“El farmacéutico del futuro tendrá que adaptarse a la digitalización y a las nuevas tecnologías”

Para Fermín Jaraiz, farmacéutico comunitario de Guijo de Granadilla (Cáceres), la adaptación digital es una de las claves del futuro del sector farmacéutico. Desde “farmanatur” le hemos entrevistado para conocer cómo funciona la aplicación por el que fue uno de los ganadores de los Premios Cinfa a la Innovación 2018 y que lleva aconsejando en su farmacia desde hace ya un año y medio, mejorando la calidad de vida de los pacientes

Juan Fermín Jaraíz
Juan Fermín Jaraíz

Juan Fermin Jaraíz Arias es farmacéutico comunitario de Guijo de Granadilla (Cáceres) y vocal de Alimentación del Colegio Oficial de Farmacéuticos (COF) de Cáceres. Se considera a sí mismo un farmacéutico rural, cercano y en constante búsqueda de innovación. Y así lo asegura: “Me involucro mucho en la salud de mis pacientes, me gusta innovar y las nuevas tecnologías y trabajar por la salud de los pacientes y de la profesión”. Para él, la adaptación digital es una de las claves del futuro del sector farmacéutico y el año pasado fue uno de los tres ganadores de la octava edición de los Premios Cinfa a la Innovación por su proyecto “Servicio de asesoramiento e indicación de App-Salud en la oficina de farmacia”, del que se valoró el buen uso que permite hacer al paciente de las nuevas tecnologías y que el farmacéutico se posiciona como referente.

  • ¿En qué consiste su aplicación “Servicio de asesoramiento e indicación de App-Salud en la oficina de farmacia”?

Es una biblioteca de aplicaciones móviles para asesorar a los pacientes dentro de la oficina de farmacia. Comenzamos a desarrollar el proyecto cuando vimos que había una demanda de un paciente tecnológico o activo en redes y un montón de aplicaciones en el mercado que no eran factibles. Llevamos ya año y medio con la aplicación y funciona muy bien.

  • ¿Cómo funciona?

Primero creamos un protocolo y, basándonos en las necesidades de la población, distinguimos siete categorías entre las que se encuentran información, educación sanitaria, nutrición, ayuda al diagnóstico, seguimiento de los tratamientos, registro y monitorización y gestión y utilidades. Lo que hacemos básicamente es buscar aplicaciones que tengan viabilidad y sean seguras y asesoramos al cliente sobre ellas. En el mercado hay muchas opciones que no son seguras, por ello, cuando vemos a algún paciente con alguna carencia le recomendamos una aplicación que pueda subsanarla.

  • ¿A qué tipo de cliente o paciente beneficia?

A todos. Pero es muy útil, sobre todo, para madres, diabéticos o celiacos. En el caso de las madres, muchas veces vienen a la farmacia diciendo que se les ha olvidado la posología y yo les recuerdo que con la aplicación pueden saber qué cantidad exacta y qué dosis de medicamentos pueden dar a sus hijos según el peso. Los diabéticos o los celiacos también la utilizan para saber qué alimentos pueden tomar y qué cantidades. La aplicación está funcionando muy bien porque mejora la calidad de vida de los pacientes.

  • ¿Qué hacen cuando alguien quiere informarse sobre la aplicación?

Todos los pacientes vienen a informarse con cita previa. Les pasamos a la zona de atención al cliente, donde tenemos dos tablets, les enseñamos la aplicación y les ayudamos a instalarla en su dispositivo.

  • ¿Cuánto tiempo dedican a cada paciente que quiere informarse?

Depende mucho del tipo de cliente, pero podría llevar entre 15 o 30 minutos porque son consultas personalizadas.

La primera consulta siempre es más larga, como en cualquier servicio de información farmacéutica, y luego llevan menos tiempo.

  • ¿Cree que está aplicación funciona mejor en las farmacias rurales o también en las de las grandes ciudades?

Funciona igual en ambas. Es una batería de aplicaciones de las que un paciente empoderado, tanto de ámbito rural como de ciudad, se puede beneficiar. Lo que sí hay que buscar es al paciente que pueda utilizar estas aplicaciones. Tiene que ser un cliente, por ejemplo, que tenga un dispositivo. Una persona de 70 años no suele poder utilizarlo porque, por lo general, no tiene ganas de coger un Smartphone para utilizar esta aplicación.

