Mini guía sobre la intolerancia a la lactosa

Cada vez son más las personas a las que se les diagnostica intolerancia a la lactosa, tras mucho tiempo sufriendo sus síntomas. La distensión y el dolor abdominal son los más habituales

drink-1818548_640Entre un 20 y un 40% de los españoles sufre intolerancia a la lactosa. Así se extrae de un estudio elaborado por Adilac, la Asociación de Intolerantes a la lactosa de España. Pero, ¿por qué es tan amplio el margen de datos del mencionado estudio? Porque se trata de una enfermedad infradiagnosticada, al tener unos síntomas muy comunes, según explican desde la mencionada asociación.

De hecho, resulta curioso que se estime que el 70% de la población mundial la sufre, con la particularidad de que afecta, especialmente, a las personas cuya raza es originaria de los países asiáticos, africanos, árabes e indios, frente a las personas de origen nórdico, donde sólo el 10% de la población es intolerante a la lactosa.

Qué es la intolerancia a la lactosa

Se trata de la falta de lactasa en el organismo. Esta enzima es la encargada de dividir en dos la lactosa, que no es otra cosa que el azúcar que contiene la leche animal. La lactasa hace que ese azúcar se convierta en simple y, por tanto, las digestiones se hacen correctamente.

Sin embargo, cuando el cuerpo no genera esta enzima o lo hace de manera deficitaria, la lactosa pasa sin dividirse por el intestino grueso y esto dificulta la digestión, dando lugar a diarreas o dolores abdominales, entre otros síntomas.

Existen 3 tipos de intolerancias a la lactosa:

  • Primaria: es la más común. En este caso, el cuerpo de la persona deja de producir enzimas con el paso del tiempo.
  • Secundaria: puede ser transitoria o reversible y se da cuando la persona ha sufrido un episodio que ha dañado el intestino delgado, como pudiera ser una gastroenteritis.
  • Congénita: una enfermedad rara que se produce desde el nacimiento; es la ausencia total de producción de lactasa.

Dentro de estos tipos, también hay grados, que varían en función del grado de lactosa que el organismo de cada persona es capaz de asimilar. El grado será el que marque la cantidad de síntomas que la persona vaya sufrir. Para descubrir tanto el tipo, como el grado de intolerancia que tenemos, será necesario realizar una prueba médica en el centro de salud que corresponda a cada persona.

A partir de este momento, para reducir los síntomas de intolerancia a la lactosa se recomienda- entre otras soluciones de las que hablaremos más adelante- ingerir complementos ricos en lactasa, como es el caso de los complementos alimenticios Nutira

Síntomas más comunes

Los más comunes son los siguientes:

  • Distensión y dolor abdominal
  • Náuseas
  • Diarrea
  • Espasmos
  • Flatulencias

Todos ellos aparecen entre los 15 minutos y las 2 horas y tienden a remitir entre las 3 y 6 horas siguientes a la ingesta de la lactosa.

Cómo reducir los síntomas

Si tienes intolerancia a la lactosa, por un lado, deberás dejar de ingerir alimentos lácteos o que contengan lactosa, al mismo tiempo que aumentamos la toma de alimentos ricos en calcio para que no haya una falta del mismo en el organismo.

Por otro lado y como ya decíamos más arriba, es recomendable tomar complementos ricos en lactasa, que ayudan a prevenir la aparición de los síntomas de la falta esta enzima en nuestro organismo, además de ayudar a desdoblar la lactosa.

FacebookTwitterPinterestGoogle GmailCompartir