Entrevista a César Varela (COFM) sobre fitoterapia en farmacias

César Valera es el vocal representante de plantas medicinales del Colegio de Farmacéuticos de Madrid. Además, es el encargado de la farmacia Puerta de Atocha. Valera es uno de los farmacéuticos que llevó a cabo el año pasado una campaña organizada por el Colegio de Farmacéuticos de Madrid sobre el uso correcto de la fitoterapia

César Varela, en su farmacia
César Varela, en su farmacia

El uso de plantas medicinales se remonta al siglo XIX, pero desde hace unos 25 años ha surgido un gran interés por parte de los farmacéuticos en el estudio y uso de la fitoterapia. César Valera habla con “farmanatur” del crecimiento que ha experimentado esta rama y ofrece consejos a los farmacéuticos y usuarios de farmacia para un buen uso de la misma.

  • ¿Qué papel juega la Fitoterapia en el sector farmacéutico?

La Fitoterapia siempre ha estado ligada a la labor del farmacéutico como experto del medicamento y la farmacología vegetal es la base de nuestra moderna farmacología y, aún hoy, muchos fármacos y moléculas de síntesis, se basan en principios activos extraídos de las plantas medicinales. Desde hace unos 25 años, ha resurgido un gran interés por parte de la profesión farmacéutica por retomar el uso terapéutico de muchas plantas tradicionales debido a su seguridad y eficacia, y por la multitud de estudios científicos que avalan su efectividad. Cada vez hay más laboratorios farmacéuticos industriales tradicionales que abren una línea dedicada exclusivamente a medicamentos naturales, así como complementos naturales.

  • El año pasado el Colegio de Farmacéuticos de Madrid llevó a cabo una campaña para informar a través de las farmacias y los centros de salud sobre el uso correcto de la fitoterapia que sigue su curso este 2019. ¿En qué consiste?

Esta campaña tiene como objetivo la divulgación del uso adecuado de las plantas medicinales, dirigida tanto a profesionales sanitarios como los médicos y los farmacéuticos, y en una segunda etapa, hacia los medios de comunicación (como así se hizo), y también y lo más importante, a los pacientes y consumidores en general, para que se conciencien que las plantas medicinales son seguras y eficaces pero deben de consultar a un profesional sanitario formado antes de tomarlas, (sobre todo en pacientes polimedicados, embarazadas, niños y personas mayores, ya que las plantas también tienen principios activos y actividad farmacológica). Por un lado, seguimos formando a los médicos y enfermeros de los centros de salud de la comunidad de Madrid en seminarios de 5 horas, (para formar en farmacología vegetal, plantas más utilizadas, interacciones etc.), con más de 250 profesionales ya formados. Y seguiremos este curso que viene.

  • ¿Qué mensajes tienen que dar los profesionales a los usuarios con respecto al uso de la fitoterapia?

Que es una parte de la medicina con una tradición de uso de muchos años, con una eficacia probada y contrastada y, por lo general, con margen de seguridad mayor que los medicamentos de síntesis, por eso el interés creciente de la población en utilizarlas para multitud de patologías, es decir, además de ser efectivas, son más seguras y con menos efectos secundarios que otros medicamentos. Lógicamente, desde el sector farmacéutico, aconsejamos utilizar aquellas plantas medicinales que aparecen en las bases de datos de ESCOP (European Scientific Cooperative On Phytotherapy) y farmacopeas para asegurarnos que tienen demostrado su utilidad terapéutica y estudios científicos publicados. Suelen ser siempre plantas medicinales con una tradición de uso mínima de 30 años, o 15 si es en la comunidad europea, y siempre adquirirlos en Oficina de Farmacia, preferiblemente o en establecimientos acreditados. Y como farmacéuticos, las aconsejamos en el mostrador para patologías menores, pero siempre derivando al médico cuando así lo creemos necesario.

  • ¿Cree que el sector farmacéutico (profesionales) acepta bien este tipo de soluciones o existen algunos recelosos?

Si hablamos de farmacéuticos con la vocación que supone saber que te vas a dedicar al estudio, elaboración y consejo del medicamento, y siendo conscientes que en nuestra formación académica universitaria -estudiamos varias asignaturas relacionadas con el reino vegetal y su utilización terapéutica-, es raro encontrar a algún compañero que sea receloso del uso y consejo de plantas medicinales, ya que es una de las partes más genuinas de nuestra formación y profesión.

  • ¿Qué les diría a aquellas personas que no entienden la fitoterapia o que no creen en que pueda ayudar a las personas?

