Complementos para el control de peso y drenantes

Ante un aumento de peso continuado y con el fin de controlarlo, son muchas las personas que añaden a sus dietas complementos para el control de peso y drenantes. Hacerlo siempre bajo consejo médico y farmacéutico es esencial para evitar efectos adversos

control-de-pesoAlgunos expertos lo llaman la epidemia del siglo XXI, otros se muestran menos alarmistas, pero recalcan la importancia de hacer ejercicio y de llevar una dieta saludable para evitar el sobrepeso, así como las enfermedades que se derivan del mismo.

Sin duda, las cifras son alarmantes. Según un estudio elaborado por investigadores del Institut Hospital del Mar d’Investigacions Mèdiques (IMIM) y médicos del Hospital del Mar (Barcelona), se prevé que en el año 2030, 27 millones de adultos españoles serán obesos o tendrán sobrepeso; del mismo se desglosa que el 80% de ellos serán hombres y el 55% mujeres.

Este estudio señala que las cifras van en aumento de manera paulatina, detectándose tres millones de nuevos casos por década. De hecho, en 2016 la cifra de personas adultas obesas o con sobrepeso en España se situaba en 24 millones.

Por Comunidades Autónomas, las cifras sobre obesidad o sobrepeso son muy diferentes: frente al 25,7% de los adultos en Asturias, se encuentra el 10,5% en las Islas Baleares. En el listado de las comunidades autónomas españolas con mayor número de adultos obesos o con sobrepeso se encuentran, Asturias en primer lugar, Galicia en segundo, seguido de Andalucía, en tercer lugar (con un 24,9 y 24,4% de la población adulta, respectivamente). En cuanto a las comunidades con menor número de adultos obesos o con sobrepeso, se encuentran Cataluña (15,5%) y País Vasco (16,8%).

Unas diferencias que se deben, principalmente, al estilo de vida que se da en cada Comunidad, así como al estrato sociocultural al que pertenece la población.

En este sentido, también tiene mucho que ver la capacidad económica de los ciudadanos, puesto que frutas y verduras son algunos de los productos más caros de la cesta de la compra en España, junto con el pescado, frente a otros productos como las comidas precocinadas o los productos procesados.

Las cifras son todavía más preocupantes a nivel global, donde según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el año 2016 el 29% de la población tenía sobrepeso, con un 13% de obesidad. A fecha de 2017, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) revelaba que el 16,7% de los españoles eran obesos, casi 3 puntos por debajo de la media mundial, que se sitúa en el 19,5%. Estados Unidos, seguido de México y Nueva Zelanda son los países con mayor número de personas adultas obesas, frente a Italia, Corea del Sur o Japón, donde se encuentran las cifras más bajas.

El papel del farmacéutico en el control de peso

Para reducir peso, son muchas las personas que incluyen en su dieta diaria complementos de control de peso, así como drenantes, con el objetivo de reducir la retención de líquidos y eliminar toxinas acumuladas en el cuerpo.

En este sentido, Aquilino García, vocal nacional de Alimentación del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF), señala que “El farmacéutico puede solucionar problemas de sobrepeso a sus pacientes, primero con educación nutricional e indicándole que debe hacer cambios en su estilo de vida que vayan encaminados, por una parte a reducir la ingesta calórica y, por otra, a realizar una mayor cantidad de ejercicio físico”.

“Además -continua- en la farmacia se dispone de otras herramientas como son los complementos alimenticios, que pueden servir como ayuda a estos cambios de hábitos. Así, encontramos productos saciantes y que disminuyen la absorción, reductores del hambre, inhibidores de la lipogénesis y termogénicos”.

Pero, ¿cuáles son los compuestos más habituales con los que se elaboran este tipo de complementos? ¿Son seguros? Así lo explica Aquilino García: “Entre estos complementos nutricionales hay algunos que tienen alegaciones aprobadas por la European Food Safety Authority (EFSA) como es el glucomanano, con una alegación aprobada que hace referencia a la contribución de esta planta a la hora de ayudar a adelgazar al paciente, siempre como coadyuvante de una dieta hipocalórica. Por su parte, la goma guar y el quitosano tienen alegaciones aprobadas en referencia al mantenimiento de los niveles de colesterol. Además, el cromo tiene alegaciones en cuanto al metabolismo normal de los macronutrientes y el mantenimiento de los niveles de glucosa en sangre”.

Médicos nutricionistas y farmacéuticos coinciden en señalar la importancia de no tomar este tipo de complementos sin antes haber realizado una consulta, ya sea en la propia consulta del nutricionista o acudiendo a la farmacia, donde, por un lado, el cliente recibe información veraz y asesoramiento profesional y, por otro, adquiere productos seguros, lo cual es una garantía de salud para la persona que consume este tipo de complementos, siempre y cuando se hagan siguiendo las pautas recomendadas.

