Pediatras valencianos advierten de los peligros de la alta contaminación en niños asmáticos

Un reciente estudio advierte de que el aire de los colegios de Valencia supera el límite de contaminación en la mayoría de los casos, lo que es perjudicial para la salud de los niños asmáticos valencianos

Pediatras valencianos advierten de los peligros de la alta contaminacin en ninos asmaticosLos pediatras valencianos advierten de los peligros de la alta contaminación para los niños asmáticos puesto que puede agravar sus síntomas y provocar su ingreso hospitalario. Con motivo del Día Mundial del Asma que se celebra el próximo 1 de mayo, la Sociedad Valenciana de Pediatría (SVP) recuerda que la alta contaminación de ciudades como la de Valencia, cuyos niveles han aumentado en el último año, causa numerosos problemas de salud, sobre todo en los grupos de población más vulnerables, como los niños. Así, un estudio reciente publicado en ‘Environment International’, realizado en Reino Unido, confirma que el 38% de los casos de asma infantil son atribuibles a la contaminación atmosférica.

Los últimos datos comprueban que los parámetros de contaminación de Valencia aumentaron durante 2017. Así, se incrementaron los contaminantes atmosféricos con una subida del 2,8% de óxido de nitrógeno (NO) y de dióxido de nitrógeno (NO2). Además, un reciente estudio realizado por la plataforma ‘València per l’aire’ ha comprobado como 19 de 21 colegios analizados en esta localidad exceden el nivel de NO2. “Este último es un gas tóxico, irritante, que provoca inflamación de las vías respiratorias y disminuye la función pulmonar, por lo que, en el caso de los niños asmáticos, que tienen una inflamación crónica de los bronquios, puede conducir a una exacerbación de los síntomas y provocar una crisis que requieran la visita a urgencias o incluso la hospitalización”, advierte el doctor Juan Carlos Juliá, miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Valenciana de Pediatría. De hecho, estudios epidemiológicos han comprobado que los síntomas en niños asmáticos aumentan en relación a una exposición prolongada a esta partícula.

Las principales fuentes de emisión de NO2 son los procesos de combustión (calefacción, generación de electricidad y motores de vehículos y barcos). “Sin duda, el más frecuente es el procedente del tráfico rodado. Los niños son más vulnerables al tener unos pulmones en desarrollo y al tener una altura más baja, pues es por encima del suelo donde más suelen concentrarse estos contaminantes”, subraya el doctor Juliá. Por ello es preciso, reclama, “que se instauren medidas que contribuyan a reducir la emisión de esta partícula, ya que, además de impedir que la población infantil asmática vea agravados sus síntomas, se evitaría el desarrollo de la enfermedad en muchos casos”.

El asma es la patología crónica más frecuente en la etapa infantil. De hecho, según diferentes estudios, en la Comunidad Valenciana afecta al 10% de los niños. “Los que más riesgo tienen de sufrirla son los que viven en ciudades debido a la contaminación”, afirma el doctor Juliá. Los síntomas más comunes del asma son la tos seca, las sibilancias o pitos y la disnea o dificultad respiratoria. “La exposición a aire contaminado puede estimular el bronquio ya dañado del niño con asma, exacerbar estos síntomas y provocarle un episodio agudo”, advierte.

Cómo prevenir

Una de las recomendaciones que lanza la SVP es procurar que los niños en general, y los niños asmáticos en particular, realicen actividades al aire libre siempre en contacto con la naturaleza. “Debemos fomentar la práctica de deporte en parques o hacer excursiones al campo, para contrarrestar los efectos nocivos de la contaminación atmosférica sobre la salud de sus vías respiratorias”, afirma el doctor Juliá.  Además, las familias deberán estar pendientes de las alertas y pronósticos para evitar en la medida de lo posible que estos niños pasen tiempo en el exterior, y sobre todo la práctica de actividades físicas. “También es recomendable que viajen con las ventanillas del coche cerradas y evitar el tabaquismo pasivo”, añade.

Por otro lado, en el caso de los niños asmáticos “es necesario que cumplan con el tratamiento preventivo indicado sobre todo en épocas de mayor exposición”, subraya.

FacebookTwitterGoogle+PinterestGoogle GmailCompartir