Todas las revistas en la HEMEROTECA »

La revista del canal farmacia

La incontinencia en los hombres, un tabú

ejercicios-de-suelo-pelvico-para-el-hombrePrácticamente uno de cada diez hombres experimenta problemas de incontinencia, lo que equivale a 1,4 millones de hombres españoles o, lo que es lo mismo, el 7% de la población española masculina. Si bien hay que decir que con la edad se agrava este problema, afectando a más del 50% de las personas mayores de 65 años.

Es previsible que el número de hombres mayores de 50 años con incontinencia aumente a medida que la población envejece. Por ello, los especialistas insisten en la necesidad de una mayor concienciación sobre esta patología, pues no sólo afecta al paciente, sino también a su entorno. La necesidad de orinar con más frecuencia, normalmente por la noche, la dificultad para empezar la micción, un flujo débil y la sensación de que la vejiga no se ha vaciado por completo, son algunas de los síntomas que tienen los hombres con pérdidas de orina.

Según diversas encuestas, el 50% de los hombres con más de 50 años experimenta problemas de próstata, lo que puede deberse a la extirpación de la propia próstata por cirugía, que altera la forma de almacenar la orina. La incontinencia tiene un impacto en la calidad de vida de los hombres en su vida profesional: uno de cada cinco hombres reconoce que sufrir incontinencia afecta a su capacidad para trabajar, así como a sus actividades sociales, sus relaciones sexuales, el disfrute de la vida y el descanso diario, según señala el estudio europeo.

Casi el 50% de los hombres encuestados contestaron que sus problemas de vejiga tienen además un efecto negativo sobre el sueño, al igual que para las mujeres, por lo que es recomendable la realización de ejercicios para fortalecer el suelo pélvico, así como un entrenamiento vesical programado y el uso de productos especializados en la incontinencia.

Tratamiento

El tratamiento debe ser los más individualizado posible, teniendo en cuenta las causas, el tipo de incontinencia urinaria, así como las circunstancias de cada paciente, sus preferencias y sus expectativas. Dado que la pérdida de orina es un problema infradiagnosticado, el primer objetivo ha de ser su detección.

Si se producen escapes involuntarios de orina, el paso siguiente debería ser poner en marcha una serie de pruebas diagnósticas realizadas por un profesional sanitario para conocer el tipo de incontinencia.

El tratamiento consiste en:
• Revisión de los hábitos de vida.

• Entrenamiento del suelo pélvico.

• Entrenamiento vesical (vaciamiento programado).

• Productos sanitarios para la incontinencia: como los absorbentes que tienen como objetivo el bienestar y confort de la persona.

• Tratamiento farmacológico. Medicamentos del tipo antimuscarínicos y alfabloqueantes.

Fuente: Observatorio Ncal. de la Incontinencia