Consejos para evitar resfriados en invierno

Mantener la casa ventilada, cuidar la higiene personal, lavarse mucho las manos, y no abusar de la calefacción, son algunas de las claves para prevenir los resfriados en invierno

Consejos para evitar resfriados en inviernoLa llegada del frío, la humedad, y los cambios de temperatura hacen que el invierno sea la época del año en la que más frecuentes son los resfriados. Las defensas de nuestro cuerpo bajan y nos hace más susceptibles a poder contraer este virus.

Mantener la casa a temperaturas estables sin mucho calor, ventilar el hogar, cambiar frecuentemente la ropa que utilizamos en casa y las sábanas, y mantener la habitación limpia, son pequeñas rutinas a las que debemos habituarnos en el invierno.

  • Mantener la higiene personal es la mejor manera de estar sano y no enfermar
  • Ventilar la casa unos minutos al día, aunque nos resulte algo incómodo, para que desaparezca la concentración de microorganismos que puedan favorecer el contagio.
  • Mantener lo más limpias posible las estancias de la casa con productos desinfectantes, y los materiales que utilizamos en ella, como el pijama, las sábanas, las toallas, etc.
  • Mantener estable la temperatura del hogar. La temperatura ideal para el humano varía entre los 21°C y los 23°C.
  • Utilizar ropa que nos abrigue bien para salir a la calle. Nuestro cuerpo no asimila bien los cambios de temperatura bruscos, y bajan nuestras defensas. Llevar tapada la nariz y la boca es importante ya que es la entrada principal de bacterias.
  • Una dieta rica en frutas y, sobre todo, la hidratación, son claves para mantener nuestro organismo fuerte y evitar así un posible resfriado.
  • Un buen descanso es fundamental. Organiza tu tiempo de descanso y no duermas menos de 6 horas.
  • El ejercicio físico moderado y regular activará tus defensas, lo que hará que el cuerpo se encuentre más fuerte frente al virus

Cómo evitar el contagio

  • Mantener nuestro cuerpo limpio. Ducharnos más a menudo y, sobre todo, lavarnos las manos, con jabón y abundantemente, durante aproximadamente 20 segundos. En el caso de que sean niños, recuerda la importancia de realizar este paso.
  • Los pañuelos que utilicemos deben ser de papel, y deben ser depositados en la basura inmediatamente después de utilizarlos.
  • Taparnos boca y nariz completamente cada vez que tosamos o estornudemos.
  • Evitar el contacto de las manos con los ojos y la nariz. Esta forma de contagio es muy común, por lo que debemos procurar que las manos y la cara entren en contacto lo menos posible.
  • Evitar los espacios cerrados con mucha gente. Es preferible salir a la calle a tomar el aire que exponerse al contagio en lugares abarrotados.

Desafortunadamente, los resfriados no se pueden prevenir completamente. Sin embargo, teniendo en cuenta y llevando a cabo los consejos anteriores, reforzaremos nuestro sistema inmunitario para reducir la probabilidad de sufrir enfermedades e infecciones de este tipo.

FacebookTwitterGoogle+PinterestGoogle GmailCompartir