Todas las revistas en la HEMEROTECA »

La revista del canal farmacia

Falta de hierro, vitamina D y ácidos omega3 en la dieta de los niños

nino-sandiaLos niños europeos entre 1 y 4 años no alcanzan las ingestas recomendadas de nutrientes esenciales como el hierro, la vitamina D y los ácidos grasos poliinsaturados (omega3) en una etapa que es fundamental para el crecimiento y la maduración neurológica.

Cristina Campoy, doctora en Medicina y Cirugía por la Universidad de Granada donde también es profesora del Departamento de Pediatría, explica que un reciente estudio de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria refleja que la dieta de los niños europeos en esta franja de edad no es tan equilibrada como sería deseable para un adecuado crecimiento.

Esta experta en endocrinología pediátrica y nutrición es además la coordinadora del Proyecto Europeo Nutrimenthe que en los últimos años ha estudiado a más de 25.000 niños con el objetivo de investigar el efecto de la nutrición precoz sobre el desarrollo neurológico y el rendimiento mental en la infancia.

Sin embargo, el 96% toma mayor cantidad de las recomendada de grasas saturadas y azúcares, así como de proteína de origen animal, por lo que la ingesta energética total es más alta. Así, las tasas de sobrepeso y obesidad de los niños españoles son superiores a las de otros niños de la Unión Europa.

“Sabemos que los niños españoles toman más proteínas que los alemanes o húngaros y consumen una dieta más hipercalórica porque comen más volumen de alimento pero, sin embargo, somos el país donde no existe una ingesta adecuada para las recomendaciones de hierro a pesar de la ingesta de proteínas elevada”, señala la doctora.

“Hay que darles comidas con hierro de origen vegetal y animal, como los potajes de las abuelas. Y vitamina C que favorece la absorción del hierro. El hierro de origen animal se absorbe en un 25%, mientras que el vegetal solo en un 5%. Habría que combinar los alimentos de tal forma que favoreciéramos esa absorción: legumbre, un filetito y zumo de naranja”, recomienda Cristina Campoy.

Acostumbrarlos al sabor del pescado desde pequeños es fundamental para que se beneficien de todas las propiedades nutricionales de este alimentos, en especial de los ácidos omega 3 que aportan sobre todo los pescados azules.