Todas las revistas en la HEMEROTECA »

La revista del canal farmacia

La importancia de la autoinspección en la oficina de farmacia

Dentro de la Atención Primaria, las oficinas de farmacia constituyen el primer punto de acceso al que el paciente acude en caso de que necesite resolver alguna duda sobre su salud

Diseño sin títuloCon esta jornada de carácter práctico, la asesoría Asefarma cerró el pasado martes el ciclo de cursos y jornadas del primer semestre del año llegando a la conclusión de que el farmacéutico es el profesional sanitario más accesible de nuestro Sistema.

Entre las funciones de este profesional se encuentran, además de la adquisición, conservación, custodia y de dispensación de medicamentos, otras más enfocadas a garantizar el uso racional del mismo y el de ofrecer un consejo profesional certero para dar solución a las dolencias que el paciente le consulta. Su labor no es tan simple. Por ello, el control y la garantía de que todo en la farmacia funciona de manera correcta, es fundamental.

Bajo esta apreciación se desarrolló la jornada sobre autoinspecciones en las oficinas de farmacia que Asefarma organizó en el Centro de Estudios Financieros de Madrid (CEF.-) y que contó con la ponencia de Adela Bueno, responsable del departamento Jurídico de la asesoría.

Bueno explicó, citando algunas referencias de la normativa sanitaria y de la Comunidad de Madrid, que las funciones, actos y servicios que se desarrollan dentro de las oficinas de farmacia, se deben producir bajo la dirección, responsabilidad, vigilancia y control directo de un farmacéutico. “Precisamente para evitar que con motivo del ejercicio de la actividad se incurra en responsabilidad profesional por el farmacéutico, es recomendable la realización de autoinspecciones periódicas por el farmacéutico que, sin duda, le permitirán tener al 100% todo a punto en caso de que la farmacia reciba la visita por sorpresa de un inspector de Sanidad”.

Para ello, se facilitó a los asistentes un sencillo check list que de ahora en adelante permitirá al farmacéutico puntear que todo lo referente a las condiciones de temperatura, humedad y luz, conservación y dispensación de estupefacientes o caducidades (entre otros aspectos) se cumplen y mantienen adecuadamente dentro de la oficina de farmacia.

Venta online de medicamentos, publicidad y otras actividades

Durante la jornada, la responsable del departamento Jurídico de Asefarma hizo un breve repaso a los puntos que el farmacéutico debe tener en cuenta para poner en marcha acciones de venta online en su oficina de farmacia. Una actividad recientemente regulada en toda España, pero que parece que no está teniendo los resultados previstos en el momento de su arranque.

Adela Bueno recordó también que en un intento por convertir la farmacia en un espacio para la promoción de la salud y la prevención de enfermedades, “el farmacéutico en ocasiones presta servicios que –en aras de ofrecer al cliente un valor añadido– distan mucho de estar permitidos”. Es el caso de servicios como “fisioterapia, podología, pilates, estética… que algunos profesionales ofrecen en un mal entendido concepto de la Farmacia como espacio de salud”.

En este caso, el farmacéutico deberá tener en cuenta que “el Director Técnico Propietario de la oficina de farmacia es el único responsable de cuantas actividades sean desarrolladas en su establecimiento y del resultado de las mismas. Y dicho de otro modo, no se deberá prestar al usuario ningún servicio para el cual no esté habilitado legalmente el titular de la farmacia”.

Para finalizar, los asistentes pudieron preguntar algunas dudas acerca de la responsabilidad profesional del farmacéutico o sobre cómo actuar en caso de producirse en la farmacia una inspección de Sanidad.