Todas las revistas en la HEMEROTECA »

La revista del canal farmacia

Un joven de Chad supera un tumor de la conjuntiva gracias a una intervención quirúrgica solidaria en España

fundacion-rementeria-460x300Un joven de Chad ha viajado a Madrid para ser operado de un tumor de la conjuntiva, uno de los más frecuentes del ojo y anejos, gracias a un proyecto solidario puesto en marcha por la Fundación Rementería en colaboración con el Complejo Hospitalario Universitario Buen Samaritano de Chad. El paciente ha sido intervenido en la Clínica Rementería en una operación dirigida por los doctores Jorge L. García, jefe de Sección de Córnea y Cirugía Refractiva, y Juan Gros, oftalmólogo especialista en Córnea y Cirugía Refractiva.

El paciente fue diagnosticado por el doctor Gros de un tumor conjuntival con invasión corneal complicado, además, con una infección corneal severa, que podría haberle provocado incluso la pérdida del ojo. “El problema es que había avanzado con rapidez debido a las condiciones precarias de este país, que le impidieron acceder a un oftalmólogo durante las primeras fases de la enfermedad y disponer de los antibióticos necesarios”, destaca el doctor Gros. Por otro lado, el joven, que trabaja en el laboratorio del Complejo Hospitalario Universitario Buen Samaritano en Chad, estaba expuesto al contagio nosocomial al estar en contacto a diario con muestras biológicas de pacientes infecciosos.

El diagnóstico fue posible gracias a unas fotografías enviadas por el doctor Carlos Gómez-Vírseda, responsable del Servicio de Medicina del mismo hospital en el que trabaja el paciente, que forma parte de la misión realizada en este complejo sanitario, situado en una de las zonas más pobres del país centroafricano. La intervención realizada en la clínica madrileña ha sido posible gracias a la colaboración de la Fundación Rementería, que lleva a cabo diversos proyectos solidarios dedicados a la asistencia sanitaria oftalmológica en el continente africano.

La cirugía ha consistido en “una extirpación completa de la lesión y la realización de un tratamiento del lecho quirúrgico como prevención de la reaparición del tumor. Previamente estabilizamos el cuadro infeccioso con medicación”, indica el doctor Gros. Entre los síntomas de este tipo de tumores se encuentran la pérdida de la visión, dolor y desarrollo de opacidad de la córnea. “Si no se hubiese tratado aquí a tiempo, probablemente habría tenido un desarrollo mucho peor, ya que la infección hubiera avanzado y podría haber perdido incluso el ojo, dada la precariedad de la asistencia sanitaria en el Chad”, explica. Tras la intervención, el paciente debe seguir un tratamiento tópico con antibiótico y antiinflamatorios.