“El servicio de seguimiento farmacoterapéutico es una forma de entender la profesión”, Paula Briones Amor

Desde hace 11 años, Paula Briones Amor es titular de la farmacia a la que da nombre. Situada en A Coruña, en ella ofrece un servicio añadido y gratuito por el que acaba de ser premiada en la quinta edición de los Premios Foro de Atención Farmacia Comunitaria, celebrada durante el 20 Congreso Nacional Farmacéutico de Castellón

farmacia-1Licenciada en Farmacia en 1995, Paula Briones Amor está especializada en Análisis Clínicos, así como en Homeopatía y Ortopedia. Tras su periplo como adjunta de farmacia y analista en un laboratorio de análisis, abrió su propia oficina de farmacia en A Coruña hace 11 años. De la misma destaca el servicio de Atención Farmacéutica gracias al cual se ha hecho con el Premio del V Foro de Atención Farmacia Comunitaria celebrado en el Congreso Nacional Farmacéutico, con el caso “Servicio de Seguimiento Farmacoterapéutico a paciente mayor, crónica y polimedicada por cambios en su tratamiento habitual”.

¿Por qué decide dar el servicio de Atención Farmacéutica en su farmacia?

Tanto mis compañeros como yo estamos muy concienciados con la atención farmacéutica. Me entró el gusanillo mientras trabajaba como adjunta y veo que es una forma de entender la profesión, mucho más que el hecho de dispensar medicación, que no tiene mayor ciencia. Ahora mismo somos un grupo de farmacéuticos comunitarios que apostamos por ello, no sólo porque consideramos que es el futuro de la profesión, sino porque entendemos que se trata de un servicio que debemos dar a la población.

¿En qué consiste exactamente la atención farmacéutica?

Se trata de un protocolo de trabajo que va desde la dispensación, pasando por el seguimiento y la atención al paciente que entra en nuestra farmacia. Para ello disponemos de protocolos de trabajo para tratar patologías crónicas o las más comunes. En este caso, y por lo general a personas polimedicadas, les ofrecemos un servicio de seguimiento. Las consultas de los médicos suelen ser muy rápidas, no tienen tiempo de preguntar las dudas que les surgen y, en esos casos, lo que hacemos es citar al cliente en la farmacia un día concreto y le atendemos en un espacio dedicado a ello, donde la persona está tranquila y le podemos explicar, con todo detalle, los motivos por los que debe tomar su medicación, resolvemos sus dudas sobre efectos secundarios u otras preguntan que nos planteen.

Con toda la información que obtenemos de esa primera consulta elaboramos un informe con las interacciones de sus medicamentos, nos aseguramos de que cumplan con la medicación que les ha pautado el médico y citamos al paciente otro día para explicarle todo el proceso que debe seguir. Para elaborar ese informe hay ocasiones en las que tenemos que consultar con el médico del paciente, de manera que nos aseguremos que la medicación pautada sea la correcta ya que, aunque no ocurre de forma habitual, sí que se producen errores en las recetas. Si vemos algo que nos llama la atención confirmamos, nunca corregimos. Consideramos que la comunicación farmacia-médico de atención primaria debe ser muy fluida.

¿Cuál es el objetivo de este servicio?

Lograr una buena adherencia del paciente con su medicación, por un lado, es decir, que tome bien su medicación. Resolver sus problemas de salud, identificar cualquier problema relacionado con su medicación y ponerla en conocimiento del médico, por otro; y en muchas ocasiones actuar de nexo de unión entre paciente, médico de atención primaria y, a veces, otro especialista, ya que hay muchas personas que, además de acudir a su médico de cabecera y por diferentes motivos, asisten a consultas con especialistas fuera de la Seguridad Social. En el historial del paciente es importante que todo esté registrado para velar por su salud y que no haya incongruencias o incompatibilidades entre medicaciones recetadas.

farmacia-2¿Quién o cómo se establecen esos protocolos que lleváis a cabo en la farmacia?

