Todas las revistas en la HEMEROTECA »

La revista del canal farmacia

Aceites esenciales para combatir las alergias

Aceites-esenciales-mosquitosLa llegada de la primavera vuelve a ponernos en guardia frente a la amenaza de los procesos asmáticos, los estornudos y los sarpullidos en el cuerpo. Buen momento para echar mano de algunas plantas y, en concreto, los aceites obtenidos de ellas y conocidos por sus propiedades antialérgicas.

Muchas personas consideran la aromaterapia como una alternativa novedosa a la medicina tradicional; sin embargo, se trata precisamente de lo contrario, es decir, de una vuelta a los orígenes. En efecto, esta disciplina terapéutica se basa en las plantas aromáticas, las cuales han sido utilizadas desde hace más de 40.000 años para fines tan diversos como la conservación de la belleza o el combate de algunas enfermedades. ¿Cómo? A través de medios rudimentarios (por ejemplo, con el humo inhalado proveniente de plantas aromáticas quemadas) y la creación de cataplasmas.

El aceite esencial es un extracto líquido, concentrado y complejo, obtenido de dichas plantas aromáticas mediante la destilación por arrastre con vapor de agua a baja presión; y esta esencia destilada de la planta está compuesta, a su vez, por moléculas aromáticas con propiedades terapéuticas concretas.

Ahora bien, una misma planta puede producir esencias muy diferentes desde un punto de vista bioquímico; dicho de otra manera, los aceites esenciales pueden tener distintas com- posiciones bioquímicas, de las cuales surge la noción de quimiotipo como especificidad que caracteriza a un aceite esencial desde un análisis botánico y bioquímico.

Potentes antialérgicos

Las alergias son reacciones del sistema inmunológico ante entornos, sustancias o condiciones que resultan inocuas para la mayoría de los individuos; es decir, en las personas alérgicas se da una respuesta exagerada de su sistema inmunológico frente a situaciones concretas (generalmente en más de una situación), provocando síntomas tan diversos como goteos nasales, estornudos, picazón, sarpullidos, edemas (hinchazones) o asma.

Las sustancias tendentes a causar reacciones más habituales son:

• Polen

• Ácaros del polvo

• Esporas de moho

• Pelo de animales

• Alimentos

• Picaduras de insectos

• Medicamentos

Los medicamentos convencionales (antihistamínicos, descongestivos, corticoesteroides) actúan sobre los síntomas alérgicos, pero también conllevan una serie de efectos secundarios indeseables: somnolencia, efecto rebote, y atrofia de la mucosa olfativa y/o cutánea, entre otros.

En cambio, los aceites esenciales quimiotipados nos ofrecen un tratamiento global de las alergias, ya que podemos mejorar o prevenir la predisposición de las personas alérgicas y actuar sobre los síntomas sin los efectos adversos anteriormente citados.

En el apartado de la prevención, debemos focalizar nuestros esfuerzos en mantener un hígado limpio, de forma que pueda realizar sus funciones de filtrado de alérgenos sin problemas y proteger al sistema inmunológico. Por tanto, además de llevar una dieta saludable sin exceso de grasas saturadas, alcohol, tabaco, etc., es necesario realizar una desintoxicación hepática mediante aceites esenciales drenantes, descongestivos y regeneradores de las células hepáticas. El té del labrador (Ledum groenlandicum), la zanahoria (Daucus carota) y la pimienta negra (Piper nigrum) son sólo algunos ejemplos. A la hora de paliar los síntomas ocasionados por las alergias, también contamos con estupendos aceites esenciales de acción antipruriginosa y antiinflamatoria, como la manzanilla noble (Chamaemelum nobile), el katrafay (Cedrelopsis grevei), o la hierba lombriguera (Tanacetum anuum).

 

Laura Mestres

Responsable de formación en aromaterapia científica de Pranarôm España