Todas las revistas en la HEMEROTECA »

La revista del canal farmacia

Las personas con glaucoma son más propensas a caerse 
o estar involucradas en colisiones de vehículos

glau_969083612Las personas con glaucoma son más propensas a caerse o estar involucradas en colisiones de vehículos y tienen más dificultades para mantener la movilidad fuera del hogar, leer y observar detalles.

Así, el glaucoma disminuye la capacidad para realizar las tareas cotidianas, reconocer caras y expresiones, usar las escaleras, recuperar objetos que se caen y conducir. “Las personas con esta enfermedad pueden llegar a atribuir estos problemas al propio envejecimiento y no asociarlos a que sufren glaucoma”, asegura el Dr. Alfredo Mannelli, presidente de la Sociedad Española de Glaucoma y director del Centro de Tratamiento Integral del Glaucoma (CTIG) del Centro Médico Teknon de Barcelona.

“El glaucoma es una enfermedad degenerativa del nervio óptico, multifactorial e irreversible, que afecta a un 2% de los españoles mayores de 40 años y hasta a un 8% de los mayores de 70 años, siendo todavía una de las causas principales de ceguera en España y responsable del 15-20% de las cegueras en toda Europa, explica el Dr. Mannelli. La edad avanzada, el aumento de la presión intraocular y los antecedentes familiares son los principales factores de riesgo asociados a la aparición del glaucoma en personas sanas.

Para los oftalmólogos, al ser una enfermedad irreversible, el diagnóstico precoz y el cumplimiento terapéutico son esenciales para no llegar a la ceguera. En este sentido, “bimatoprost es el tratamiento actual de primera línea para los pacientes con glaucoma y está clasificado como uno de los fármacos con mayor eficacia reductora de la presión intraocular, asegura el Dr. José Manuel Larrosa, oftalmólogo especialista de la Unidad de Glaucoma del Hospital Universitario Miguel Servet (Zaragoza) y profesor titular de Oftalmología de la Universidad de Zaragoza, quien anuncia que a partir de ahora esta terapia también estará disponible en formato unidosis “para ese 20% de personas con glaucoma que además padece intolerancia a los conservantes.

“Bimatoprost ofrece ahora una alternativa más, ya que se podrán beneficiar de este formato unidosis aquellas personas que tienen alergia a los conservantes, sufren el síndrome de ojo seco severo o Sjögren, o dermatitis atópica y rosácea, señala el Dr. Larrosa. “La presión intraocular elevada contribuye a la degeneración progresiva de las células de la retina y sus fibras nerviosas, por ello, este tratamiento va encaminado a detener la pérdida de visión que esto supone, preservar la superficie ocular gracias a que sólo hay que aplicar una gota al día y mejorar la calidad de vida del paciente, afirma este oftalmólogo. Además, bimatoprost es el único tratamiento unidosis en glaucoma con tarjeta calendario para mejorar el cumplimiento terapéutico.

Pacientes con glaucoma que no perciben coches en movimiento

Para los especialistas es un reto entender lo que el paciente con glaucoma ve y para los pacientes es difícil transmitirlo, ya que muchas veces estos no son conscientes de que hay partes e imágenes ausentes. La pérdida de campo visual hace que los pacientes no se den cuenta de ciertos objetos que están a su lado, como coches en movimiento, o simplemente debajo de ellos, como unos escalones. “Al principio la pérdida de visión suele producirse, en la gran mayoría de los casos, en las zonas periféricas del campo visual, y luego extenderse muy lentamente al centro, por lo que hay muchos pacientes que acuden tarde al especialista”, manifiesta el Dr. Mannelli.

Por esta razón, el cumplimiento terapéutico es esencial para lograr disminuir la presión intraocular y preservar la vista. “Se calcula que más del 30% de los pacientes con glaucoma no sigue su tratamiento, lo que lleva indiscutiblemente a una progresión de la enfermedad”, apunta, por su parte, el Dr. Francisco J. Muñoz, jefe del Servicio de Oftalmología del Hospital Ramón y Cajal de Madrid y profesor titular de Oftalmología de la Universidad de Alcalá (Madrid).

“Por ello es importante simplificar la terapia, pautar la más eficaz y la menor cantidad de dosis diarias. Si disponemos de un colirio potente que sólo necesita una única gota al día estamos facilitando el cumplimiento del paciente y la mejora de su calidad de vida”, resume el Dr. Muñoz, quien también recuerda la importancia de entrenar e informar adecuadamente a los pacientes. “Las personas mayores de 65 años toman además otros medicamentos y, unido a un posible deterioro cognitivo a causa de la edad, es fácil que olviden esta terapia para sus ojos, por eso es clave prescribirles colirios que sólo tengan que aplicárselos una vez al día, proporcionarles tarjetas calendarios y asegurarse de que saben ponerse bien las gotas”, concluye este especialista.