La levadura roja de arroz ayuda a prevenir la arterioesclerosis

Un estudio demuestra que el uso de Arkosterol (compuesto a base de levadura roja de arroz y policosanoles de la caña de azúcar) logra reducciones de hasta un 29% de colesterol LDL

arkosterol-levadura-de-arroz-rojoEl extracto de levadura de arroz rojo no sólo inhibe la producción de colesterol, sino que también interviene como factor de “prevención de la arterioesclerosis”, según el Dr. Miguel Martín Almendros, médico de familia en Motril (Granada) y miembro del Grupo de Trabajo de Fitoterapia de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN). La afección arterioesclerótica se caracteriza por la inflamación de la íntima y por la presencia de depósitos de colesterol LDL (colesterol ‘malo’) y placas ateromatosas, lo que genera arterias rígidas y quebradizas que pueden dar lugar a graves complicaciones para la salud, como por ejemplo los derrames cerebrales. Con la disminución de los valores de c-LDL, pues, se ayuda a prevenir la arterioesclerosis.

El Dr. Martín Almendros participó en el taller ‘Evidencia científica de la levadura roja de arroz en hipercolesterolemia primaria. Protocolos de recomendación médico-farmacéutica’, desarrollado en el marco del 41º Congreso Nacional de SEMERGEN, reunión que tuvo lugar en Gijón entre los pasados 16 y19 de octubre. En la sesión, el facultativo presentó un estudio sobre el uso de arkosterol -producto compuesto por levadura roja de arroz y policosanoles de la caña de azúcar- como terapia frente al exceso de colesterol. A los dos meses de tratamiento, se observaron reducciones del 22% de colesterol total, del 29% de c-LDL y del 22% de triglicéridos. Asimismo, se detectó un aumento del 5% del c-HDL (colesterol ‘bueno’).

El trabajo, de carácter multicéntrico, observacional y prospectivo, incluyó a 65 personas (21 hombres y 44 mujeres) con edades comprendidas entre los 28 y 84 años con valores iniciales de colesterol total de entre 208 mg/dl y 311 mg/dl. A todos ellos se les proporcionó levadura roja de arroz con un contenido en monacolina K (uno de los principios activos presentes en Arkosterol) de 10 mg/día y 14 mg/día de policosanoles extraídos de la caña de azúcar. Durante el ensayo clínico, se indicó a los pacientes que no modificaran sus hábitos alimenticios ni su actividad física habitual.

De los resultados del estudio se deduce que “estamos a un nivel entre una simvastatina de 10 y 20 mg y un nivel entre una fluvastatina de 40 y 80 mg. A mí me parece que son valores muy significativos a tener en cuenta a la hora de recomendar en un momento dado a una persona una levadura de arroz rojo frente a una estatina química de laboratorio”, remarcó el experto.

En definitiva, con el uso de Arkosterol se registró una disminución estadísticamente significativa del colesterol total y del LDL en los 65 pacientes incluidos, sin observarse complicaciones analíticas ni de otra índole, tal y como ya se había visto en estudios previos. Si bien hubo un caso con complicaciones derivadas de supuestos efectos secundarios, posteriormente se demostró que tales problemas no eran atribuibles al consumo de Arkosterol®.

Ingredientes de origen natural

También se llegó a dos conclusiones más: en primer lugar, que este producto se plantea como una opción para el tratamiento de dislipidemias en pacientes con riesgo cardiovascular bajo o moderado, y, en segundo lugar, que productos con ingredientes de origen natural pueden competir con medicamentos de síntesis.

Además de la monacolina K (ingrediente idéntico a la lovastatina, que es una estatina o medicamente usado para reducir el colesterol), Arkosterol también cuenta con la presencia de derivados lactónicos, ácidos grasos poliinsaturados, prótidos, aminoácidos, esteroles, isoflavonas y saponósidos. Unos tienen un efecto antioxidante, otros un efecto antiinflamatorio y otros un efecto hipolipemiante. La acción sinérgica de todos ellos potencia y compensa algunos efectos secundarios asociados a la lovastatina. En cuanto a los policosanoles de la caña de azúcar, cabe destacar que, básicamente, son alcoholes alifáticos de cadena larga que actúan con efectos hipolipemiantes, antioxidantes, antiagregantes, antiisquémicos y antitrombóticos.

La levadura roja de arroz: en establecimientos seguros

Por otra parte, el Dr. Martín Almendros advirtió sobre la necesidad de adquirir levadura roja de arroz en establecimientos seguros, como las farmacias: “Cuando fermenta el arroz, no sólo se produce monacolina, sino que a veces también se produce miotoxina citrina… que pueden ser perjudiciales para la salud”. Por eso -prosiguió-, es importante que “no se compre levadura de arroz rojo en los mercadillos u otros puntos de venta sin garantías”, sino en un establecimiento donde la levadura de arroz rojo esté estandarizada y exista la seguridad de que “está exenta de miotoxina”.

En ese sentido, el Dr. Emilio García Jiménez, farmacéutico comunitario en Huécija (Almería) y miembro del Grupo de Trabajo de Riesgo Cardiovascular de la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC), trasladó la importancia de la colaboración médico y farmacéutico en la recomendación, prescripción y dispensación de todos los productos sanitarios desde la farmacia comunitaria, remarcando la necesaria comunicación fluida con todo el equipo de salud que asiste al paciente, a través de 4 casos prácticos de pacientes con dislipemia primaria. Así mismo recordó que “en la farmacia todo lo que tenemos está regularizado por el Sistema Nacional de Salud”, por lo que existe una “garantía” sobre esa clase de productos.

El Dr. García Jiménez abordó los diferentes indicadores de control y seguimiento farmacoterapéutico que se realizan desde la farmacia comunitaria para comprobar la efectividad y seguridad de todos los medicamentos y productos sanitarios, destacando que el perfil lipídico (colesterol total, coleserol LDL, colesterol HDL, triglicéridos) se convierte es imprescidible para verificar que la levadura toja de arroz funciona al mismo nivel que algunas de las estatinas a dosis bajas (como es el caso de la lovastatina 40 o una simvastatina 20mg).

El Dr. García Jiménez recordó la importancia que tiene conocer el índice aterogénico (proporción entre colesterol total ó LDL y colesterol HDL) para identificar donde se encuentra la disfunción lipídica en el paciente, antes de realizar cualquier tipo de intervención, repasando las diferentes estrategias de tratamiento farmacológico y no farmacológico y en el paciente con un perfil lipídico no controlado.

FacebookTwitterPinterestGoogle GmailCompartir