La antigua farmacia de la Reina Madre se renueva por completo

Seis meses de intensas reformas para ofrecer al usuario una experiencia mejor, pero sin perder su esencia. Entre las modificaciones de la antigua Farmacia de la Reina Madre, ubicada en la calle Mayor 59 de Madrid, está la ampliación de espacio de dispensación al público.

Ver reportaje en PDF

reina madre“Burla burlando apuré en mi corta enfermedad, tantos diascordios había en la botica famosa de la Reina Madre”, cantaba ya en el año 1822 el poeta Manuel Eduardo de Gorostiza y Cepeda. La antigua Farmacia de la Reina Madre tiene una historia muy valiosa para Madrid. Fue creada en el año 1578 por un alquimista veneciano, y fue la botica real durante décadas. De hecho, el rey Felipe V le  dio el escudo oficial y  el nombre de Reina Madre se  le concede en alusión a una de sus esposas, Isabel de Farnesio, madre del rey Carlos III.

La botica destacó en el siglo XIX por la organización de tertulias en las que participaron personalidades tan destacadas como Benito Pérez Galdós, uno de los mejores representantes de la novela realista en España. En el año 1913 fue reconstruida por el arquitecto español Carrasco Muñoz Encina.

La Real Botica es un museo que ate sora documentos y objetos de gran valor histórico, entre los que cabe destacar libros antiguos y 1.600 rece tas antiguas, una de ellas a nombre de Miguel de Cervantes. En su interior se conserva una colección de más de 300 tarros hechos en porcelana y cristal del siglo XVI y numerosos albareros y pildoreros de cerámica azul y blanca. Asimismo, se puede ver un pasadizo que conectaba directamente con el Palacio Real.

“Es un orgullo poder ser el titular del comercio más antiguo de Madrid, además de ser la farmacia por excelencia de todos los farmacéuticos es pañoles. Es una farmacia que se estudia en la Facultad de Farmacia y hay miles de trabajos basados en ella”, así lo defiende José Daniel Jiménez Pozanco, farmacéutico titular de la Antigua Farmacia de la Reina Madre.

SEIS MESES DE ARDUA RESTAURACIÓN

El titular de la farmacia explica que se ha llevado a cabo una restauración completa de la farmacia, respetando las estrictas normas de Patrimonio Nacional, ha ampliado su zona de atención y ha colocado un sistema robótico BD RowaTM en el sótano dispensando a los mostradores a través de un ascensor y tecnología de transporte ocultos a la vista. “Hemos restaurado prácticamente toda la farmacia, hemos instalado un robot en la planta de abajo, lo que nos permite ganar espacio arriba”, explica Jiménez.

“Hemos metido mobiliario discreto para que no quitara protagonismo a lo antiguo, por lo que se distingue perfectamente de lo moderno. Por otro lado, hemos pasado de tener 30 metros cuadrados de dispensación al público a unos 70 que tenemos actualmente. El robot lo hemos integrado en el mobiliario de la farmacia de tal forma que no se ve en ningún momento”, añade.

Y afirma: “Hemos instaurado el sistema de iluminación, es especial porque es una luz diseñada para jugar con las luces y sombras y que en ningún momento molesten al cliente mientras están viendo los productos y la farmacia en general. Aparte hemos instaurado el robot y los cajones de autocobro”.

En cuanto a los beneficios de la instalación del robot de la empresa de soluciones BD Rowa, el titular de la farmacia Reina Madre explica que en su caso lo que les ha dado principalmente es “la optimización del espacio, como ya te comenté hemos pasado de  30 a unos 70 metros cuadrados en la dispensación al público”. Y añade: “nos hace ganar tiempo en la dispensación al público y nos permite tener un mayor control de stock y caducidades”.

La farmacia tiene entre manos proyectos futuros encaminados a mejorar la experiencia del usuario. “Siempre estamos pensando cómo mejorar los servicios a nuestros clientes, pero desgraciadamente con el tema de esta pandemia, está todo parado. Más adelante le daremos un impulso con una página web y alguna cosilla más”, asegura Jiménez.

“LA CRISIS DEL CORONAVIRUS HA SIDO DURA”

Jiménez no quiere dejar de recordar el esfuerzo que han llevado a cabo todos los farmacéuticos durante la crisis del coronavirus: “Estos últimos meses han sido de los peores en nuestra profesión, creo que hemos vivido una pandemia que jamás podíamos imaginar. Hemos vivido unos meses de gran cantidad de  trabajo y no por cantidad si no por calidad. Hemos tenido que hacer un servicio a domicilio, ya que la gente te nía miedo a salir de casa”.

Y continúa: “tenemos que dejar claro que nuestra profesión ha sido una de las primeras líneas de batalla contra el  virus, ya  que mucha gente por miedo a ir a centros de salud y hospitales, venían a la farmacia a pedir consejo, y muchos de estos pacientes estaban contagiados sin saberlo ni ellos ni nosotros. Hemos hecho nuestro trabajo lo mejor que hemos podido y cabe recordar que no hemos tenido los medios adecuados para poder realizar nuestra profesión de manera segura y de hecho una cantidad elevada de compañeros han caído enfermos y algunos han perdido la vida ejerciendo su profesión”, lamenta el titular de la farmacia.

“Creo que como todos los compañeros, hemos vivido con preocupación por nuestros seres queridos, donde incluimos a todos nuestros clientes, que al  final pasan a ser parte de nuestra familia. Con la valentía y orgullo de saber que somos Sanitarios y que nos hemos formado para esto, asumiendo que tenemos y debemos ser una de las primeras líneas de batalla y proteger a nuestros clientes lo mejor que podamos. Y con la esperanza de que todo esto pase y volvamos a la normalidad, sin tener que lamentar la pérdida de ningún ser querido. No puedo cerrar la entrevista sin mencionar  a esos compañeros que han perdido la vida haciendo su trabajo. DEP compañeros”, concluye.

 

FacebookTwitterPinterestGoogle GmailCompartir