La incontinencia urinaria ocupa el quinto lugar en impacto en la calidad de vida en la escala Nottingham Health Profile

El 27% de las mujeres con incontinencia tiene problemas para conciliar el sueño y el 23% en sus relaciones sexuales. Una de cada tres mujeres afirma haber tenido pérdidas de orina de algún tipo a partir de los 50 años

incontinencia-urinariaEl 14 de marzo se celebra el Día Internacional de la Incontinencia Urinaria (IU), un problema de salud que afecta a 50 millones de personas en Europa y alrededor de 6,5 millones de españoles, una cifra que seguirá aumentando en los próximos años por el progresivo envejecimiento de la población. Entre las mujeres, una de cada tres afirma que ha tenido pérdidas de orina de algún tipo a partir de los 50 años.

A estos datos de prevalencia hay que añadir que la incontinencia urinaria es uno de los problemas de salud que más repercute en el bienestar de las personas que la padecen, ocupando el quinto lugar en cuanto al impacto en la Calidad de Vida en la escala Nottingham Health Profileocupa, por encima de patologías como el infarto de miocardio o de la diabetes.

De hecho, el 27% de las mujeres encuestadas declara que tiene problemas para dormir, según recoge el Estudio TENA Lady “La mujer española entre 50 y 65 años”, elaborado por TNS Demoscopia y avalado por la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM); el 40% reducen sus actividades diarias por miedo a tener pérdidas de orina, el 37,5% asegura que siempre tiene que tener un baño cerca y un 23% declara que tiene problemas en sus relaciones sexuales.

Una situación que también les afecta emocionalmente, generando inseguridad, pérdida de autoestima y aislamiento, lo que repercute en su entorno social y laboral.

A pesar de los elevados niveles de prevalencia y su impacto en el día a día de las personas, el 42% de las mujeres con incontinencia no acude al especialista, en muchas ocasiones por vergüenza, porque continúa siendo un tabú o porque siguen existiendo muchos mitos en torno a la incontinencia urinaria. Sin embargo, están aumentando las consultas de mujeres preocupadas por su imagen y función intima; en estos casos suele existir una hiperlaxitud vaginal (vagina abierta) y síntomas urinarios asociados, entre ellos, la incontinencia urinaria, explica la Dra. Gema García Gálvez, ginecóloga portavoz de Centradaenti.es de Tena Lady y coordinadora de la Unidad de Suelo Pélvico del Hospital Quirón de Madrid.

“Además de los embarazos, partos, sobrepeso, la reducción de la producción de estrógenos por parte de los ovarios durante la menopausia afectan directamente a nuestro suelo pélvico favoreciendo la aparición de las pérdidas, prolapso genital y anomalías en la sexualidad; síntomas que afectan seriamente la calidad de vida de la mujer”, asegura Gema García Gálvez.

Alrededor de los 50 años debemos poner especial atención en el cuidado y prevención de las alteraciones del suelo pélvico. El ejercicio físico aumenta considerablemente la calidad de vida una vez pasados los 50. De hecho, la rehabilitación mediante fisioterapia de suelo pélvico puede mejorar la incontinencia urinaria en la mujer en el 70% de los casos”, afirma la Doctora.

FacebookTwitterGoogle+PinterestGoogle GmailCompartir