La Asociación para el Autocuidado de la Salud te ayuda a preparar la vuelta a la rutina

Recobrar los buenos hábitos alimenticios y la práctica de ejercicio también es importante para recuperarnos de los excesos del verano

vuelta rutina anefp1Llega el otoño y también el momento de reponerse de los excesos que el verano puede haber dejado sobre nuestro cuerpo. Para ello, la Asociación para el Autocuidado de la Salud (anefp) propone algunos consejos para recuperar la salud de nuestra piel, nuestro cabello y nuestro cuerpo.

Recupera la piel y el pelo

La piel es, sin duda, una de las partes más castigadas en verano, tras la continua exposición a los rayos solares y a la sal del mar o el cloro de las piscinas. Por ello, anefp recomienda realizar una exfoliación profunda para eliminar las células muertas acumuladas y limpiar los poros de grasa e impurezas.

Otro aspecto a vigilar es la hidratación de la piel, ya que la exposición al sol durante los meses de verano puede haber provocado sequedad y deshidratación, además de pérdida de elasticidad. Para garantizar la correcta hidratación de la piel debemos usar cremas hidratantes a diario.

También hay que prestar especial atención a aquellas partes del cuerpo que sufren más durante el verano, como los pies, debido a las altas temperaturas, una sudoración excesiva o el uso de un calzado no apropiado.

El cabello también necesita de cuidados especiales tras el verano, ya que la sal del mar o el cloro de las piscinas afectan de manera directa a su hidratación, sequedad, falta de brillo y puntas abiertas. Para recobrar la vitalidad del pelo es aconsejable utilizar champús nutritivos y minimizar el uso de planchas y secadores, que pueden dañarlo aún más. Y para las puntas abiertas, un corte de pelo puede ser una buena opción.

Vuelta a los hábitos de alimentación

En verano solemos descuidar nuestros hábitos alimenticios porque comemos y cenamos fuera de casa más a menudo y relajamos los horarios de las comidas. Lo más recomendable es volver a las cinco comidas al día, no abusar de alimentos precocinados ni grasas, aumentar la ingesta de frutas y verduras y no olvidar que debemos beber entre 2 y 2,5 litros de agua al día.

Y ligado a la relajación de los hábitos alimenticios durante el verano se encuentra también el descuido de la higiene bucodental. Además de recuperar nuestros hábitos de higiene oral (cepillar los dientes después de cada comida, usar hilo dental y enjuague bucal y cambiar el cepillo con regularidad), conviene realizar una visita al dentista para una revisión y limpieza dental en profundidad.

Vida activa

Seguramente hemos relajado también el ejercicio durante el verano, pero ahora ya ha llegado el momento de volver a un estilo de vida más activo, retomando la actividad física poco a poco y con precaución, ayudando a que nuestro cuerpo se vaya acostumbrando al ejercicio y se eviten lesiones.

Running, bicicleta, senderismo… hay muchas posibilidades para practicar ejercicio. Lo importante es que elijas el que más se ajuste a tus posibilidades, gustos y necesidades, y que lo practiques con regularidad y prevención.

Mascarilla, distancia e higiene de manos

Por último, pero muy importante, no olvides seguir las recomendaciones de las autoridades sanitarias para protegerte y proteger a los demás contra la Covid. Usa mascarilla, lávate las manos a menudo con agua y jabón o gel hidroalcohólico y mantén la distancia de seguridad.

FacebookTwitterPinterestGoogle GmailCompartir