Todas las revistas en la HEMEROTECA »

La revista del canal farmacia

Recibir consejos de sus semejantes o de influencers pueden ser claves para reducir el consumo de vapeadores entre los adolescentes

El Colegio de Farmacéuticos de Huelva ha acogido la jornada ‘Riesgos para la salud del vapeo en adolescentes’, actividad englobada en la iniciativa ‘Si vapeas no wapeas’ que promueven la UGC Huelva Centro y el citado Colegio profesional

El Colegio de Farmacéuticos de Huelva ha acogido la jornada ‘Riesgos para la salud del vapeo en adolescentes‘, actividad englobada en la iniciativa ‘Si vapeas, no wapeas’ que promueven la UGC Huelva Centro (el conocido popularmente como Centro de Salud ‘Casa del Mar’) y el citado Colegio profesional sanitario.

En ella se ha abordado, entre otras cuestiones, la percepción que tienen los propios jóvenes del vapeo y el papel que pueden desempeñar, desde los propios docentes en centros educativos o sanitarios de la Farmacia Comunitaria o la Atención Primaria, en la prevención y reducción de este hábito insano.

Tras la inauguración oficial de esta jornada –en la que participaron el presidente de la Diputación de Huelva, David Toscano; la subdelegada del Gobierno, Mª José Rico; la delegada de Turismo, Comercio, Salud y Consumo del Ayuntamiento de Huelva, Pastora Giménez, y la rectora de la Universidad de Huelva, María Antonia Peña, el director de la UGC Huelva Centro, Carlos Fernández, y la vicepresidenta del Colegio de Farmacéuticos, Esther Vázquez-Limón– la primera mesa (‘Aprendiendo de los adolescentes’) tuvo por protagonistas a tres alumnos del IES Pablo Neruda, que compartieron su percepción personal en torno al uso de los cigarrillos electrónicos.

Aunque en los centros escolares está totalmente prohibido el uso de vapeadores y se sanciona a los alumnos que los usen en los mismos, quedó claro que esto no es suficiente para controlar el consumo e incluso en la venta entre los escolares, dada la facilidad para acceder a este tipo de dispositivos (de venta en supermercados, tiendas específicas, internet, etc.) y la inexistencia de controles ni etiquetado que adviertan de las sustancias que contienen ni de sus riesgos.

En base a la experiencia expuesta en esta cita, los jóvenes tienen la percepción de que no necesitan ayuda profesional para cesar en el consumo de vapeo, aunque luego presenten recaídas continuas. Aseguraron que las charlas que les ofrecen por parte de sanitarios y otros perfiles similares les resultan poco productivas, ante lo que toma especial relevancia la posibilidad de transmitir de información a través de sus iguales (adolescentes referentes de grupos) o influencers en redes sociales.

En esta mesa también destacó la conexión existente entre los adolescentes y su profesor ponente, Julio González, que propició un diálogo sincero y que demostró la importancia de que los docentes fomenten la comunicación con sus alumnos al margen de lo meramente académico, a través de sus habilidades en el área de la inteligencia emocional.

Asimismo, también quedó de manifiesto el papel fundamental que pueden desempeñar a este respecto las Enfermeras Referentes de Centros Escolares en el fomento de la promoción de hábitos saludables y la búsqueda de los alumnos referentes que puedan realizar las formaciones en cascada a sus propios iguales.

El papel de la Farmacia y la Atención Primaria

La segunda y última mesa de la jornada ‘Riesgos para la salud del vapeo en adolescentes’ nos ha permitido profundizar en las estrategias y recursos sanitarios para prevenir y lograr la deshabituación del vapeo y/o tabaquismo. En este sentido, Francisco Javier González, vocal del Colegio de Farmacéuticos de Huelva, destacó el papel del farmacéutico como agente sanitario cualificado para ofrecer, no sólo un consejo básico para el cese del vapeo, sino también una intervención más avanzada coordinada con el médico de familia. Usar la amplia red de farmacias y su accesibilidad para estar intervenciones podría ser incluso una herramienta a tener en cuenta para aliviar la demora que a veces puede presentarse en Atención Primaria, teniendo en cuenta que iniciar la terapias para el cese del vapeo de forma temprana, cuando el paciente está suficientemente motivado para ponerlas en marcha, aumentará sin duda sus posibilidades de éxito.