El farmacéutico está perfectamente capacitado para recomendar aquellos complementos para el control de peso, indicando cuáles son apropiados o no. Al mismo tiempo, deberá asesorar sobre qué alimentos son más recomendables, siempre aconsejando actividad física adecuada para cada paciente o, incluso, tener en la oficina de farmacia un gabinete de dietética, según la titulación complementaria del farmacéutico y la legislación vigente en cada comunidad autónoma”, señala el vocal de Alimentación del CGCOF.

Con respecto a los farmacéuticos, García apostilla que “desde la oficina de farmacia debemos estar muy atentos con los complementos alimenticios que se nos ofrecen y una buena costumbre sería comprobar si tienen estudios científicos que los sostengan. Sería bueno, en este sentido consultar a los Colegios de Farmacéuticos o al Consejo General”.

Componentes de los complementos de control de peso

Según datos recopilados por el Nacional Institute Of Health (NIH), algunos de los componentes más comunes utilizados en complementos para el control de peso, son los siguientes:

  • Betaglucanos: son fibras dietéticas solubles presentes en bacterias, levaduras, hongos, avena y cebada. De los mismos se sabe que pueden retardar el tiempo que le cuesta al alimento recorrer el aparato digestivo, lo que hace que la persona se sienta más llena y, por tanto, reduzca su ingesta alimentaria diaria. Según el NIH, su consumo es seguro, pudiendo causar flatulencias.
  • Cafeína: ayuda a quemar calorías y a acelerar el metabolismo de las grasas. Comúnmente agregada en los suplementos dietéticos para adelgazar, la cafeína se encuentra naturalmente presente en el té, guaraná, nuez de cola, yerba mate y otras hierbas. Desde el NIH recomiendan tomarlo con moderación, ya que cuando se toma de forma continuada se desarrolla tolerancia a la cafeína y, por tanto, el efecto disminuye.
  • Cromo: es un mineral necesario para que el organismo regule las concentraciones de azúcar en la sangre. Se afirma que aumenta la masa muscular y la pérdida de grasa, y que reduce el apetito y el consumo de alimentos. Según el NIH, su consumo en suplementos es seguro en las cantidades recomendadas, que oscilan entre 20 y 45 microgramos por día para los adultos.
  • Extracto de granos de café verde: son los granos de café sin tostar. Disminuye la acumulación de grasa y ayuda a transformar el azúcar en la sangre en energía que pueden utilizar las células. Es seguro, siempre y cuando no se sobrepasen las cantidades recomendadas (hasta 200 mg por día por 12 semanas).
  • Glucomanano: es una fibra dietética soluble que proviene de la raíz de la planta konjac. Absorbe agua en el intestino y ayuda a que la persona se sienta llena. Según el NIH, tiene poco o ningún efecto en
    la pérdida de peso. Sin embargo, tal vez ayude a reducir el colesterol total, la lipoproteína de baja densidad (LDL o colesterol “malo”), los triglicéridos y las concentraciones de azúcar en la sangre. FITOTERAPIA Y DRENANTES Con el objetivo de eliminar toxinas que nuestro organismo ha ido acumulando con el paso de los días y de reducir la retención de líquidos, son muchas las personas que utilizan los drenantes para lograr dicho objetivo, al mismo tiempo que pierden peso.

Entre los componentes más comunes de este tipo de complementos, además del ya mencionado té verde, se encuentran los siguientes:

  • La alcachofa: proporciona muy pocas calorías al organismo y es rica en fibra, minerales y vitaminas, además de cinarina, un componente que aporta efecto diurético, reduciendo así la retención de líquidos y facilitando la pérdida de peso.
  • Rábano negro: ideal para consumir tras comidas copiosas, el mismo ayuda a cuidar la función hepática, aporta vitaminas, minerales y fibra.
  • Cardo mariano: una de las plantas medicinales depurativas por excelencia, ayuda a reducir el colesterol malo en sangre, además de contribuir a quemar grasas. Reduce el estreñimiento y actúa como antioxidante.
  • El ortosifón: favorece la limpieza renal, ayuda a reducir la retención de líquidos y es rico en potasio y flavonoides.

A modo de conclusión, cabe destacar las palabras de Aquilino García, vocal de Alimentación del CGCOF, con respecto a las investigaciones realizadas sobre componentes para este tipo de complementos: “Hay numerosos complementos para los que la European Food Safety Authority (EFSA) no tiene aún aprobadas alegaciones relacionadas con su contribución en el mantenimiento o la reducción de peso, pero según surjan nuevos estudios, posiblemente haya nuevas”.

FacebookTwitterPinterestGoogle GmailCompartir