Mimar la garganta, capricho estacional

La mayor parte de los dolores con el paso al otoño tienen un origen vírico, por lo que la combinación de analgésico y antiséptico natural puede resultar más eficaz que el mejor de los antibióticos

health and illness concept - indoor picture of diseased woman with cup of tea

Quien más quien menos, a todos nos resultan familiares las principales consecuencias del ataque a la garganta que, con mucha frecuencia, le infligen determinados factores del medio ambiente como los virus procedentes de resfriados, bacterias como las que infectan la garganta por estreptococos, el humo del tabaco, la contaminación atmosférica, la sequedad ambiental, las alergias a animales domésticos o al polen, entre otros agentes. Hablamos de dolor, afonía, irritación, infecciones… y cuando menos, molestias que alrededor de cuatro de cada cinco españoles hemos sufrido en el último año.

Para aliviar los síntomas, con demasiada frecuencia recurrimos a los antibióticos. La elección es errónea en la mayoría de los casos, aseguran los expertos. ¿Por qué? Sólo una de cada cinco faringoamigdalitis son debidas a infecciones bacterianas y, por tanto, susceptibles de tratamiento antibiótico; el resto están provocadas por virus, por lo que una vez aplicados los criterios diagnósticos diferenciales, deberían ser tratadas con otros medios alternativos.

En general, los facultativos suelen recomendar acudir a un profesional médico o pedir consejo al farmacéutico cuando aparezcan las molestias de garganta, ya sea por gripe, catarro u otra causa. Además, para prevenir su aparición aconsejan llevar una vida sana, realizar ejercicio físico de forma moderada, y tener una alimentación equilibrada. En cualquier caso, cuando las molestias leves de garganta ya han hecho acto de presencia, el tratamiento para afecciones virales consiste en analgésicos (paracetamol, ibuprofeno…) combinado con un antiséptico bucofaríngeo.

La magia del própolis

Existen diferentes opciones, entre ellas la toma de preparados farmacéuticos de origen natural, que pueden encontrarse en las farmacias en formas variadas (comprimidos, tabletas, sprays…). Aquí los productos estrella son el própolis y la echinácea.

Al própolis o propóleo, sustancia que elaboran las abejas melíferas para construir, reparar y proteger la colmena, se le atribuye una gama muy amplia de propiedades terapéuticas: antisépticas, antiparasitarias, bactericidas, fúngicas, digestivas, dermatológicas, y cicatrizantes. Rico en aminoácidos, vitaminas y minerales, entre sus principales componentes se encuentran flavonoides, ácidos fenólicos y ésteres, aunque su composición varía según el lugar de procedencia.

Diversos estudios deducen que el própolis posee efectos antiinflamatorios, hepatoprotectores, antimicrobianos, antivirales, antifúngicos, anestésicos y de regeneración tisular. Como medicina preventiva, puede ser igualmente útil en personas muy propensas a las afecciones irritativas en la garganta, ya que refuerza las defensas.

Los preparados fitoterapéuticos y los medicamentos homeopáticos también son muy recurridos en casos de procesos víricos con dolor de garganta. Por ejemplo, estudios de laboratorio han demostrado que la echinácea tiene numerosos efectos sobre las células del sistema inmunológico. Es utilizada para el resfriado, infecciones, dolores de garganta, tos y fiebre, y en general para aumentar las defensas del organismo.

Tendencia de consumo

golden honeycomb in the honey on the black table
golden honeycomb in the honey on the black table

Las formas farmacéuticas de estos preparados van desde colutorios, pasando por gargarismos y aerosoles, comprimidos, pastillas y tabletas. Mientras los colutorios y gargarismos ejercen una acción local sobre las mucosas de la zona oral y de la garganta (nunca deben ser ingeridos), los comprimidos y pastillas se ingieren tras disgregarse de forma paulatina, provocando un exceso de saliva beneficioso para la afección faríngea. Por su parte, los aerosoles poseen una fase interna líquida y una fase externa gaseosa, aplicándose en forma de nebulizaciones varias veces al día. Éstos últimos son muy útiles para los niños, a quienes les es difícil hacer enjuagues o gargarismos correctamente.

La venta de estos productos ha conocido incrementos notables en paralelo con la tendencia alcista del conjunto del segmento de Consumer Health. Con datos referidos a 2015, QuintilesIMS apuntaba crecimientos importantes del segmento de bucofaríngeos debido, sobre todo, a las grandes oscilaciones térmicas durante el pasado otoño; un otoño seco que favoreció los brotes de faringitis vírica y afecciones de garganta. Abusando de cifras, el mercado se situó en el orden del 13,8% en valores y del 7,8% en unidades, con las zonas centro y sur de la Península como principales motores (las peores, Levante y el norte del país).

Pequeños tips

Para prevenir el dolor de garganta, podemos adoptar una serie de medidas higiénicas, la mayoría de ellas de sentido común. Hay que lavarse las manos antes y después de manipular alimentos, usar pañuelos desechables, así como pañuelos y bufandas. Además, conviene mantener temperaturas regulares (sin grandes cambios) en los espacios en los que nos movamos, mantener un ambiente húmedo y templado, y ventilar las habitaciones para evitar el aire cargado.

Descansar las cuerdas vocales es tan importante como hacer uso de ellas. Se pueden hacer gargarismos con agua y sal, o con infusiones de tomillo, así como chupar caramelos duros de miel, malvavisco o limón.

FacebookTwitterGoogle+PinterestGoogle GmailCompartir