Por su parte, el Dr. Francisco Marchante, en representación de SEMERGEN, expuso sus experiencias positivas en lo que a terapia grupal en intervención avanzada para el cese del tabaquismo se refiere. Ponerlas en práctica también en las nuevas versiones tabáquicas, como el vapeo, con grupos de aproximadamente 15 pacientes, es una medida eficiente para optimizar los recursos, habiéndose demostrado además que el porcentaje de éxito es similar al de las intervenciones individuales.

Por último, Marcos García, director del PITA (Plan Integral de Tabaquismo en Andalucía), celebró que a nivel central se estén poniendo en marcha nuevas legislaciones que dificulten la accesibilidad a los cigarrillos electrónicos e ilustró cómo la industria tabaquera ha desarrollado un plan estratégico excelentemente diseñado para ir disminuyendo el consumo de cigarrillos tradicionales en los países desarrollados al mismo tiempo que aumenta el de los electrónicos de cuarta generación, con un objetivo claro: normalizar su consumo, aumentar el número de personas adictas a la nicotina y que esto lleve a multiplicar sus ingresos económicos, ya que el váper les aporta muchos más beneficios que las versiones convencionales.

Destacó la importancia del trabajo conjunto y coordinado de todos los agentes sanitarios en la promoción de hábitos saludables, sobre todo en la población más vulnerable, como es la adolescente, ya que la nueva generación de vapeadores ha conseguido encontrar los elementos necesarios para atraerlos, hacerlos dependientes y extender exponencialmente su consumo.

Sobre la campaña ‘Si vapeas, no wapeas’

La iniciativa ‘Si vapeas, no wapeas’ va dirigida especialmente a la población más vulnerable, los adolescentes, que ha duplicado el consumo de váper en los últimos dos años, según datos aportados por el estudio ESTUDES 2023, publicado por el Ministerio de Sanidad. Esto es especial relevante en Andalucía, región se ha colocado a la cabeza en España con mayor consumo de vapeadores entre los estudiantes de secundaria. Tal es así que el 62,7% de entre 14 y 18 años afirma haberlo probado alguna vez en la vida y un 55,3% ha vapeado en el último año, es decir, la mitad de los consultados. Todo ello teniendo en cuenta que en España está autorizada su comercialización desde 2005, pero se prohíbe la venta a menores de 18 años.

Estos datos se extraen de la última encuesta sobre el uso de drogas en enseñanzas secundarias en España (ESTUDES) correspondiente al año 2023, que indica que el consumo de alcohol y cigarrillos electrónicos está aumentando entre los jóvenes andaluces. Los vapeadores son la segunda sustancia más consumida después del alcohol, seguido de las cachimbas y los cigarrillos convencionales.

El consumo de estos dispositivos electrónicos está más extendido entre las mujeres que entre los hombres. El 46% de los adolescentes de 14-18 años lo han consumido en último mes, siendo el consumo de forma mayoritario en mujeres (48% mujeres y 44% varones). Asimismo, cabe destacar que hay más mujeres que hombres que consumen los cigarrillos electrónicos con nicotina (el 25% frente al 18% de los hombres).

Aunque se considere erróneamente que sí, los vapeadores no son una forma segura y eficaz para dejar de fumar, y menos en embarazadas y adolescentes. Representa todo lo contrario: es la puerta de entrada al tabaco, sin olvidar la composición de estos dispositivos, cuyo vapor puede contener acetona, benceno, o nitrosaminas, así como metales como del estilo del níquel o el cobre y nanopartículas que pueden terminar dañando los ganglios y otros órganos del cuerpo.

Según los datos aportados por la encuesta ESTUDES, el 70% de los jóvenes que fuman quieren dejarlo, pero no saben cómo. Está reconocido que el consejo breve repetido se asocia a un 10% de abstinencia al tabaco al año. El objetivo de esta campaña es perseverar en ese sentido para así ofrecer mayores garantías de éxito para abandonar por completo el hábito.