SEFAC reitera la disposición de los farmacéuticos a colaborar en la realización de test para la detección del SARS-CoV-2

SEFAC tiene desarrollado desde el mes de mayo un plan de formación destinado a sus asociados para la realización en farmacias de test de detección de la COVID-19 con alta especificidad y sensibilidad

test covid 15 septLa Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC) reitera a las autoridades sanitarias (Ministerio de Sanidad y Consejerías de las distintas comunidades autónomas) la disposición de los farmacéuticos comunitarios a colaborar, de forma coordinada con el resto de profesionales sanitarios, en la realización de test para la detección precoz de pacientes con COVID-19. SEFAC ya presentó en marzo, al comienzo de la pandemia, distintas propuestas para mejorar el abordaje de la pandemia con la colaboración de las farmacias comunitarias, entre ellas la posibilidad de participar en los cribados mediante la realización de test de alta especificidad y sensibilidad para la detección del SARS-CoV-2.

De hecho, SEFAC ha llevado a cabo desde el mes de mayo un plan formativo específico para la realización de este tipo de test en las farmacias comunitarias españolas. Jesús C. Gómez, presidente de SEFAC, señala al respecto que “los farmacéuticos comunitarios pueden realizar una labor asistencial muy útil en este ámbito en colaboración con las autoridades sanitarias y el resto de profesionales; estamos preparados y, además, las farmacias no son ajenas a la realización de pruebas de este tipo, ya que, en otros ámbitos, como puede ser el del VIH, se están haciendo pruebas de detección desde hace mucho tiempo con muy buenos resultados”.

Además, esta reivindicación de SEFAC está en línea con la que han manifestado otras organizaciones del sector e, incluso, otros profesionales sanitarios. En este sentido, también el

pasado mes de mayo, SEFAC junto con las sociedades médicas de atención primaria SEMERGEN y SEMG publicó un documento de consenso titulado COVID-19: problemas y soluciones en atención primaria y farmacia comunitaria, entre cuyas conclusiones se mencionaba la necesidad de emplear todos los recursos disponibles en el Sistema Nacional de Salud (SNS) para el cribado de la población susceptible de tener coronavirus SARS-CoV-2 y ya entonces médicos y farmacéuticos recalcaban en este documento que la red de farmacias, junto con los centros de salud, debería estar incluida entre los establecimientos con ca­pacidad para hacer estos cribados de forma protocolizada y coordinada.

Además, SEFAC recuerda que desde que comenzó la pandemia los farmacéuticos comunitarios están llevando una labor ímproba en materia de prevención y educación para la salud, resolución de consultas en síntomas menores, dispensación con entrega de medicamentos a domicilio y otras muchas actividades que no podrían haberse llevado a cabo sin el concurso de este colectivo ante las dificultades que están viviéndose a diario en los centros de salud y en los hospitales para atender presencialmente a muchos pacientes, en especial los más vulnerables (crónicos, polimedicados, etc.).

Por último, SEFAC pide a las autoridades que reflexionen sobre la necesidad de hacer un mejor aprovechamiento de la red de farmacias (22.000 establecimientos y 50.000 profesionales) para su inclusión en las estrategias y protocolos de abastecimiento, prevención, detección, derivación y tratamiento de síntomas de las infecciones por la COVID-19, siempre en coordinación con el resto de las estructuras asistenciales de los Servicios de Salud de las comunidades autónomas. Vicente J. Baixauli, vicepresidente de SEFAC, añade que “la situación sigue siendo muy preocupante” y concluye que “no hay que olvidar que pronto comenzará la temporada de gripe, por lo que es necesario que las autoridades sanitarias cuenten con todos los recursos disponibles a su alcance y los farmacéuticos comunitarios somos uno de ellos”.

FacebookTwitterPinterestGoogle GmailCompartir