Todas las revistas en la HEMEROTECA »

La revista del canal farmacia

Aboca patrocina el concurso del Instituto Botánico de la UCLM

Un jarabe de fresa a base de hinojo y anís verde gana la III edición del concurso del Instituto Botánico de la UCLM patrocinado por Aboca

avoca-premio.botanicoPor tercer año consecutivo, el Instituto Botánico de la Universidad de Castilla-La Mancha ha premiado los trabajos a base de plantas medicinales de los alumnos de la asignatura de Farmacognosia y Fitoterapia de la Facultad de Farmacia de la UCLM.

Cinco han sido los trabajos que han merecido este reconocimiento: el primer premio recayó en Miriam Flores Fernández y su producto Fíndolgas, un jarabe de fresa a base de hinojo y anís verde para tratar cólicos y flatulencias en niños a partir de dos años. El segundo premio fue para Alba María Córdoba por NutriTOS, unos novedosos tarritos de comida sin gluten a base de pescado y verdura combinado con infusiones de melisa y malvavisco para mejorar la digestión y el sueño de bebés a partir de seis meses. El tercero de los premiados ha sido Pablo Atienzar y su producto Granbeyanin infantil 20mg, basado en originales piruletas con forma de corazón para tratar las cistitis a través de su contenido en proantodianidinas derivadas del arándano.

La entrega se completó con un cuarto premio que recayó en Maria de las Nieves Corredor por su trabajo Fitohelados, una gama de sabrosos helados a base de infusiones de plantas medicinales con nata y azúcar que sirven para tratar resfriados, con equinácea, tila y malvavisco; problemas gastrointestinales, con manzanilla, melisa e hinojo y problemas del sueño, con pasiflora, melisa y amapola. Y, por último, el quinto premio le correspondió a Blas Criado Rubio y su Honeyfluke Jarabe, diseñado para tratar las parasitosis intestinales de los más pequeños, basado en extracto de ajo, camuflado a través de la miel y combinado con otras plantas para tratar problemas gastrointestinales que se derivan de la infestación del parásito.

La entrega de premios se celebró el pasado 12 de junio en el salón de actos del Jardín Botánico de Castilla-La Mancha, contó con la presencia del representante de la empresa Aboca, José Antonio Marí; con Ignacio Aparicio, primer premio Aboca de la convocatoria 2016-2017; y, con la profesora Ángela Rubio, impulsora de la idea, quien destacó la alta participación de los alumnos en esta nueva convocatoria, en la que los participantes han tenido que elaborar un producto a base de plantas medicinales para alteraciones fisiológicas en niños menores de doce años.

Rosario Pérez Morote, directora académica de Transferencia e Innovación de la UCLM, destacó esta iniciativa, de la que dijo que pone de manifiesto la importancia de la función de emprender, además de constituir un escaparate “para que jóvenes emprendedores presenten sus propuestas y nos den una visión de cuán alta es su creatividad y su aportación a la innovación y a la cobertura de ciertas necesidades del mercado a través de la utilización de plantas medicinales”, dijo. Iniciativas, además, que contribuyen a hacer más fácil la transición del aula al mercado laboral “siendo una salida el fomento del autoempleo. Estamos convencidos de que sin la colaboración estrecha entre empresa y universidad no sería posible”, señaló.

Aboca ha patrocinado nuevamente este concurso cuyo primer premio consiste en un curso sobre plantas medicinales en la sede central de la compañía en Sansepolcro, Toscana. Esta formación consiste en visitar tanto los cultivos con los que realizan sus fórmulas, como las plantas de producción y laboratorios de última generación de esta compañía.

Aboca es una empresa italiana que combina la agricultura biológica con la producción farmacéutica para elaborar productos sanitarios y complementos alimenticios 100% naturales basados en complejos moleculares vegetales, validados por evidencias clínicas y desarrollados mediante la investigación científica y la aplicación de tecnologías de vanguardia. Fundada en 1978 por Valentino Mercati, según sus palabras “no es simplemente una empresa, sino que es, ante todo, un proyecto de vida, un pensamiento, una visión puntual del mundo y de la salud bajo el signo de lo verdaderamente natural”. En Aboca trabajan 1.200 personas y en sus más de 1.400 hectáreas cultivan 70 especies de plantas diferentes. Además, han desarrollado 33 patentes, siempre pensando en el respeto a la persona y el medio ambiente.