Fitoterapia para prevenir infecciones urinarias

La fitoterapia se erige en una de las mejores armas para luchar contra las infecciones del tracto urinario. Plantas como la gayuba, ortosifón, hibisco o arándano rojo, ayudan a prevenir y evitar recaídas

fitoterapiaLas infecciones del tracto urinario (ITU) son las enfermedades más frecuentes del aparato urinario. Este problema de salud lo puede padecer cualquier persona a cualquier edad, aunque es mucho más frecuente en mujeres, ya que poseen una uretra más corta, y su incidencia aumenta con los años. Se calcula que una de cada cinco mujeres, padecerá al menos una infección urinaria en su vida, posiblemente entre los 20 y los 40 años. Además, para un número importante de personas, las ITU suelen ser un problema recurrente que les causa importantes molestias.

Las vías urinarias normalmente no contienen gérmenes. Estos pueden llegar desde la zona perianal y genital y ascender por la uretra hasta la vejiga, causando cistitis (infección de la vejiga) o uretritis (infección de la uretra), lo que se conoce como infección de vías urinarias bajas. Los gérmenes pueden llegar al riñón causando una pielonefritis o infección de vías urinarias altas, de mayor gravedad que las que afectan a la vejiga o la uretra.
Determinadas situaciones y hábitos de vida pueden facilitar la aparición de estas infecciones como, por ejemplo, enfermedades que cursen con obstrucción del flujo de orina como la existencia de cálculos, personas con sondas o catéteres, diabetes, situaciones fisiológicas especiales como el embarazo o la menopausia, y hábitos de vida como el uso de tampones, diafragma, relaciones sexuales…

La causa de estas infecciones es principalmente bacteriana, siendo Escherichia coli la bacteria responsable de más del 80% de los casos, aunque también puede estar causada por virus, hongos o parásitos. Las ITU provocan manifestaciones clínicas muy variadas que abarcan desde estados asintomáticos, hasta casos graves de pielonefritis.

Los síntomas más comunes son necesidad frecuente y urgente de orinar, escozor o quemazón en la uretra al hacerlo, orina turbia incluso con sangre, dolor al orinar o al mantener relaciones sexuales, dolor en el costado o la espalda y fiebre.

El tratamiento utilizado es antibiótico, sin embargo, el hecho de que cada vez aparezcan más resistencias a estos fármacos, los efectos secundarios que pueden producir y que no son efectivos para prevenir esta patología, hace que cada vez sean más las personas que buscan una alternativa natural, que pueda utilizarse bien como coadyuvante en su tratamiento, o bien como preventivo para evitar recaídas. Beber al menos dos litros de líquidos al día, evitar aguantar las ganas de orinar, limpiar la zona anal y vaginal de delante hacia atrás y orinar después de las relaciones sexuales, son una serie de medidas sencillas que podemos llevar a cabo para prevenir la enfermedad.

  • El arándano rojo (Vaccinium macrocarpon) por su contenido en antocianinas y proantocianos es un potente antibacteriano, que puede ser utilizado tanto para tratar, junto con los fármacos prescritos por el médico si fuera necesario, como para prevenir las ITU, puesto que estas moléculas impidenla adhesión de microorganismos a las células del tracto urinario. Su contenido en flavonoides además le aporta propiedades diuréticas.
  • Las flores del hibisco (Hibiscus sabdariffa) también poseen flavonoides con propiedades antibacterianas y una potente acción antifúngica, sobre todo frente a Candida albicans. Recientes estudios han puesto de manifiesto que el empleo conjunto de ambas plantas ejerce una acción sinérgica, potenciando el efecto deseado. Estas plantas además, hibisco y arándano, tienen la capacidad de acidificar la orina lo que impide el desarrollo de gérmenes.
  • La gayuba (Arctostaphylos uva-ursi) es una planta rica en arbutósido que, tras ser hidrolizado por la flora bacteriana genera principios activos antisépticos para las vías urinarias. También contiene flavonoides con propiedades diuréticas. La sumidad florida de la vara de oro (Solidago virgaurea L.) contiene flavonoides y saponósidos a los que se atribuyen sus propiedades diuréticas, antiinflamatorias y espasmolíticas.
  • El ortosifón (Orthosiphon stamineus Benth) es una planta de reconocidas propiedades diuréticas, debidas a la acción conjunta de sus constituyentes, entre los que destacan sales potásicas, ácidos fenólicos y flavonoides. También posee actividad antibacteriana.

(Dpto. Médico Pharmasor)

FacebookTwitterPinterestGoogle GmailCompartir