Ausencias en el trabajo a causa de problemas oculares

Las personas que trabajan por cuenta ajena son las que más incidencias tienen; el 22% frente al 16% que trabajan como autónomos. Además, las ausencias laborales son significativamente superiores entre quienes tienen problemas de retina o mácula (43%)

secretary-2199013_640El 17% de los trabajadores afirma que ha tenido que faltar al trabajo por problemas con de vista. Esto es lo que se desprende del Estudio de Problemas Visuales y Salud Laboral elaborado por Clínica Baviera con el que se busca conocer en qué medida influyen los problemas visuales en la actividad laboral de las personas, analizando qué problemas afectan en su trabajo (generando bajas y/o absentismo laboral).

Si analizamos los datos, se observa que por sexo la incidencia es casi igual entre hombres y mujeres (17,1% y 17,4% respectivamente). Mientras que, al segmentarlo por edad, las personas entre los 35 y 54 años han tenido más problemas visuales que les han impedido trabajar (21,6%).

Trabajadores por cuenta ajena, los más afectados

Los datos reflejan el porcentaje de la población que ha faltado a su puesto de trabajo debido a problemas con la vista. En este sentido, las personas que trabajan por cuenta ajena son las que más incidencias tienen; el 22% frente al 16% que trabajan como autónomos.

Otro de los datos destacables que ha arrojado el estudio es que las ausencias laborales son significativamente superiores entre quienes tienen o han tenido alguna patología y, en especial, entre quienes tienen problemas de retina o mácula (43%), astigmatismo (27%) y miopía (26%). Cabe señalar que aquellos que trabajan al aire libre tienen más predisposición a tener ausencias laborales relacionadas con la visión. “En los puestos de trabajo al aire libre o en aquellos en los que se desarrollan actividades manuales (carpinteros, albañiles, soldadores, pintores, etc.) es recomendable el uso de gafas de protección para evitar que entre cualquier cuerpo extraño en el interior del ojo. Además, conviene protegerse de las sustancias irritantes que pueden estar presentes en los ambientes industriales ya que también afectan a la salud visual”, indica Fernando Llovet, director médico de Clínica Baviera.

Conjuntivitis, la causa más común

Respecto a los que tuvieron algún problema visual y no pudieron trabajar, un 8% fue por sufrir conjuntivitis; un 4,8% lo habría hecho por dolores de cabeza producidos por la vista; un 4% habría faltado a su trabajo a causa de los orzuelos, y otro 4%, por la introducción de un cuerpo extraño.

Si analizamos en detalle los resultados, entre quienes han tenido que faltar al trabajo por los problemas mencionados, un 42% lo habrían hecho en dos ocasiones; y un 11% ha superado tres días de ausencia por problemas relacionados con los ojos o la vista.

Por ello, Clínica Baviera ofrece algunas recomendaciones para evitar estos problemas que afectan a la vida laboral:

  • Mantener una correcta distancia con la pantalla del ordenador. Debe colocarse paralela al plano de los ojos y a una distancia de 50 centímetros de la cara. Se deben evitar los reflejos y regular correctamente el enfoque de la pantalla.
  • Descansar la vista cada hora mirando a lo lejos durante un par de minutos. Para ello es recomendable mirar por una ventana y variar el enfoque mirando hacia el horizonte. Además, de parpadear e hidratar los ojos con frecuencia.
  • Buena iluminación. Lo ideal es trabajar con luz natural siempre que esté regulado el flujo lumínico para que se adapte a las condiciones de confort. En el caso de las oficinas con luz artificial es recomendable el uso de luz blanca y evitar los focos trasparentes. La disposición de las luces también se debe tener en cuenta, ya que se debe evitar que la luz alumbre directamente en los ojos.
  • Temperatura, ventilación y humedad son fundamentales para el confort ambiental de la oficina. El aire debe renovarse periódicamente evitando las corrientes de aire y los cambios bruscos de temperatura para que los ojos no se resequen.
  • En el caso de padecer conjuntivitis, es recomendable acudir al oftalmólogo para que determine cuál es su origen, qué tipo de conjuntivitis se padece y facilite el tratamiento médico más oportuno.

 

FacebookTwitterPinterestGoogle GmailCompartir