Aliados contra la caída de cabello: ¿cuáles son los mejores tratamientos?

Nuestro pelo es una de nuestras señas de identidad y a veces tenemos problemas capilares como la disminución o la caída, pero ¿por qué ocurre? ¿Qué tratamientos son los más efectivos? ¿Cómo está el mercado de los productos anticaída actualmente? En este reportaje de “farmanatur” podremos resolver esta y otras dudas

caída-cabello¿Sabías que las fases del crecimiento y caída del pelo se dan de manera independiente en cada folículo? Se dividen en tres etapas. Como explica el grupo dermatológico Pedro Jaén, la primera es la llamada fase anágena “en la que se produce el crecimiento del folículo piloso y se dividen las células en la matriz”. Es la fase más larga ya que puede durar entre dos y siete años.

La segunda es la catágena que da lugar al crecimiento del cabello, “durante esta fase se produce el cese de actividad de las células”. Y en la tercera, conocida como telógena, que dura tres meses, en la que el cabello muerto deja paso al nuevo que lo desplaza. Ahí es cuando se produce la caída del pelo.

Se calcula en unos 100.000-150.000 el número de cabellos del cuero cabelludo y de ellos el 85% están en fase de crecimiento, el 1-2% en fase de reposo y el 13-14% en fase de caída.

Tipos de alopecias y causas

El doctor David Saceda Corralo, miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología y dermatólogo del Servicio de Dermatología del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid, puntualiza a “farmanatur” la importancia de distinguir entre caída de cabello y alopecia. “La caída de cabello nos pasa a todos día a día, a veces con más intensidad a veces de forma menos llamativa. Existen caídas muy abruptas del cabello, como la que se produce después del embarazo. Pero ninguno de estos problemas de caída tiene porqué conducir a una calvicie. La alopecia aparece cuando el pelo nuevo aparece más fino en cada recambio. Así, poco a poco, el pelo se adelgaza y al final desaparece”, explica.

En el caso de la alopecia, que afecta cada vez más a hombres y mujeres en todo el mundo, las causas pueden ser hormonales, genéticas, por estrés, mala alimentación o por el abuso de químicos como los tintes. Pero ni todas las alopecias son iguales, ni afectan de la misma forma a las personas. La alopecia más común es la androgenética que está relacionada con factores genéticos y hormonales y se da tanto en hombres como en mujeres, aunque se manifiesta de diferente forma en cada uno de ellos.

En este sentido, el doctor Saceda, afirma que “es un problema muy frecuente en la población, y ha aumentado en las últimas décadas”. Además, señala que los hombres tienen este problema más a menudo que las mujeres. “No se conoce el porcentaje exacto de hombres con calvicie, pero se estima que más de la mitad de los varones presentan algún grado de alopecia a los 40 años. Los primeros signos de alopecia pueden aparecer a edades mucho más tempranas, desde los 16 años en adelante.

En el caso de las  mujeres la alopecia androgénica requiere además un estudio analítico detallado (niveles hormonales, depósitos de hierro, etc.). Las mujeres que sufren alopecia androgénica notan una pérdida de densidad, que puede ser difusa o centrada en la línea de nacimiento del cabello.

Otro tipo de alopecia es la cicatricial, dentro de ella se encuentra la alopecia frontal fibrosante, lo que comúnmente conocemos como entradas. El dermatólogo español Sergio Vañó, del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid, analizó los datos de 354 pacientes con este problema y llegó a la conclusión de que al parecer “la exposición a ciertos agentes presentes en las cremas antienvejecimiento y en los fotoprotectores solares pueden favorecer la alopecia frontal fibrosante”. La alopecia aerata suele aparecer en zonas específicas, por ejemplo en algunas partes de la barba de los hombres y puede surgir por algún traumatismo o por estrés también. Y también existe la traumática, este tipo de alopecia suele darse como consecuencia de acciones o comportamientos inadecuados como, por ejemplo, al hacernos peinados que tiren mucho del cabello o en las personas tricotilomaniacas (tendencia a arrancarse el pelo).

