Todas las revistas en la HEMEROTECA »

La revista del canal farmacia

El excesivo uso de redes sociales podría causar problemas de alimentación en jóvenes

Son las conclusiones de un estudio científico realizado por investigadores canadienses del Children´s Hospital of Eastern Ontario y de la Escuela de Psicología de la Universidad de Ottawa. Los jóvenes con una baja percepción de su imagen corporal representan el principal grupo de riesgo de padecer problemas de alimentación

ipad-1721399_640El uso excesivo de las redes sociales por parte de los jóvenes puede provocar trastornos alimenticios. En particular, jóvenes con una baja percepción de su imagen corporal son los más proclives a padecer bulimia, anorexia y “trastornos por atracón”, según las conclusiones de un estudio científico realizado por investigadores canadienses del Children´s Hospital of Eastern Ontario y de la Escuela de Psicología de la Universidad de Ottawa.

Además, el estudio asegura que el uso excesivo de las redes sociales en mujeres está relacionado con “comer emocionalmente”. “El hambre emocional aparece repentinamente, está relacionada con emociones como el estrés, ansía alimentos específicamente cómodos, no se encuentra en el estómago y lleva con frecuencia a sentir culpa o vergüenza”, explica Patricia Guzmán, coach personal y experta en imagen y autoestima.

Para fomentar una imagen corporal positiva Guzmán, que es la creadora de un método pionero en España para adelgazar basado en la motivación y el amor propio llamado el “Método Ancla”, recomienda fomentar en los jóvenes actividades que refuercen su confianza, “al ayudarles a descubrir fortalezas y talentos que no tienen nada que ver con su apariencia”. La experta también aconseja enseñar a los adolescentes a distinguir entre estar sano y la belleza irreal. Y conmina a los padres a ser muy cuidadosos en la forma de referirse a los demás, evitando describir a las personas por su aspecto

físico y de forma peyorativa, así como a ayudar a los hijos a construir su autoestima desde muy pequeños, insistiendo en sus puntos fuertes.

Para realizar el estudio, los investigadores canadienses reclutaron a 383 estudiantes, con una media de edad de 23 años y en su mayoría mujeres. Les proporcionaron un completo cuestionario que debieron responder para determinar el uso que realizaban de las redes sociales, la percepción de su imagen corporal y sus comportamientos respecto a la alimentación.