Cómo estar preparados ante una inspección de Sanidad

El despacho de abogados especializados en farmacia, Gómez Córdoba, ha organizado esta charla – la segunda en menos de un mes- que demuestra el interés y la utilidad de las charlas informativas impartidas por el despacho

acuerdo-farmacia-enfermería (1)La socia fundadora de Gómez Córdoba Abogados de Farmacia, Inmaculada Gómez Soto, ha informado a una treintena de farmacéuticos sobre cómo estar preparados ante una inspección de Sanidad.

En una charla informativa celebrada en las oficinas del despacho especialista en farmacias, los asistentes han podido conocer las claves de las inspecciones que lleva a cabo la Consejería de Sanidad madrileña.

Esta cuestión, que siempre inquieta al sector, suscita muchas dudas entre los profesionales, por lo que la acogida de esta ponencia fue desbordante, siendo la segunda en menos de un mes -la primera tuvo lugar a finales de enero-.

La abogada especialista en defensa de farmacias comenzó dando unas claves sobre qué lleva a los inspectores de Sanidad a entrar en una farmacia o en otra: “Los motivos pueden ser diversos, desde la denuncia de un compañero a otro, como ‘campañas’ en las que se pone el foco sobre temas concretos: revisiones de recetas de medicamentos concretos como anabolizantes, barbitúricos, etc.”. También destacó que las farmacias de nueva apertura tienen “más posibilidades de que les toque” una inspección.

Se hizo especial hincapié en que los inspectores “pueden entrar libremente y sin previa autorización” y en el hecho de que “negarse o intentar retrasar su actuación es una conducta sancionable”.

Durante hora y media, Gómez Soto hizo un repaso pormenorizado de los protocolos de inspección de farmacias más comunes, aquellos detalles a los que más atención presta el personal enviado por Sanidad. Todo esto teniendo siempre en cuenta la regulación de la Comunidad de Madrid, que es bajo la que principalmente trabaja el despacho.

La ponencia, intercalada con multitud de preguntas por parte de los farmacéuticos asistentes, giró alrededor de las cuestiones de horarios, identificación del personal, bibliografía obligatoria, recetas, etc. “Los medicamentos caducados son causa de numerosas sanciones; estos deben estar separados del resto en un lugar perfectamente señalizado”, advirtió Gómez Soto.

Hacia el final, la fundadora del despacho quiso incidir en que “el criterio del inspector es muy importante a la hora de determinar la gravedad de las sanciones”, por lo que consideró fundamental que el farmacéutico ponga especial empeño en “facilitar la labor de éste para que las sanciones sean las menores posibles”.

Asimismo, Gómez Soto animó a los farmacéuticos a presentar alegaciones y recursos por vías legales tras cada inspección. “Aunque”, quiso recalcar,“lo mejor para no ser sancionados por un inspector es estar preparado y tener la oficina de farmacia en perfecto estado de revista”. La cita se cerró con un turno de preguntas.

FacebookTwitterPinterestGoogle GmailCompartir