Todas las revistas en la HEMEROTECA »

La revista del canal farmacia

Expertos explican en Madrid la aplicación del neuromarketing en Pokemon Go

Advierten que pasar demasiadas horas jugando a Pokemon Go puede generar el mismo efecto que el consumo de estupefacientes

Pokemon GOLa clave del éxito mundial del Pokemon Go, la app más descargada del mundo y que ha generado más ingresos en su primer mes, es su capacidad de generar empatía.  Así lo han manifestado en Madrid los expertos que han participado en la presentación del taller “Neuroventas: éxito y motivación”.

Aunque muchas personas creen que algo se hace viral porque gusta mucho, la realidad es que el factor que pesa es la empatía. Uno comparte lo que cree que va a gustar al otro en su deseo de agradar a los demás, no lo que le gusta a él mismo. Es lo que ha ocurrido con el Pokemon Go”, explica Isabel González, formadora internacional en Neuromarketing y coordinadora del taller. “Así, la viralidad se consigue a través del componente de recompensa y  el componente social, al poder compartir los logros con los demás y la posibilidad de jugar en grupo”, añade la experta.

Además, el Pokemon Go activa una zona del cerebro conocida como VTA (área tegmental ventral), que controla el deseo, placer y refuerzo positivo. La VTA también conecta las neuronas de dopamina, principales responsables de las sensaciones placenteras.  La estimulación de la dopamina invita a seguir jugando.

Por otra parte, estudios recientes como el realizado por el doctor David Painter, investigador de la Universidad de Queensland (Australia), destacan cómo el modelo de negocio del juego aprovecha la psicología del refuerzo positivo. A través de este refuerzo, se consigue que el jugador pague y cada vez gaste más dinero, sin perder la satisfacción que le da esa experiencia.

Sin embargo,  el éxito del Pokemon Go encierra peligros para sus usuarios: “Hay que ser muy prudentes, pues pasar largas horas jugando a este tipo de videojuegos puede generar el mismo efecto que el consumo de estupefacientes”, advierte González.  A este respecto, un estudio publicado en la revista especializada Translational Psychiatry  ya mostró que los cerebros de los jugadores de videojuegos de 14 años de edad tenían un aspecto similar a los cerebros de adultos adictos.