Todas las revistas en la HEMEROTECA »

La revista del canal farmacia

Los cereales, la base de una buena alimentación

beim fütternLa nutrición en los 1.000 primeros días es clave para la salud de los niños en el futuro. Una correcta alimentación desde el inicio sentará las bases de sus preferencias y actitudes futuras y puede ayudar a prevenir futuras enfermedades como la anemia o la obesidad

Durante los primeros meses de vida, el bebé se alimenta exclusivamente de leche. A partir de los cuatro o seis meses es cuando se puede empezar a introducir nuevos alimentos en su dieta. Consulta con tu pediatra acerca del momento ideal y la manera de introducirlos.

¿Por qué papillas de cereales?

Las papillas de cereales, normalmente, son el primer alimento que se introduce al iniciar la alimentación complementaria. Tienen un excelente valor nutricional, saben bien y su textura es ideal. Los cereales están compuestos principalmente por hidratos de carbono, que son la base de una alimentación equilibrada. Aportan, entre otros, energía, vitaminas, minerales y fibra. Los cereales son tan importantes porque son el “combustible” natural para el organismo; así proporcionan al bebé la energía que necesita para su crecimiento y desarrollo.

¿Qué es el gluten?

El gluten es un componente de algunos cereales, de naturaleza proteica. Algunas personas son intolerantes al gluten, por lo que deben excluirlo de la dieta. Se aconseja que los primeros cereales que tome el bebé sean sin gluten, pero tampoco se debe retrasar mucho su introducción, siendo aconsejable hacerlo a partir de los seis meses, de acuerdo con las indicaciones del pediatra.

La introducción de nuevos alimentos, ¿afecta a la flora intestinal del bebé?

Se sabe que la flora intestinal desempeña un papel muy importante en el sistema inmunitario. Al nacer, la flora intestinal del bebé es estéril y durante los primeros meses de vida se va formando. La leche materna es una fuente natural de probióticos. Con la introducción de la alimentación complementaria el bebé deja de alimentarse exclusivamente de leche e inicia la diversificación de su dieta. En este periodo el organismo se expone a los agentes patógenos que pueden transmitir los nuevos alimentos y se van a producir cambios y un incremento en la diversidad bacteriana de la flora intestinal de los niños. Es importante seguir proporcionándole probióticos; por ello existen en el mercado papillas de cereales que los contienen.

Dándole papillas de cereales, ¿le estoy aportando hierro al bebé?

El hierro es un mineral fundamental en los primeros meses de vida, que contribuye al correcto funcionamiento del sistema inmunitario y al desarrollo cerebral. El cuerpo humano, además, necesita hierro para fabricar la hemoglobina que transporta el oxígeno. Las papillas de cereales están enriquecidas en hierro, para ayudar a cubrir las necesidades del bebé de este mineral.

¿Llevan azúcar las papillas de cereales?

Los expertos en nutrición infantil recomiendan no añadir azúcar en la alimentación del bebé para evitar que se acostumbre a sabores excesivamente dulces. Algunas papillas de cereales llevan azúcares añadidos; por ello, lo ideal sería elegir aquellas que no llevan azúcares añadidos, para que el bebé se acostumbre a sabores menos dulces. Además, los propios cereales ya contienen azúcares naturalmente presentes.

¿Cuándo y cómo darle la papilla de cereales?

Las papillas de cereales son un alimento muy bien aceptado por los bebés en general. Al principio se pueden incorporar los cereales en el biberón, añadiendo una cucharadita rasa por cada mes de edad y ver su tolerancia. Más adelante, se pueden preparar en un plato, añadiendo los cereales a la leche que habitualmente toma el bebé. Las papillas de cereales preparadas con la leche que el bebé toma habitualmente constituyen una comida completa, que se le puede dar al bebé para desayunar, comer o cenar.

Cristina Arregui
Nutricionista. Nestlé Nutrición Infantil