Que consulten a un experto; es la mejor forma de entender algo, o confiar en la eficacia de ese tema en concreto. No hablamos de creencias, hablamos de farmacología, de botánica, de principios activos ampliamente estudiados y donde la industria farmacéutica del sector también ha evolucionado muchísimo con nuevas formas farmacéuticas, fórmulas novedosas, composiciones innovadoras que se adaptan a las nuevas demandas y necesidades de los pacientes, o los médicos especialistas, que también acuden, cada vez más, a estos tratamientos por su seguridad y eficacia. En muchos casos son tratamientos complementarios incluso necesarios para no pautar al paciente más fármacos de síntesis, que agravan en muchas ocasiones el estado de salud del paciente por las interacciones a la que están sometidos tantos enfermos crónicos. Es un gran problema actual en nuestro sistema sanitario, los efectos iatrogénicos de los medicamentos y la polimedicación a la que están sometidos tantos pacientes. Por ese motivo, cada vez se aconseja complementar un tratamiento con medicamentos a base de plantas medicinales.

  • ¿Cómo reaccionan los usuarios de la farmacia a la venta o recomendación de productos de fitoterapia?

En general muy bien, incluso lo demandan cada vez más, teniendo en cuenta que hay un perfil de consumidor-paciente que está muy saturado de tomar “tanta pastilla y sus efectos secundarios…” y que prefieren tratarse de forma natural; hablamos de deportistas, vegetarianos, gente que se cuida mucho en general. El intrusismo es el gran problema en estas áreas, debido a la creciente demanda, todo el mundo se apunta al carro, y eso desprestigia al sector y pone en peligro la salud de los pacientes. Por eso, siempre aconsejamos consultar a un experto y adquirir plantas medicinales en la farmacia siempre que se pueda. Cada vez se demanda más, recuerdo cuando comencé a trabajar en oficina de farmacia hace 27 años, cómo en esa época, como mucho teníamos un mueble con cuatro referencias, y actualmente cualquier farmacia tiene varios metros de lineales y secciones dedicadas exclusivamente a medicamentos de origen natural, que como decíamos anteriormente, han crecido en su prestigio, por la seguridad que transmiten estos tratamientos y porque ocasionan menos daños a nuestro organismo.

  • ¿Desde cuándo se utiliza la Fitoterapia en la farmacia en España?

En principio desde siempre, ya que hasta mediados del siglo pasado, muchos tratamientos se elaboraban en la farmacia como fórmulas magistrales (que también de unos años para acá se ha incrementado su demanda y elaboración en las farmacias), y estos preparados estaban constituidos en muchos casos de extractos de plantas, pero con la llegada del medicamento industrial, quedó relegado a un segundo plano. Pero desde hace 20-25 años su demanda, uso y fabricación ha crecido de forma exponencial en España, donde, aunque no llegamos a los niveles de otros países de nuestro entorno europeo, en los que la gente se trata aún mucho más con fitoterapia, estamos muy contentos con esta evolución en España.

  • ¿Es entonces optimista respecto al futuro de la Fitoterapia en España?

Como decía, somos muy optimistas, debido a la creciente demanda por parte de la población y los pacientes, también por una parte de la clase médica que valora estos tratamientos y que cada vez se forman más y mejor, y porque la industria farmacéutica ha visto en estos medicamentos una gran oportunidad de ofrecer otra herramienta terapéutica, adaptada a las exigencias de la población, también del sector de la oficina de farmacia y ¿por qué no?, una oportunidad de negocio ofreciendo unos productos con las mismas garantías técnicas, galénicas y legales que cualquier otro medicamento. Y eso es hablar de calidad y, además de eso, si encima contamos con un profesional formado detrás de cada consejo, eso fideliza y da prestigio a la oficina de farmacia. Quizás falta más formación a los médicos, que son los que no tienen ninguna asignatura en sus estudios universitarios, y tienen que formarse después, no habiendo oferta para ellos. El marco ideal sería una regulación más estricta en otros canales de venta, donde se ofrecen en muchas ocasiones productos sin ninguna garantía ni legal ni sanitaria, hay un gran vacío legal en otros canales, y eso muchas veces pone en riesgo la salud de la población. También la venta por internet de productos naturales constituye un gran peligro, ya que abundan los fraudes, y productos adulterados, y ahí, las administraciones tienen mucho trabajo por hacer.

FacebookTwitterPinterestGoogle GmailCompartir