La ministra Carcedo inaugura Inforsalud 2019

La ministra señala que sin las nuevas tecnologías de la información “sería impensable” el mapa de la interoperabilidad en España

carcedo-sanidad“Valoro especialmente la contribución de la tecnología digital a que el Sistema Nacional de Salud (SNS) sea una organización más eficaz, mantenga un alto nivel de calidad y aproveche todos los márgenes de eficiencia en la utilización de los recursos públicos”, ha señalado la ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo, durante la inauguración del XXII Congreso Nacional de Informática de la Salud 2019.

Tras destacar que el SNS es uno de los más importantes elementos de cohesión social, Carcedo ha trasladado a los asistentes que las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación “son esenciales” para mejorar el funcionamiento de los sistemas de salud.

La ministra ha puesto como ejemplo el mapa de la interoperabilidad en España, “que es ya un hecho gracias al esfuerzo de todas las comunidades autónomas, independientemente de su color político, y del Ministerio. Sin las nuevas tecnologías de la información esto sería impensable”.

María Luisa Carcedo ha recordado que en 2006 el Ministerio de Sanidad puso en marcha la interoperabilidad formada por el sistema común de identificación personal, la historia clínica y la receta electrónica.

“Ayer se cerró por fin ese ciclo”, ha subrayado la ministra, tras la reciente certificación de la Comunidad de Madrid por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social para que pueda iniciar la puesta en marcha del servicio de receta electrónica. “Y lo hemos hecho con el concurso de todos los gobiernos autonómicos y el ámbito profesional sanitario”. Más de 30 sociedades científicas del campo de la salud, del derecho sanitario y la bioética, así como la sociedad civil, han participado en este proyecto.

Estos tres elementos (sistema común de identificación, historia clínica y receta electrónica) contribuyen a la calidad asistencial, facilitan el acceso a los servicios y prestaciones sanitarias, favorecen una gestión racional de los recursos y vertebran al sistema sanitario, garantizando a los pacientes la circulación dentro del mismo.

“La continuidad asistencial cuando los ciudadanos se desplazan por todo el territorio nacional debe estar asegurada”, ha insistido la ministra. “La tecnología por sí sola no produce una transformación digital. Reorientar  la organización para aprovechar el potencial de las tecnologías, sí lo hace”.

María Luisa Carcedo ha puesto también el foco en la aplicación de las nuevas tecnologías en la Atención Primaria con ejemplos prácticos como el intercambio y uso compartido de información clínica entre centros y profesionales; la prescripción en pacientes crónicos; la telemedicina; los sistemas de citas; o las propias relaciones con los pacientes.

“Tenemos retos”, ha planteado la ministra. “Es necesario analizar nuestra organización sanitaria de cara a mejorar su desempeño, revisar los escenarios asistenciales tradicionales, identificar lo que se pueda haber quedado caduco tras la constante transferencia de responsabilidades entre profesionales, niveles y dispositivos”.

María Luisa Carcedo ha abogado por asumir los riesgos que pueda implicar la transformación digital en el panorama de la asistencia sanitaria. “No puede ser de otra forma tratándose de un interés superior como es la protección de la salud y, tratándose de bienes públicos, es obligado basarse lo máximo posible en la evidencia”.

FacebookTwitterPinterestGoogle GmailCompartir