Los beneficios de la granada para el cuerpo

Más allá de ser una fruta deliciosa que ya se consumía en la Antigua Grecia, la granada tiene múltiples propiedades que benefician a nuestro cuerpo, especialmente en lo que al aspecto y cuidado de la piel se refiere

pomegranate-196800_640La preocupación por el cuidado del cuerpo de manera natural es una tendencia al alza en la actualidad. A nadie se le escapa que llevar una vida sana, donde una correcta hidratación, una alimentación variada y equilibrada y la introducción del deporte como parte de la rutina diaria, son los mejores aliados para cuidar la salud, aunque a veces sea necesario contar con la ayuda de diferentes productos y apoyos sanitarios para mejorarla.

Y, precisamente, relacionado con esta tendencia, también se ha dado otra paralela en los laboratorios que elaboran productos de dermofarmacia: el uso de alimentos y plantas medicinales para elaborar esas cremas, geles y otros artículos de uso diario o común para el cuidado de la piel.

Entre algunos de esos ingredientes, la granada se ha revelado como una fruta de gran ayuda para el cuidado de la piel, debido, principalmente, a sus propiedades antioxidantes.

Cuatro beneficios de la granada para la piel

La granada, una fruta típica del otoño, cuenta con diferentes propiedades que siempre se han relacionado con la mejora de la salud, en general, ya que cuenta con vitaminas (A, C y E) y minerales como el potasio, el magnesio o el fósforo, que ayudan a mantener nuestras defensas a raya.

Pero estas propiedades también son beneficiosas para el cuidado de la piel, principalmente el de la cara, pero también el del resto del cuerpo. Así las cosas, diferentes estudios científicos han demostrado que la granada aporta los siguientes 4 beneficios a nuestra piel:

  1. Reduce los síntomas del envejecimiento: gracias a su alto contenido en antioxidantes, ayudando a regenerar las células de la piel. En este sentido, Weleda ha creado el Aceite Corporal de Granada. Un excelente aliado para combatir la sequedad de la piel, regenerarla y prevenir el envejecimiento de la misma. Especialmente pensada para pieles maduras, sólo es necesario aplicar unas gotas tras la ducha.
  2. Previene y reduce el acné: en primer lugar, porque mejora los problemas digestivos que, en muchas ocasiones se asocian al acné, una enfermedad que no sólo es común en los adolescentes, sino que también puede aparecer en la edad adulta. Y, en segundo lugar, porque ayuda a cicatrizar los granos que aparecen con este brote de granos en la cara.
  3. Hidrata la piel: ya que no podemos olvidar que la granada se compone de más de un 80% de agua, lo que contribuye a que la piel no se seque. De hecho, el zumo de granada alivia la piel seca e irritada. Y, precisamente, si hay un producto que también te ayuda a hidratar la piel, esa es la Leche Corporal de Granada, de Weleda, que aporta una hidratación inmediata.
  4. Contribuye a tener una piel más bonita: por un lado, porque tiene propiedades oxigenantes, lo que mejora la vida de las células de la piel y, por otro, porque reduce la hiperpigmentación y la aparición de manchas en la piel.

Disfruta de los beneficios de la granada en tu piel

En resumen, se trata de una excelente fruta para el cuidado interno de nuestra salud y cuerpo, en general, pero es especialmente recomendable para el cuidado de la piel de la cara y del resto del cuerpo, ya que contribuye a que nuestra piel esté hidratada, luzca bonita y con un aspecto más joven.

FacebookTwitterPinterestGoogle GmailCompartir