Las tiendas deportivas no pueden usar los estudios de la pisada para diagnosticar patologías en el pie

El Consejo General de Colegios Oficiales de Podólogos advierte a la ciudadanía de que es ilegal que las tiendas deportivas utilicen esa información, ya que el personal no tiene la formación ni competencia para analizar la salud del pie y no puede hacer diagnósticos apoyándose en los resultados de una máquina

Quiropodia-6El Consejo General de Colegios Oficiales de Podólogos quiere advertir a la ciudadanía de los riesgos para la salud que suponen ciertas prácticas que se están llevando a cabo por algunos profesionales que no pertenecen a la Podología. En concreto, quiere poner el foco del intrusismo en las tiendas deportivas por realizar diagnósticos de la salud del pie mediante estudios de la pisada; en las tiendas de estética por usar elementos cortantes cuando no tienen autorización sanitaria; y en las ortopedias por llevar a cabo diagnósticos y poner tratamientos  sin la debida indicación médico – podológica

En el último año, el Consejo General de Colegios de Podólogos ha detectado la realización de este tipo de prácticas ilegales que suponen un intrusismo para la Podología, además de un riesgo para la salud para las personas que reciben estos servicios fraudulentos, y por ello pondrán las medidas legales pertinentes en los casos que sea necesario.

Tiendas deportivas

Desde el Consejo de Colegios de Podólogos defienden que son los profesionales competentes y con el conocimiento sanitario adecuado para realizar estudios de la pisada completos y la posterior recomendación en el uso del calzado.

“Este tipo de establecimientos de venta de material deportivo, pueden usar el análisis de la pisada para asesorar sobre qué calzado deportivo óptimo podría ser mejor o peor para su cliente, pero nada más. No es un estudio de la pisada completo.  Las máquinas que hay en estas tiendas están para ayudar pero no para dar una solución certera”, destacan.

En este contexto, las podólogas y podólogos de España explican que las personas que trabajan en tiendas deportivas “no tienen la formación ni competencia para analizar la salud del pie, por tanto no pueden hacer diagnósticos apoyándose en los resultados de la máquina”.

No es ilegal que se use una máquina para ayudar a analizar la pisada, pero no pueden hacer diagnósticos mediante su uso y supone una atención infravalorada. Esta atención solo te la pueden dar los profesionales de la Podología. Sabemos que muchas tiendas las están quitando porque se quedan cortos y les está generando problemas con sus clientes”.

Tiendas de estética

Desde el Consejo de Podólogos explican que en las tiendas de estética, generalmente, las personas usuarias empiezan a ser tratadas desde el punto de vista estético y luego pasan a ser analizadas desde el punto de vista de la salud.

“En estos establecimientos se pueden limar, pintar o pulir uñas pero por ley tienen prohibida la utilización de sistemas cortantes. No pueden emplear nada que sea cortante y por ello no tienen que pasar ningún tipo de inspección sanitaria. Quien lo hace somete a un grave riesgo a las personas usuarias porque estos centros no tienen los instrumentos ni los medios para evitar cualquier problema de salud, como una hemorragia al cortar durezas en los pies, por ejemplo. Además, el material que emplean no ha pasado el debido proceso de esterilización y hay un riesgo real de infecciones”.

Ortopedias

Desde el Consejo aclaran que las ortopedias son establecimientos sanitarios donde, bajo la supervisión de un médico o podólogo, se lleva a cabo la creación y dispensación, con adaptación personalizada al paciente, de productos sanitarios de ortopedia considerados como productos de prótesis u órtesis, así como ayudas técnicas destinadas a paliar la pérdida de autonomía o funcionalidad o capacidad física de los usuarios.

En este contexto, explican que “sin la debida decisión médica o podológica, no tienen capacidad de prescribir ni de dar una atención directa al paciente en lo que se refiere a las prótesis o elementos a medida. Pueden vender lo que tengan fabricado pero lo que se tenga que fabricar a medida del paciente tiene que ser aceptado por un médico o por un profesional de la podología”.

“La mayoría de las ortopedias atienden este tipo de razonamiento pero hemos detectado casos en los que se saltan este protocolo y se hacen análisis con el posterior tratamiento”, concluyen.

FacebookTwitterGoogle+PinterestGoogle GmailCompartir