Según el Instituto Médico Dermatológico (IMD), la mala alimentación puede llevar a la pérdida de cabello porque éste “necesita proteínas, vitaminas A, B y C y minerales como el hierro, el zinc o el manganeso, entre otros nutrientes. La carencia de proteínas o de hierro determina un cabello débil y fino”. Además, algunas personas tienen malos hábitos como el abuso de tintes sintéticos y otros componentes químicos que “modifican la estructura molecular del cabello”, así como el uso continuado de rizadores, secadores y planchas, que vuelven frágil y quebradizo el pelo.

“Normalmente estos problemas no suponen una caída del cabello de raíz, pero sí provocan que al peinarse el cabello, que estará débil y delicado, se desprendan del cuero cabelludo con facilidad”, explican desde el IMD.

Tratamientos y productos para frenar la caída

El doctor Saceda explica que “para evitar la alopecia se usan tratamientos que prevengan este proceso incluso recuperen el grosor del cabello debilitado. En los últimos años existen opciones de tratamiento eficaces y seguras.

Casi siempre se combinan  diferentes opciones para actuar en diferentes vías. Las opciones con mayor evidencia científica son la loción de Minoxidil, muy útil en casos iniciales”. Y añade: “Merece la pena usar productos con concentración baja de propilenglicol o sin él, ya que mejora mucho la cosmética y hace que el paciente mantenga el tratamiento. Es recomendable asociar un champú para dermatitis seborreica, porque evita la dermatitis irritativa que puede llegar a dar el minoxidil”.

También existe, como apunta el dermatólogo, Finasteride y dutasteride, “fármacos que bloquean la 5 alfa reductasa y evitan la progresión de la alopecia. El primero tienen indicación aprobada para su uso en varones a 1 mg (en las mujeres se usa fuera de ficha técnica a dosis de 2,5-5 mg/día). La dutasterida en España se prescribe para tratar la alopecia androgénica como un uso fuera de ficha técnica (algunos países ya tienen indicación aprobada). Las mujeres deben evitar el embarazo cuando toman alguno de éstos fármacos. El dutasteride puede usarse en forma de microinyecciones en el cuero cabelludo para reducir su toma por vía oral”.

En el caso de la prevención de la caída existen también productos naturales, según los expertos, que ayudan al fortalecimiento del cabello y aportan nutrientes de manera natural. Uno de ellos es el famoso aloe vera, ya que contiene enzimas proteolíticas que reparan las células muertas de la piel en el cuero cabelludo. El té verde también es un buen remedio natural para el cabello, porque aporta una gran cantidad de antioxidantes que pueden ayudar tanto al crecimiento como al fortalecimiento del cabello. El aceite de almendras posee ácidos grasos como el ácido linoleico y aceite alto oleico como el Omega 3 y 6, también está el aceite de romero que ayuda a la estimulación de la circulación de la sangre y permite que los folículos pilosos se fortalezcan. Por otro lado, existen productos alimenticios que nos ayudan a fortalecer el cuero cabelludo, como el aceite de oliva, la col verde, la clara de huevo, el ajo, el jugo de cebolla o la remolacha.

Evolución del mercado de productos capilares

Los productos de cuidado capilar han ocupado el tercer puesto de la lista de facturación de productos de Cuidado Personal, según publica IQVIA en su informe de febrero de 2019. Estos productos han facturado un total de 104,8 millones y han alcanzado un 6,2% de la cuota de mercado. De hecho, con respecto a febrero de 2018 el segmento ha crecido un 0,3%.

De acuerdo con el análisis de IQVIA, el mercado de los productos capilares ha vendido un total de 3.143 unidades en 2019 (en un período de doce meses comprendidos entre marzo de 2018 y febrero de 2019), lo que supone un crecimiento de un 0,7% con respecto a 2018. Esto en euros se traduce a unos ingresos de 70.682,11 euros de facturación en 2019 frente a los 69.434,40 que consiguió el año anterior.

En el top 10 de productos vendidos (lociones, geles o complementos alimenticios) en el mes de febrero de 2019 según IQVIA están por orden de venta: Pilexil, Complidermol 5ALFA, Minoxidil Viñas, Lacovin, Inneov Densilogym Lambdapil, Regaxidil, Kloratine Quinina, Iraltone Aga y Anacaps triactiv. Todos ellos son lociones, champús o complementos alimenticios que previenen la caída y fortalecen el cabello.

FacebookTwitterPinterestGoogle GmailCompartir