Todas las revistas en la HEMEROTECA »

La revista del canal farmacia

Claves para mimarse durante la menopausia

femme 40ans sourianteCuidarse y ser constante es importante para sentirse bien por dentro y por fuera. La menopausia es una etapa en la que no se debe renunciar a estar guapa.

La menopausia es un proceso fisiológico normal que implica la desaparición definitiva de la menstruación durante 12 meses consecutivos y sin una enfermedad que la provoque. Suele producirse en torno a los 50- 51 años de edad, aunque los antecedentes familiares y hereditarios son factores que influyen en el inicio de una etapa de la vida que se conoce como climaterio.

Según datos de la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM) la menopausia es una etapa que causa molestos síntomas al 75% de las mujeres en torno a los 45-50 años de edad. Eduardo González Zorzano, asesor médico de Laboratorios Cinfa, explica que “en torno a los 45 años, comienzan a producirse cambios en la fisiología de la mujer como resultado del cese de la función ovárica y de la transición del periodo reproductivo al no reproductivo”. Esto provoca una sintomatología característica y que indica la entrada en la premenopausia: sofocos, sudoración, fatiga, dolor articular, cambios en el estado de ánimo, irritabilidad, alteraciones del sueño, aumento de peso, etc.

Según González Zorzano, “hay mujeres que no perciben apenas sintomatología menopáusica, mientras que la mayoría padece estos trastornos durante un periodo de varios años, por lo que, al llegar a la edad madura, es importante cambiar su estilo de alimentación e incluso de ocio para adelantarse a futuros trastornos y asegurar que su calidad de vida no se deteriora”.

Ocho claves durante la premenopausia y la menopausia:

1. Fomentar la autoestima. Es importante afrontar estos momentos con una actitud positiva, desarrollando nuevas aficiones y dedicándose tiempo a una misma. Los bajones de ánimo son habituales, pero hay que recordar que se trata de una cuestión hormonal, y no dejarse llevar por ellos.

2. Hacer ejercicio físico moderado y regular. Hay que evitar el sedentarismo caminando entre media hora y una hora diaria o con otro tipo de actividades aeróbicas como el baile, el aerobic… Siempre de acuerdo a las posibilidades reales de cada persona. De esta forma, se mantiene la fuerza muscular y la salud cardiovascular, retrasando la aparición de posibles problemas.

3. Hábitos alimenticios saludables. En esta época de la vida existe una tendencia al aumento de peso y a la aparición de hipertensión arterial, colesterol alto y otras dolencias. No debe abusarse de la sal, hay que reducir el consumo de grasas y azúcares, y aumentar el de frutas, verduras y cereales. Así mismo, conviene moderar el consumo de alcohol, café y otras sustancias estimulantes.

4. Atención a los niveles de calcio. Puesto que con la menopausia aumentan las probabilidades de sufrir osteoporosis, los productos que contienen calcio, como los lácteos, son fundamentales para fortalecer los huesos.

5. Huir del tabaco: El tabaco puede adelantar el comienzo de la menopausia, por lo que hay que evitar fumar y, en la medida de lo posible, ser fumadora pasiva.

6. Realizar controles periódicos de tensión arterial, colesterol y glucosa. Para detectar a tiempo cualquier irregularidad al respecto.

7. Acudir a las revisiones ginecológicas. Para evitar los problemas típicos de esta etapa, es imprescindible un control ginecológico periódico. El médico valorará la severidad de los síntomas y los posibles tratamientos.

8. Especial atención a la retención de líquidos y al envejecimiento de la piel. Durante la menopausia, es habitual sufrir también estos problemas paralelos. Una correcta alimentación, el ejercicio, las terapias de compresión y tratamientos faciales adecuados pueden ayudar a disminuir estos inconvenientes.

Claves contra la retención de líquidos
Uno de los problemas más característicos de la menopausia es la retención de líquidos. Como explica el doctor González Zorzano, “este trastorno consiste en la acumulación de agua en el organismo. Los principales síntomas son hinchazón de piernas, tobillos y abdomen, aumento de peso, sensación de pesadez y bolsas en los ojos”.

Hay alimentos que favorecen la retención de líquidos, por lo que debemos evitarlos. “La mantequilla, el tocino, el embutido, los productos de bollería o las palomitas contienen grasas saturadas que hacen que la sangre sea menos líquida y que aumentemos de peso. Por su parte, las frutas, verduras, legumbres y hortalizas contienen potasio, una sustancia que ayuda a eliminar los líquidos a través del riñón, por lo que sí
resultan recomendables”, indica.

Consejos para el cuidado de la piel

Por otro lado, los cambios hormonales propios de la menopausia también conducen a un envejecimiento
acelerado de la piel, debido, como explica González Zorzano, “a una pérdida de su grosor y a una reducción extrema del colágeno (puede disminuir hasta un 30%). Se pierde firmeza y aparece flacidez -sobre todo
en los contornos del rostro-, surgen más arrugas y más marcadas, y aparece sequedad intensa”.

Como recomendaciones para influir en los factores externos que contribuyen a este problema, el asesor médico del laboratorio señala que “debemos evitar la sal, el tabaco y el estrés para disminuir los radicales libres que dañan la piel; tomar más cereales, pan, arroz y pasta, porque otorgan brillo y energía; es recomendable incorporar grasas insaturadas a la dieta, ya que con su aporte de micronutrientes la piel se encontrará más fina y tersa; y comer tres frutas al día, mejor frescas y enteras. Así mismo, no hay que olvidar limpiar e hidratar la piel diariamente y, muy importante, tomar el sol con precaución. Es suficiente con exponer el rostro y los brazos unos 15 minutos”. Debemos evitar la sal, el tabaco y el estrés para disminuir los radicales libres que dañan la piel.

Eduardo González Zorzano,
Asesor Médico de Laboratorios Cinfa