Todas las revistas en la HEMEROTECA »

La revista del canal farmacia

RESCUE®, para afrontar los miedos diarios

RESCUE® combina una mezcla única de cinco esencias florales originales de Bach que ayudan a gestionar las emociones y a manejar la aprensión que generan determinadas situaciones

RESCUE®, la gama que te ayuda a gestionar tus miedos y a mantener el equilibrio emocional

Esta semana RESCUE®, en colaboración con Patri Psicóloga, organizó un evento inmersivo para mostrar su gama de productos diseñados para ayudar a gestionar las emociones. El acto tuvo lugar en el Club Alma Sensai en Madrid y después de proyectar un impactante vídeo sobre el miedo, se llevó a cabo una charla-coloquio con la mediática psicóloga, que se centró en los miedos más habituales a los que nos tenemos que enfrentar diariamente y enumeró las herramientas que podemos utilizar para manejarlas.

La gerente de marca de RESCUE®, Nur Alcaide, explicó que para elaborar su gama de productos se han seleccionado cinco de las 38 Flores de Bach® originales: Rock Rose, Clematis, Impatiens, Cherry Plum y Star of Bethlehem. Estas se han recolectado siguiendo los cánones marcados por su creador hace 70 años ya que esta gama de productos sigue los principios originales de su creador, Edward Bach que estaba convencido de la importancia de la salud mental/emocional para el bienestar físico, una idea que la medicina contemporánea ya ha aceptado hace décadas, y por eso dedicó su vida a investigar dicha conexión y a explorar maneras de ayudar a las personas.

La mezcla obtenida con estas flores de Bach es “única”, según la ha calificado Nur Alcaide y está diseñada para ayudar a manejar las emociones y los miedos. “El miedo a conducir, a los espacios cerrados y a los espacios abiertos son los tres miedos más recurrentes entre la población. Nuestra gama de productos puede ayudar a manejarlos”, señaló.

La línea de productos RESCUE® está formada por tres gamas: la de día, en formato gotero, spray o perlas; la de noche, que además de la mezcla de las cinco flores, añade, White Chestnut, que es la flor ideal para quienes tienen la impresión de tener pensamientos repetitivos, o le dan muchas vueltas a las cosas; y, por último, la Plus, que contiene vitamina B12 y ácido pantoténico (vitamina B5) que contribuyen al rendimiento intelectual normal incluso en los días más estresantes.

En cuanto a la posología, Nur Alcaide recomienda tomar cuatro gotitas al día colocándolas debajo de la lengua o diluirlas con un poco de agua, unos días antes de cuando tengamos que enfrentarnos a la situación que nos genera el miedo. En este sentido ha añadido que se puede utilizar mientras dure el proceso.

Estrategias para enfrentarse a nuestros miedos

Para poder manejar estos miedos la psicóloga habló de las cinco herramientas que podemos usar para combatirlo. Antes de empezar a enumerarlos, señaló que “hay que desechar los esquemas del pasado para afrontar el presente” y que, “en realidad, hay más miedos que amenazas reales”.

Con todo, señaló cinco estrategias que nos pueden ayudar a superar los miedos.

Hacer listas con todas las cosas malas que nos pueden pasar a la hora de afrontar el miedo y otra con todas las cosas “menos malas”, de esta manera podemos ver que no siempre hay que ponerse en lo peor “hay que dialogar con nuestro miedo” indicó Patri Psicóloga.

  1. Evitar la anticipación. Le damos muchas vueltas a las cosas antes de que pasen y sufrimos un gran desgaste emocional. Hay que aprender a visualizar el mejor escenario y tener pensamientos positivos porque el cerebro los percibe y ayuda a generar una experiencia de éxito. Si uno se pone siempre en lo peor, altera su sistema nervioso y se acaba desgastando. “Si aparece un peligro, ya nos enfrentaremos a él a su debido tiempo. Hay que ridiculizar al miedo” afirmó Patri Psicóloga.
  2. Evitar la falta de preparación porque potencia el miedo. Si estamos inseguros por algo, estudiarlo y aprenderlo a fondo ayuda a tener más confianza en uno mismo y así aumentar la seguridad a la hora de enfrentarlo.
  3. Ser valiente para afrontar los miedos pero no llegar a ser temerario. Hay que analizar las situaciones y ser conscientes del peligro real, no del peligro imaginario. Para saber si es un peligro es real, hay que preguntarse si pone en peligro nuestra salud, nuestra familia, nuestra economía, o si cambiaría drásticamente nuestra vida. Analizarlo y luego, una vez superado el escollo, veremos que no era tan importante.
  4. No tener miedo al miedo porque nos limita en el día a día. Esto genera situaciones de “hipervigilancia” que nos hacen vivir siempre tensos e inseguros. Hay que enfrentarse a esas emociones y superarlas, lo que la psicóloga llamó “surfear las emociones”. Los miedos son menores cuando se enfrentan, concluyó la psicóloga.