  • ¿Cómo verifican las aplicaciones?

Solo utilizamos aplicaciones validadas por organismos oficiales que se encargan de la verificación y la validación como el CAT Salud, que tiene un sistema de verificación de aplicaciones móviles o por la APP Salud de la Junta de Andalucía. Si no, no las recomendamos.

  • ¿Cuesta encontrar aplicaciones validadas?

No existen muchas aplicaciones validadas en el mercado y esta es la manera de dar mayor profesionalidad al servicio. Últimamente se están publicando muchos estudios en los que se indica que hay muchas aplicaciones que nos descargamos y que la gran mayoría de ellas lo que intenta es captar nuestros datos para posibles Big Data, mercado de venta online…

  • ¿Cómo ha cambiado el día a día de su farmacia con el uso de la aplicación?

El día a día está cambiando constantemente con la digitalización; no ha habido un cambio concreto, aunque sí hay que estar en constante búsqueda y validación de nuevas aplicaciones. La farmacia se tiene que adaptar y buscar también a ese paciente empoderado o paciente digital que se pueda ver beneficiado por este servicio que ahora damos en farmacia.

  • ¿Cómo beneficia la aplicación al farmacéutico en la oficina de farmacia?

Potencia la profesionalización. Hay que diferenciarse del resto de profesionales del ámbito sanitario y, dentro del ámbito, el farmacéutico es un profesional que se involucra en la salud, en el asesoramiento del medicamento y, en definitiva, en la mejora de la calidad de vida del paciente. Beneficia en la correcta recomendación nutricional, en la buena adherencia o incluso en el apoyo psicológico al paciente que viene a la farmacia.

  • ¿Cómo cree que será el farmacéutico del futuro?

El farmacéutico del futuro, como cualquier otra profesión de hoy en día, tendrá que adaptarse a la digitalización y a las nuevas tecnologías. Aquí en Extremadura en estos últimos diez años ya hemos visto los comienzos de la digitalización con las recetas electrónicas, este último año con la adaptación al SeVem, el sistema de verificación de medicamentos, la adaptación a los puntos de venta de forma digital, el asesoramiento de aplicaciones móviles…

  • ¿Cómo será el paciente?

El paciente del futuro será un paciente empoderado, que se informe sobre su salud de forma digital y el farmacéutico tiene que estar ahí para apoyar esa digitalización. No soy adivino, pero creo que el futuro vendrá por ahí.

  • ¿Qué aspectos considera mejorables en el actual modelo de farmacia rural?

Es un modelo difícil porque el principal problema que tenemos es la despoblación, de lo que se habla mucho ahora. En la farmacia rural damos muy buen servicio de cercanía, accesibilidad y profesionalidad, pero nos estamos quedando con los pueblos vacíos. La adaptación está ahí, en reivindicar a los políticos que apoyen más a las zonas rurales para mejorar los servicios en todos los sentidos. El modelo de farmacia español se basa en la capabilidad de la farmacia, por lo tanto un punto principal es apoyar a la farmacia rural en todos los sentidos.

  • ¿Sabe cuántas farmacias están siguiendo su modelo o cuántas personas están utilizando la aplicación?

Sé que hay personas que la utilizan y para las que está funcionando muy bien, pero no sé un número concreto. Con el tiempo, imagino, que se irá expandiendo y aumentando. Siempre adaptándonos al cambio.

  • ¿La aplicación es de pago o lo será en el futuro?

No, nosotros no pretendemos que sea de pago en ningún momento y las aplicaciones que tenemos tampoco lo son o intentamos que tampoco lo sean.

  • ¿Cómo se describiría a sí mismo y a su farmacia?

Soy un farmacéutico rural, cercano, accesible, me involucro mucho con la salud de mis pacientes, me gusta innovar y trabajar por la salud de mis pacientes y de la profesión. En mi farmacia estoy potenciando y adaptándome a todos los cambios en la farmacia rural y ayudando a mis compañeros para que nos adaptemos todos.

FacebookTwitterPinterestGoogle GmailCompartir