¿Inspección en la farmacia? Obligaciones y responsabilidades ante el inspector de Sanidad

Con la aprobación del Plan Integral de Inspección de Sanidad 2020-2022 las farmacias deben estar más preparadas que nunca para evitar sanciones que pueden alcanzar los 60.000€

inspeccLlegan sin previo aviso y hay que estar preparados. Con la aprobación del Plan Integral de Inspección de Sanidad 2020-2022 las farmacias serán objeto de actuaciones estrictas que pueden conllevar graves sanciones administrativas e incluso penales.

Para afrontar una inspección con éxito, profesionales de COFM Servicios 31 impartieron una charla dedicada a esta materia, recordando que los farmacéuticos de oficina de farmacia deben hacer frente a una serie de obligaciones y responsabilidades para cumplir con la legislación relativa a estos establecimientos sanitarios y destacaron los puntos más críticos.

Entre ellos, saber que el inspector puede, en principio, entrar libremente en cualquier momento y sin previa notificación. Un farmacéutico colegiado debe estar presente durante el horario de atención al público, ya que, de lo contrario, puede considerarse una infracción grave. Es más, “deben ser conscientes de sus responsabilidades, ya que pueden suponerles sanciones por una negligente actuación o una mala praxis profesional y, en casos de especial gravedad, incluso tener responsabilidad penal, que siempre es personal”, advierte Pilar Riaza, del departamento de Consultoría Técnico-Farmacéutica de Cofm Servicios 31.

Puntos críticos

Entre los puntos críticos a tener en cuenta, Lourdes Oruezábal, consultora farmacéutica del mismo departamento, destaca la “identificación de la oficina de farmacia, exhibir el horario de apertura y las guardias y la identificación personal y profesional de los empleados”.

Especial atención deben tener la comunicación previa a la Consejería de Sanidad de las modificaciones  estructurales del local, la vinculación a un depósito de medicamentos, así como cumplir la normativa técnico-sanitaria respecto a los laboratorios de formulación magistral (instalaciones, utillaje, documentación y trazabilidad) y la gestión de los residuos.

Otros aspectos a tener en cuenta son “llevar un mayor control de los medicamentos caducados y de las temperaturas, verificar que las recetas están correctamente cumplimentadas y guardarlas el tiempo establecido, así como llevar los libros oficiales debidamente actualizados”, matiza Oruezábal.

A esto se suma tener visible el cartel de protección de datos, cobrar las bolsas de plástico si es preciso y disponer de la bibliografía obligatoria.

Para poder hacer un mejor seguimiento de todos estos puntos, se remitió a los asistentes un “checklist de autoevaluación” creado desde Consultoría Técnico- Farmacéutica que ayuda al farmacéutico a mantener en regla la normativa necesaria para afrontar con éxito una inspección.

FacebookTwitterPinterestGoogle GmailCompartir