantes en la alimentación de los bebés, ya que comienza una nueva etapa donde la leche materna debe ser complementada por la ingesta de otros alimentos

nutribenEste nuevo hábito se conoce como alimentación complementaria. Debe aclararse que la fecha inicial de 4 meses es orientativa y que, dependiendo del bebé, podría tardar más tiempo en tolerar los nuevos alimentos complementarios a su lactancia, por lo que nunca debemos obligarle si no estamos seguros de que esté preparado para ello. El rechazo a la primera cucharada es de lo más habitual.

¿Por dónde empezar?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) sugiere que la alimentación complementaria debe ser suficiente, lo cual significa que los alimentos deben tener una consistencia y variedad adecuadas, y que deben administrarse en las cantidades y frecuencias apropiadas. Sin olvidar que seguirá siendo necesaria la ingesta de, al menos, 500 ml de leche diaria.

Para cumplir con ello, seguiremos solo una norma: ofrecer los alimentos de uno en uno. De esta forma será más fácil incrementar el nivel de tolerancia del bebé ante nuevas texturas y sabores. Los alimentos más recurrentes para comenzar con la alimentación complementaria son los cereales, las frutas y las hortalizas. A los 4 meses, el organismo de un bebé está preparado para digerirlas, y son una buena opción para ofrecérselas trituradas en forma de papillas o purés.

¿Qué riesgos existen cuando cocinamos para nuestro bebé?

A medida que los bebés vayan familiarizándose con su nueva alimentación, iremos incorporando y mezclando nuevos alimentos. Los purés y las papillas son un ejemplo recurrente en la alimentación complementaria, y los preparamos desde tiempos inmemoriales, pero… ¿conocemos realmente los riesgos que surgen al preparar en casa este tipo de alimentos para nuestros bebés?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) nos alerta de la importancia de la higiene durante todo el proceso de elaboración de las nuevas comidas. Los alimentos deben prepararse y administrarse en condiciones seguras, es decir, reduciendo al mínimo el riesgo de contaminación por microorganismos patógenos. Una buena opción preventiva es cocinar todo al vapor.

A la falta de higiene en el proceso, suelen sumarse una serie de errores frecuentes:

  • Escasez de nutrientes. Los padres tienen tendencia a introducir los mismos alimentos en las comidas, algo que puede dar lugar a un déficit de nutrientes. La variedad es clave en la alimentación de los bebés.
  • Cantidades equívocas. De igual forma, los padres tienden a introducir una cantidad de nutrientes mayor a la necesaria, lo que puede originar en un exceso de calorías, proteínas o lípidos, con los posibles riesgos para el bienestar del bebé.
  • Añadir sal y azúcar en exceso. La sal y el azúcar están presentes en la mayoría de alimentos, por lo que deben evitarse o añadirse con mucha precaución. Un exceso de sal puede ocasionar problemas de tensión arterial, así como un exceso de azúcar puede dar lugar a problemas de caries, o crear dependencia en los bebés al sabor dulce.

¿Por qué elegir Potitos Nutribén Innova?

Los Potitos Nutribén Innova cumplen con todas las exigencias sanitarias y alimenticias que dicta la OMS. Con ello, nos aseguramos, además, que nuestro bebé consuma los nutrientes adecuados y en las cantidades ideales para su pequeño organismo. Cuenta con 8 referencias en el mercado.

Los Potitos Nutribén Innova están enriquecidos con Omega 3 y con aceite de oliva 100% virgen extra. No contienen azúcares añadidos (solo azúcares naturalmente presentes), ni aceite de palma. Así como no presentan gluten, huevo, ni sal añadida.

FacebookTwitterGoogle+PinterestGoogle GmailCompartir