Todas las revistas en la HEMEROTECA »

La revista del canal farmacia

ADAF participa en los podcast Asefarma

Durante el podcast se ha resaltado que “el farmacéutico tiene un papel fundamental a la hora de recomendar medicamentos al paciente”

Nolotil es el fármaco más vendido en España. Sin embargo, en países como Reino Unido, Irlanda, Australia, India o Estados Unidos está prohibido. Este analgésico y antipirético está en el foco de los medios de comunicación e incluso la Audiencia Nacional está actualmente investigando sus efectos secundarios.

Con esta base como referencia, desde Asefarma hemos querido invitar a nuestro podcast Conociendo a… a Cristina García del Campo, presidenta de la Asociación de Afectados por Fármacos, ADAF, que presentó el pasado año una demanda por los efectos adversos que el Nolotil, o más allá su principio activo, el Metamizol, ha causado en cientos de pacientes británicos y españoles, la mayoría de ellos aquejados de agranulocitosis.

La Agranulocitosis, como explica en el podcast García del Campo es una bajada de defensas, de glóbulos blancos, causada por este medicamento”. En principio, tras el consumo de Metamizol, el riesgo es bajo como efecto secundario “pero desde ADAF nos hemos ido encontrando con muchos casos tanto de pacientes españoles como de británicos. Algunos sufrieron amputaciones, fallecimientos, ingresos en la UCI…provocados por esa bajada de defensas, que al final deja expuesto al paciente ante infecciones contra las que es complicado luchar”.

Cristina García del Campo lleva más de siete años investigando los efectos del Metamizol como traductora médica. A día de hoy, explica, al frente de ADAF, se encarga de “luchar e intentar entender por qué el consumo de Metamizol provoca agranulocitosis”. Como explica a lo largo del podcast, sospecha que puede existir un “componente genético, pero es complicado saber qué es lo que provoca este efecto adverso potencialmente mortal, que además puede afectar a cualquier paciente y aparecer en cualquier momento”.

Asimismo, aclara que el principal motivo por el que creó la asociación fue que se dio “cuenta de que había muchos casos de sepsis, además del que se produjo en un primer cliente al que traduje textos médicos hace más de siete años. Me di cuenta de que en muchos pacientes había rasgos en común tras el consumo de Nolotil, de Metamizol”. Además, “hice un llamamiento a grupos de expatriados envié comunicaciones a grupos de pacientes…”. “Y entonces me di cuenta de que muchos de los casos tenían en su expediente agranulocitosis por consumo de metamizol”. Es más, explica que “en 2018 la AEMPS emitió una nota informativa”. Y aclara: “No quiero ir en contra del medicamento, ni que parezca que ése es el objetivo, por ello la denominación de la asociación es de ‘afectados por fármacos’”.

A raíz de esa nota informativa de 2018, “desde la Asociación hemos seguido recibiendo información y casos ‘de población flotante’, personas que viven en España, pero no se les hace ningún control ni seguimiento. De hecho, después de la pandemia el Nolotil se incluyó dentro de la lista de medicamentos esenciales. Se ha intentado contactar con la AEMPS porque “entendemos que se está vulnerando la voluntad de muchos pacientes que piden que no se les administre Metamizol cuando por ejemplo ingresan en el hospital”, pero no hemos obtenido respuesta más allá de que esto es más “una decisión médica”.

La Asociación de Afectados por Fármacos recibe cada día casos de pacientes que están consumiendo antidepresivos, ansiolíticos, benzodiazepinas, “somos lideres mundiales en consumo de este tipo de fármacos”, indica la presidenta, o finasterida o el omeprazol… “Pacientes que tienen efectos secundarios preocupantes o también familiares de pacientes que antes de que comenzaran a consumir este tipo de fármacos, no tenían esos efectos secundarios que sí perciben tras su consumo. Hay muchos fármacos con efectos secundarios terribles, que en muchas ocasiones les destroza la vida. Medicamentos que a veces se prescriben y se toman con mucha ligereza”, alerta García del Campo.

Durante el podcast se ha hablado de salud mental, del problema de normalizarlo, de medicarse y automedicarse, lo cual provoca otra serie de problemas. “Existen otras técnicas y muchos profesionales más allá del consumo de fármacos, por ejemplo, para la salud mental. Es fundamental llevar una vida sana, saludable, practicar deporte, no fumar… Todo lo que puede hacerse en materia de prevención”, comenta García del Campo.

Para finalizar, la presidenta de ADAF explica que, en torno a los medicamentos, “hay muchos efectos secundarios que pueden presentarse en el paciente. Los más peligrosos son los que ponen la vida en peligro. Y aunque se habla a veces de la relación beneficio-riesgo, nosotros en el caso del Metamizol, por ejemplo, nos preguntamos hasta dónde se puede calibrar un beneficio cuando para algunos pacientes hay riesgo de que su vida se pueda poner en peligro. Igual ocurre con medicamentos que se recetan o se consumen y no son absolutamente necesarios. Todos los efectos secundarios de medicamentos que no son necesarios, el riesgo es mayor que el beneficio que puede aportar. Igual que los medicamentos cuya eficacia es baja y el riesgo es alto, como en el caso de la Gingko Biloba, utilizado para demencias o deterioro cognitivo. Puede provocar hemorragias cerebrales y aquí el riesgo es siempre mayor que el beneficio”.

Con todo, durante el podcast se ha resaltado que “el farmacéutico tiene un importante papel. Desde que se fabrica un medicamento, se comercializa y pasa por el facultativo hasta llegar al farmacéutico. Este profesional es el último eslabón de la cadena antes de que llegue al paciente. Tiene, por tanto, un papel fundamental a la hora de informar y recomendar al paciente. Hay muchos profesionales muy bien formados, que no se limitan únicamente a dispensar”, son el primer contacto sanitario que tiene acceso el paciente, el centro de lo que conocemos como farmacia asistencial.