Los dermatólogos alertan sobre la falta de concienciación entre los deportistas por los riesgos del sol en su piel

La Fundación Piel Sana de la AEDV ha reunido a dermatólogos, biólogos y deportistas en la II Jornada ‘La piel del deportista’. La piel del deportista sufre más por estar sometida a agresiones externas y más horas de exposición

Participantes de la la II Jornada ‘La piel del deportista’
Participantes de la la II Jornada ‘La piel del deportista’

La piel del deportista que practica actividad al aire libre sufre mayores agresiones que el resto de la población por su exposición continuada a la radiación solar, lo que incrementa el riesgo de sufrir alteraciones a nivel cutáneo. Dermatólogos y biólogos reunidos en la II Jornada ‘La piel del deportista’, organizada por la Fundación Piel Sana de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), han coincidido en que los deportistas son conscientes de los riesgos a corto plazo derivados de la práctica de ejercicio en el exterior. Aunque también han afirmado que se requiere una mayor concienciación sobre los efectos a largo plazo derivados de la fotoexposición crónica, que incrementa el riesgo de sufrir cáncer de piel y la aparición de forma prematura de signos de fotoenvejecimiento.

La solución, según el dermatólogo Vicenç Rocamora, reside en que los atletas conozcan y utilicen los productos adecuados para proteger su piel como, por ejemplo, el protector solar. “El problema es que si utilizan un fotoprotector y les pican los ojos o les molesta, ya no lo usan y después notan los efectos de no haberlo utilizado”, ha advertido.

La realización de actividad deportiva, sobre todo en las horas centrales del día, implica un mayor riesgo de sufrir de forma aguda quemaduras solares. “El riesgo más importante al que la piel se enfrenta durante la actividad al aire libre es la radiación ultravioleta proveniente del sol”, ha apuntado el dermatólogo Enrique Casas. Esta exposición de forma continuada durante años aumenta el riesgo de padecer cáncer de piel y la aparición de signos de fotoenvejecimiento de forma prematura, tales como arrugas, manchas o queratosis actínicas, entre otras. A estos riesgos se añade el efecto de la sudoración derivado de la práctica de ejercicio que “en el caso de la radiación UV, hace que ésta penetre más y que el fotoprotector solar se pierda antes”, ha indicado la dermatóloga Rosa María Izu.

Recomendaciones útiles para la prevención

Usar protectores solares resistentes al agua y al sudor, utilizar gorra y ropa técnica adecuada y evitar correr sin camiseta así como las horas de mayor exposición solar, hidratar de forma correcta la piel e hidratarse durante la actividad deportiva son algunas de las recomendaciones que los dermatólogos han indicado durante la jornada. Los especialistas coincidieron en adecuar estos cuidados de acuerdo al fototipo cutáneo, en especial los fototipos más bajos.

En la jornada también se ha abordado cómo preparar la piel antes de la práctica de ejercicio al aire libre. Al respecto, el Dr. Casas ha recomendado aplicar 30 minutos antes de realizar la actividad fotoprotector con un Factor de Protección Solar (SPF) mínimo de 30 y volver a aplicarlo si el ejercicio se prolonga más de 1:30-2:00 horas. En el caso de las actividades acuáticas, es recomendable utilizar de nuevo fotoprotector a la salida del agua y tener precaución en mantener secos los espacios interdigitales de los pies para prevenir el pie de atleta.

Además, para evitar la fricción, los dermatólogos han hecho hincapié en la importancia de utilizar ropa técnica adecuada y vaselina o cremas barrera para evitar las lesiones derivadas del roce con las correas del pulsómetro, camiseta, cuellos, mochilas de hidratación, etc. “El llamado pezón del corredor se observa en hombres que corren carreras de larga distancia, y se evita cubriendo los pezones o bien aplicando vaselina en los mismos”, ha recalcado la Dra. Taberner.

En el caso de los niños que practican deporte al aire libre, el Dr. Rocamora ha subrayado la necesidad de concienciar a la población pediátrica sobre la importancia de utilizar el fotoprotector adecuado. Al respecto, ha apuntado: “Se deben evitar las quemaduras de la infancia que son las que tienen mayor riesgo de provocar cáncer de piel o melanoma”.

El encuentro ha contado también con la participación de los atletas Alejandro Forcades y Miquel Capó y el piragüista Sete Bevanides, campeón del Mundo en C1.200m, quienes han compartido su experiencia en relación a los cuidados que llevan a cabo cuando practican deporte y los problemas experimentan en su piel. El triatleta Alejandro Forcades ha destaco el uso de crema hidratante en brazos, piernas y cara si detecta sequedad y la utilización de fotoprotector, gorra y gafas durante los meses de verano. En la práctica de deportes acuáticos, el piragüista Sete Benavides ha recalcado la importancia de entrenar con camiseta puesto que “el agua hace efecto lupa con el sol y esta prenda evita las quemaduras en la piel”.

FacebookTwitterGoogle+PinterestGoogle GmailCompartir