Sobre la Atención Farmacéutica hay varios grupos de trabajo, tanto en el Colegio de Farmacéuticos como en la SEFAC, donde hay grupos de investigación que se dedican a elaborar protocolos sobre distintos síntomas, como gripes o el uso de inhaladores.

¿Se trata de un servicio gratuito o retribuido?

Nosotros, al igual que la mayoría de compañeros que lo estamos haciendo, sí que lo ofrecemos como algo gratuito. Pero es cierto que estamos peleando, ya que consideramos que debería ser un servicio retribuido. En algunas Comunidades Autónomas así lo es, como es el caso del País Vasco, donde participan con algunas campañas que son subvencionadas. Debería ser así, ya que se trata de un servicio extra de gran importancia al que, como es gratuito, no todo el mundo le da la importancia que se merece. También es un ahorro para la Administración. Supone una atención al paciente y de preparación de su informe que conlleva bastante tiempo. Pero sí, lo hacemos de forma gratuita, al igual que la elaboración de pastilleros, otro servicio que ofrecemos en la farmacia.

¿Quién debería asumir ese gasto?

La Administración Pública, pero yo creo que ya están empezando a ser conscientes de la importancia que tiene este servicio. De hecho, se están realizando varios estudios que se harán llegar a la Administración, otros ya han sido entregados, y van a ver el ahorro que supone.

¿Qué tipo de público es el que más hace uso de este servicio?

Normalmente gente de mediana y avanzada edad. Por lo general, la problemática que existe es la de personas polimedicadas, cuando intervienen varios medicamentos y para ellas organizar sus tomas o acordarse de cuándo deben tomar cada uno, no siempre es fácil, especialmente a partir de cierta edad.

¿Cuáles son las consultas que más se repiten?

Suelen variar en función de las diferentes épocas del año. Ahora mismo, por ejemplo, las consultas más habituales son las de la gripe. Desde el Colegio se lanzan distintas campañas informativas. En estos momentos, la campaña vigente es la del correcto uso de los antibióticos y en verano es la de la hidratación. Hay muchas campañas a lo largo del año. Normalmente, las preguntas más habituales suelen estar relacionados con el tiempo que debe prolongarse una medicación o cómo tomarla. Eso, en cuanto a la gripe. Con respecto a la tensión, que también suele ser una consulta muy recurrente, lo que más preguntan es por las cifras, cuáles deben ser las mínimas y máximas recomendadas.

¿Desde hace cuánto está este servicio en marcha en vuestra farmacia?

Desde hace 5 años y ha ido aumentando la demanda. Al principio, las personas lo consideraban algo tedioso, pero ahora es verdad que cada vez que lo ofertamos hay más demanda, especialmente entre las personas de cierta edad. Para ellos es una ayuda y les simplificas la tarea cuando les preparas el pastillero por días, además de orientarles en cómo poder tomar la medicación. No todo el mundo tiene la suerte de contar con cuidador o familiares y hay mucha gente sola. Nos lo agradecen enormemente.

Recientemente, diversos medios de comunicación se han hecho eco de un dato publicado por la OMS que desvela que el 50% de los pacientes utiliza mal los medicamentos. ¿Tienen la misma percepción desde su farmacia?

Efectivamente. Esto es así y en nuestra farmacia lo vemos casi a diario. Especialmente en invierno, que es cuando más inhaladores se utilizan. Tú, como farmacéutica, tienes que asegurarte de que la persona que viene con la prescripción de un inhalador tiene que salir de la farmacia sabiendo utilizarlo, porque es fundamental para que cumplan el tratamiento. No todos los inhaladores son tan fáciles de emplear como el Ventolín. Si no saben hacerlo, no van a obtener los resultados deseados, van a volver el médico, éste va a pensar que sí saben usarlo y no les hace efecto y les dará más medicación. Es una rueda que debemos frenar en la medida de lo posible para mejorar la salud de los pacientes, pero también para ahorrar. Por eso es tan importante el reconocimiento de la Asistencia Farmacéutica.

FacebookTwitterPinterestGoogle GmailCompartir