El COF Toledo organiza un curso sobre primeros auxilios

Los profesionales de las farmacias toledanas han aprendido cómo actuar en distintos escenarios de emergencia, a realizar la RCP o a utilizar un desfibrilador

Farmacéuticos durante las prácticas del curso
Farmacéuticos durante las prácticas del curso

El Colegio de Farmacéuticos de Toledo ha acogido un curso de Primeros Auxilios en el que 25 profesionales de la farmacia de esta provincia han aprendido técnicas y procedimientos para prestar atención urgente o inmediata en una situación de emergencia.

Durante el curso, organizado por el Colegio y patrocinado por la mutua de los profesionales sanitarios A.M.A., los asistentes recibieron cuatro horas formación sobre los protocolos de actuación en emergencias mientras se espera la llegada del personal cualificado de la mano del doctor Juan María Iglesias, del enfermero Luis Maldonado y del técnico en Emergencias Médicas Raúl Cabezas. A la apertura asistió también la presidenta del COF, Ana María Rodríguez.

En el primer bloque del curso se explicaron los pasos a seguir en una emergencia siguiendo los pasos que marca el protocolo PAS, Prevenir, Avisar y Socorrer. En este sentido, según dijo lo primero que hay que hacer es realizar una valoración inicial del paciente grave, observando si respira o no, e inmediatamente llamar al 112.

En casos de accidente grave, la atención en los primeros minutos es fundamental porque normalmente surgen patologías englobadas dentro de lo que se conoce como tiempo-dependientes, es decir, su pronóstico y secuelas están determinadas por el tiempo que transcurra; en muchas ocasiones el objetivo es evitar la muerte o secuelas que pueden ser de gravedad. Las situaciones de emergencia más comunes vienen determinadas por paradas cardiorrespiratorias, obstrucción de la vía aérea, síndrome coronario agudo, ICTUS o shock anafiláctico.

Los farmacéuticos toledanos aprendieron también a utilizar el desfibrilador para realizar reanimación cardiaca tanto en adultos como en niños y lactantes, así como realizar una valoración inicial del politraumatizado y a realizar inmovilizaciones o vendajes.

Durante otro bloque del curso se trataron distintas patologías médicas que pueden poner en riesgo la vida de un paciente si no se interviene a tiempo. Entre los problemas respiratorios la crisis asmática es la más frecuente, el síncope es un problema cardiovascular grave, así como la convulsión o el coma, que son patologías neurológicas. A nivel metabólico se habló de la hipoglucemia, a nivel psíquico-psiquiátrico de ansiedad y agitación psicomotriz y también de intoxicaciones y alergias.

FacebookTwitterPinterestGoogle GmailCompartir